16 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La instructora solicita que se practiquen nuevas diligencias para esclarecer el asesinato de Miguel Ángel y María Domínguez

La jueza pide que los peritos determinen si el cuchillo encontrado es compatible con las heridas en el crimen de Almonte

El cuchillo que puede ayudar a resolver el doble crimen de Almonte /Huelva Información.
El cuchillo que puede ayudar a resolver el doble crimen de Almonte /Huelva Información.
La titular del Juzgado de Instrucción 1 de La Palma del Condado, Virginia Sesma Mauleón, ha emitido una providencia en la que solicita un informe al Instituto de Medicina Legal "con objeto de que los forenses que practicaron las autopsias determinen la compatibilidad entre el cuchillo hallado y las lesiones de las víctimas". Miguel Ángel Domínguez y su hija María fueron asesinados a puñaladas en abril de 2013 y el hallazgo de un cuchillo ayudó a reabrir el sumario para buscar un culpable.

La titular del Juzgado de Instrucción 1 de La Palma del Condado, Virginia Sesma Mauleón, solicita en un escrito firmado el pasado 31 de octubre que se recuerde al Departamento de Biología del Secrim, el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, que remita un informe solicitado el 17 de enero de este mismo año acerca de una nueva prueba en el caso del doble crimen de Almonte, en el que Miguel Ángel Domínguez y su hija María fueron asesinados en abril de 2013.

Pero lo más importante de ese oficio es sin duda que la jueza pide también ahora que se recabe el informe del Instituto de Medicina Legal (IML) "con objeto de que los forenses que practicaron las autopsias determinen la compatibilidad entre el cuchillo hallado y las lesiones de las víctimas".

Un sospechoso, Francisco Javier Medina, fue juzgado y definitivamente exonerado de culpabilidad en febrero de 2018 por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que estimó correcta la sentencia del juicio celebrado con jurado popular.

Asimismo, la instructora solicita ahora que se remitan las declaraciones efectuadas ante la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil por Anibal Domínguez, hermano y tío de las dos víctimas, en relación con el encuentro de este cuchillo. Domínguez relató ante los investigadores de la Guardia Civil cómo supo de la existencia de este arma, que todavía se desconoce si tiene algo que ver o no con el doble crimen ocurrido en abril de 2013.

María y Miguel Ángel Domínguez.

Este cuchillo fue encontrado por un pintor escondido bajo una rejilla del Callejón de los Granados de Almonte, unos meses antes de la celebración del juicio por el asesinato de Miguel Ángel y María Domínguez en septiembre de 2017, pero cuya existencia era desconocida hasta el pasado año.

Una vecina de la misma calle comunicó a la jefa de la Policía Local, Francisca Borrero, que se encontraba de paso por la zona que se había encontrado un cuchillo en su calle. Tanto el pintor como la vecina están llamados a declarar el próximo 27 de diciembre en calidad de testigos.

La instructora de la causa estima así los requerimientos de la acusación particular, ejercida por la familia de los fallecidos y representada por el abogado José Ignacio Bidón.

Anibal Domínguez, portavoz de la familia.

Desde que fue reabierto el caso por el Juzgado solo han pasado dos policías locales de Almonte que dijeron haber puesto a disposición del cuartel de la Guardia Civil de la localidad este hallazgo, pero que lo rechazaron y por tanto el cuchillo permaneció en un armario de la Policía Local durante casi dos años. Estos dos agentes no supieron identificar al guardia civil que estaba en la puerta, algo extraño teniendo en cuenta que en Almonte hay 20 guardias nada más.

"Llama poderosamente la atención que quien fue teniente de alcalde y concejal de Seguridad, Antonio Joaquín Díaz Triguero, sea abogado y formase parte del equipo jurídico que defendió durante la fase de instrucción al único acusado del doble crimen, en el bufete de Rivera Zarandieta", explicó Anibal Domínguez, portavoz de la familia.

En 2018 los familiares de las víctimas lograron una nueva pista para reabrir el caso. Lo contaba Anibal Domínguez hace meses a elcierredigital.com: "Una vecina me comenta en abril de 2018 que un año antes un pintor encontró en la calle un cuchillo en una rejilla de una calle poco transitada y que llamaron a la policía local, vinieron y se lo llevaron, eso habría sido entre abril y mayo de 2017. Yo lo denuncié en la Guardia Civil y me dijeron que los policías locales no podían retirar ese cuchillo, que tenía que haber sido Criminalística o la UCO".

Desde entonces no queda claro el paradero del cuchillo, que según fuentes municipales, sufrió un largo viaje de ida y vuelta. La versión municipal era que los policías locales entregaron el arma a un agente de la Guardia Civil, que supuestamente no le dio importancia. La Guardia Civil se lo habría devuelto a la Policía de Almonte sin  incorporarlo a ninguna causa, sin preguntarse qué era ese cuchillo, hasta que la familia se interesó por su paradero.

El cuchillo y la Policía local

Finalmente, el pasado 13 de diciembre de 2018, la Policía Local entregó el arma en el Juzgado de Instrucción número 1 de La Palma del Condado. La Guardia Civil de Almonte sigue manteniendo a día de hoy que ese cuchillo nunca llegó a su poder e incluso solicitó que que los policías locales enseñasen el preceptivo oficio escrito del que acompañan todas las gestiones entre Policía Local y Guardia Civil.

Los familiares de las víctimas se enfrentaron entonces con el Ayuntamiento de Almonte por haber mantenido tres años en un cajón una posible prueba. "En realidad todo comenzó hace cuatro años, cuando advertimos a la alcaldesa que llevaba en las listas del PSOE para las elecciones al primo hermano y portavoz de la familia del principal acusado, Isidro Medina, que resultó elegido concejal. Pero es que además su concuñado es Antonio Joaquín Díaz-Triguero, luego concejal de Seguridad Ciudadana y socio de Juan Ángel Rivera, que fue abogado de Medina en su codefensa con Baena Bocanegra", recuerda Anibal Domínguez.

Francisco Medina, durante el juicio.

El 5, 9 y 10 de diciembre de 2018 hubo una Junta de Seguridad local en Almonte "donde el Ayuntamiento intentó convencer a la Guardia Civil de que dos policías fueron al cuartelillo a entregar el cuchillo y el guarda de la puerta se lo devolvió. Entonces lo habrían metido en una taquilla y ahí permaneció dentro de una bolsa durante tres años. Yo ya ni me creo que ese cuchillo sea el mismo que se encontraron en la calle", dice Domínguez, que añade que "el 4 de diciembre de 2018 hubo una reunión en un restaurante, de la que existe una imagen que se puede ver en Internet, entre el Concejal de Seguridad, la jefa de la Policía Local y el abogado Baena Bocanegra, que defendió a Medina".

Tras la misteriosa aparición del cuchillo, la jueza instructora del caso decidió entonces abrir una pieza separada para investigar si el arma tenía relación con el crimen, pero tras los análisis realizados por la Guardia Civil se determinó que no podía haber causado las heridas mortales sufridas por padre e hija porque no coincidía con el tamaño de las heridas, en concreto con la anchura, ni tampoco encontraron huellas que rastrear. Por eso ahora pide que los mismo forenses que hicieron las autopsias.

Patricia Catalina, abogada de la Asociación Clara Campoamor.

De momento, el cuchillo ha servido para que la Guardia Civil se plantée nuevas líneas de investigación. Un equipo nuevo de especialistas de Huelva y Madrid están ahora al frente de las investigaciones. Ninguno ha trabajado antes en el caso, para evitar estar contaminados con informaciones previas. Francisco Javier Medina sigue viviendo en la zona, al igual que los abuelos maternos y paternos de María.

El cuchillo se une a otras incógnitas sin resolver, como por qué el asesino regresó a la casa e hizo la cama. ¿Para qué? Dos cadáveres todavía buscan un culpable y la familia no va a arrojar la toalla, ni la Guardia Civil tampoco.

Patricia Catalina, acusación popular

El Juzgado de Instrucción 1 de La Palma también recibió el escrito de personación en la causa de la asociación Clara Campoamor, con la abogada Patricia Catalina como cabeza visible y delegada en Andalucía, como acusación popular. El juzgado ya ha dado traslado a las otras dos partes, Fiscalía y acusación particular por si quieren mostrarse favorables u oponerse a esta personación. Lo lógico sería que todos los implicados aceptasen sin oposición debido al reconocido prestigio de la asociación Clara Campoamor y a la respetada reputación profesional de la letrada Patricia Catalina.

COMPARTIR: