20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según el relato de los hechos recogido en el auto de prisión dictado por el juzgado de Instrucción número 1 de Vélez-Málaga

"La envolvió en un edredón y la arrastró escaleras abajo para meterla en el vehículo y trasladarla, porque ya la había matado en el domicilio"

Sergio Ruiz y Dana Leonte.
Sergio Ruiz y Dana Leonte.
El auto de ingreso en prisión de Sergio Ruiz, pareja de Dana Leonte, desaparecida de su casa de Málaga en junio de 2019, no deja lugar a la duda: "Sergio Ruiz golpeó, al menos en una ocasión con un palo de madera en la cabeza a la señora Leonte". El auto de 4 folios, al que ha tenido acceso elcierredigital.com, recoge el relato de los hechos que han llevado a Sergio a prisión, que lleva casi cuatro meses defendiendo su inocencia.

"La señora Dana Leonte y el señor Sergio Ruiz eran pareja. El día 12/06/2019, sin que se pueda determinar la hora, pero al menos entre las 19.00 horas y las 22.40 horas, en el domicilio familiar, (...), D. Sergio Ruiz golpeó al menos en una ocasión con un palo de madera en la cabeza a la señora Leonte, la cual quedó inconsciente o malherida, la envolvió en un edredón y la arrastró escaleras abajo, para meterla en el vehículo del sr. Ruiz (...) y así trasladarla, bien para ocultarla porque ya la había matado en el domicilio referido, bien para matarla y ocultarla".

El auto también recoge el momento en que fueron encontrados los restos de la joven madre de 31 años. "El día 21/09/2019, en la zona llamada Casa Córdoba de la localidad de Arenas, un perro ha hallado un hueso, en concreto, un fémur con retos blandos y con una fractura en su parte inferior. Dicho hueso es de la señora Dana Leonte".

Luego se recogen hasta ocho indicios contra Sergio Ruiz, obtenidos por las diligencias practicadas por la Guardia Civil durante toda la instrucción.  Por ejemplo, los mensajes que Dana Leonte manda ese día a partir de las 19.53 horas "no fueron realmente mandados por la misma, sino por el sr. Ruiz, el cual, a pesar de negarlo, sí conocía las claves del móvil de la sra. Leonte, puesto que la ortografía que se observa en los mismos es distinta a la de la sra. Leonte, la cual no cometía faltas de orotografía, ni acortaba las palabras (...)". Además, la Guardia Civil recogió el testimonio de una testigo que aseguraba que Sergio Ruiz había reconocido ante ella que ambos conocían los pins telefónicos del otro, tanto Sergio el de Dana como viceversa.

Geolocalización del móvil

Otro de los indicios, la geolocalización de móviles, sitúa el teléfono de Sergio Ruiz junto al de Dana en el mismo lugar a partir de las 19.53 horas. "Aunque el señor Ruiz manda él mismo los mensajes desde el móvil de la sra. Leonte, como coartada para decir a la Policía que ella le había enviado los mensajes, y que, por tanto estaba viva, no es posible, por cuanto el sr. Ruiz decía que estaba en Vélez-Málaga en ese momento y, como se ha mencionado, estaba en Arenas".

Sergio y Dana Leonte.

Un perro experto en restos cadavéricos detectó la presencia de sangre en la casa de ambos "y se han detectado restos biológicos, de color rojizo en el palo de madera, y también hay manchas rojizas o marrones en distintos objetos, lugares y prendas del domicilio familiar".  Sergio también cambió la versión sobre por qué estaban sus botas en unos contenedores de basura. A una persona le dijo que porque olían mal y a su hermana le contó que "tenían pulgas". El auto explica que "si las botas estaban en mal estado, no tiene ningún sentido que el sr. Ruiz haya vuelto para recuperarlas, en lugar de dejarlas en la basura".

El escrito explica que el hueso se encontró a unos 22 minutos del domicilio familiar, unos 5,7 kilómetros y "los repetidores ponen de manifiesto que el sr. Ruiz siempre apaga su móvil por la noche, pero en la madrugada entre el 15 y el 16 de junio lo encendió y la zona que marca el repetidor es justo la zona en la que ha sido hallado el hueso. El sr. Ruiz asegura que el día 15 encendió el móvil por la noche para ver si sabía algo de la sra. Leonte, lo que no es verosímil a esas horas".

Otra testigo también afirma que el día que desapareció Dana Leonte, "el sr. Ruiz no fue en dirección a Vélez, como sostiene, sino en dirección a su casa (...)". El relato final de los hechos sostiene que "todo lo expuesto hace pensar que entre las 19.15 horas, que se marchó la patrulla de la Guardia Civil del domicilio familiar tras hacer comprobaciones de un robo que sufrieron, hasta las 20.00 horas en que llega el sr. Ruiz la bar Alhambra de Arenas, pudo matar o malherir a la sra. Leonte. Después volvió la domicilio familiar y envolvió a la sra. Leonte en el edredón y la trasladó fuera el domicilio familiar. Y finalmente, el sr. Ruiz se duchó y se cambó de ropa antes de ir a recoger a su hija".

COMPARTIR: