24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Un niño de 11 años a punto de sufrir un derrame cerebral tras subirse al columpio como obliga el juego

La "rueda de la muerte", el nuevo reto viral que hace peligrar la vida de los menores

Estado de los ojos de Tyler Broome al llegar al hospital
Estado de los ojos de Tyler Broome al llegar al hospital
Tyler Broome, de 11 años, tuvo que ser hospitalizado después que unos jóvenes le invitaran a realizar el reto de Roundabout of Death. Según los médicos que le atendieron tuvo un peligro potencial de sufrir un derrame cerebral y morir

Con la irrupción de las nuevas tecnologías y de las redes sociales, los que suben contenido a ellas, y sobre todo los más jóvenes, realizan retos que se vuelven virales llegando a poner su vida en peligro. Esto mismo ha sucedido con Tyler Broome, un joven de tan solo 11 años que se encontraba en el parque cuando unos jóvenes desconocidos le instaron a realizar un reto y grabarlo.

El reto en cuestión es el Roundabout of Death, que vendría a ser la Rueda de la Muerte. En este reto, el protagonista se sube a un columpio giratorio, que se encuentra en la mayoría de parques infantiles,  mientras que el resto hace girar dicho columpio a toda velocidad con ayuda de un ciclomotor que al acelerar imprime hace que gire mucho más rápido que si se utilizara de la manera tradicional, con los brazos. Con la velocidad que coge la rueda, existe un peligro potencial no solo de sentir un fuerte mareo o de salir disparado y tener un accidente, si no de sufrir mayores daños en su cuerpo que pueden llegar a ser fatales.

Este fue el caso de Broome que, tras realizar el reto, estuvo a punto de sufrir un derrame cerebral por participar en dicho reto. En el vídeo que colgó la madre del propio chico en Facebook, se ve como al final del reto Broome está perdiendo el conocimiento y cuando acaba de dar vueltas el columpio, los jóvenes huyeron de la zona y tuvo que venir otro chico para llamar a una ambulancia y que pudieran trasladar al joven de 11 años al hospital.

Cuando llegó al hospital de Queens, Nothingham (Reino Unido) los médicos quedaron asombrados por el estado en el que se encontraban el chico, con la cabeza inflamada y los ojos inyectados en sangre debido a la rápida circulación de la sangre. Afirmaron que nunca han visto algo parecido en un niño pequeño. "Los médicos dijeron que si no estuviera en forma y sano, podría haber sufrido un derrame cerebral y morir", explicó la madre de Broome.

La policía está investigando a los jóvenes que incitaron a Broome para realizar el reto y tras lo ocurrido abandonarlo a su suerte.

COMPARTIR: