09 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Consejo Evangélico de La Rioja: "El trabajo de proteger a los menores viene de parte de Dios, hay que cuidar a nuestros niños, son intocables”

La Iglesia Evangélica pide descubrir qué se esconde tras la trama de los menores tutelados en España

Manifestaciones de gitanos.
Manifestaciones de gitanos.
Juan Cortés, abuelo de la pequeña Mari Luz, sigue ganando adeptos en su lucha a favor de los menores tutelados, tras los escándalos sucedidos en Mallorca (las menores supuestamente prostituidas y la noticia de que el director de la Fundación Nazaret, Guillem Cladera, está siendo investigado). Ahora le dan su fuerza desde la Iglesia Evangélica, fe que profesan la mayoría de personas de etnia gitana en España. El hijo de Cortés, Juan José, es también pastor evangélico.

Juan Cortés, abuelo de la pequeña Mari Luz Cortés, asesinada hace doce años por Santiago del Valle, hace tiempo que viene denunciando la situación de los niños de etnia gitana que son apartados de su entorno familiar y cultural para pasar a ser responsabilidad del Estado.

Los hechos ocurridos en Mallorca (las menores supuestamente prostituidas y la noticia de que el director de la Fundación Nazaret, Guillem Cladera, está siendo investigado por un juzgado de instrucción de Palma, acusado de haber abusado sexualmente de uno de los menores acogidos en el centro bajo la tutela de la Administración) han puesto el foco sobre el asunto en las últimas semanas y han dado visibilidad y empuje a su lucha de la que ha hecho bandera.

Casi 50.000 niños han pasado a manos de las autoridades al considerarse que los padres no reúnen las circunstancias necesarias para hacerse cargo de estos menores. Más del 50 por ciento de esos niños son gitanos.

Cortés no está solo. Desde la Asociación Nacional del Menor Gitano, que preside José Maldonado, denuncia lo que sucede en determinados centros de menores tutelados. Lo que él considera un “genocidio viviente contra los niños gitanos tutelados y también los no gitanos”.

No sólo son asociaciones civiles. También la Iglesia Evangélica da su apoyo a esta lucha de Cortés. “Queremos decirles a la Asociación de Menores Tutelados que estamos con ellos. Ese trabajo viene de parte de Dios. Hay que cuidar a nuestros niños. Los niños son intocables” asegura el presidente El Consejo Evangélico de La Rioja en un vídeo que ha hecho llegar a Elcierredigital.com.

Recordemos que la mayoría de los gitanos españoles profesan la fe evangélica adscrita a la Iglesia Evangélica de Filadelfia que toma su nombre de una de las Siete Iglesias de Cristo citadas en el Apocalipsis. El propio hijo de Juan Cortés, Juan José, es pastor evangélico, una de las figuras de autoridad más respetada e importantes en la convivencia del día a día para el pueblo gitano.

Juan Cortés está acostumbrado a luchar. Tras la tragedia vivida con su nieta, hizo lo posible para la reforma del Código Penal y poder incluir la prisión permanente revisable, que finalmente se consiguió en 2015, bajo el mandato de Mariano Rajoy. 

Ahora el objetivo de Juan es iniciar una captación de firmas, de nuevo, para conseguir otra Iniciativa Legislativa Popular (ILP). “Ya tenemos medio millón de firmas, pero nuestro objetivo es llegar a cinco millones”, aseguraba en su momento Cortés a Elcierredigital.com. 

Juan Cortés. 

“Las familias están asustadas, pero yo les digo que lo que tienen que hacer es aprovechar el tirón de todo lo que ha pasado. La sociedad ha tomado conciencia gracias a estas noticias tan terribles y ahora es el momento”, añadía.

“Muchos niños son tutelados irregularmente en base a informes falsos, manipulados, tergiversados y con ocultismos, elaborados por los Servicios Sociales, Equipos Psicosociales. Todo ello lo hemos denunciado en la Fiscalía, que hasta la fecha ha dado la callada por respuesta ante semejante barbaridad. Y todavía no sabemos aún si en Fiscalía están investigando todo o nada. No hay ninguna Institución que ponga freno. Ni hay capacidad ni deseo para frenar esta situación. Estos centros son chiringuitos subvencionados y, a veces, lo que menos les preocupa es la situación de los niños”, aseguraba también Juan Cortés, un hombre que ahora cuenta con la ayuda de la Iglesia Evangélica para enfrentarse a un nuevo reto. 

COMPARTIR: