27 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La jueza Rosa María Freire fue la que se encargó del caso de los ordenadores de Bárcenas y que culpó al PP

El Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid guarda silencio sobre la investigación acerca de la mujer cuyo torso apareció amputado y quemado en la nave de Usera del “Rey del Cachopo”

Garaje de Usera, propiedad de
Garaje de Usera, propiedad de "el Rey del Cachopo" donde apareció el torso de mujer calcinado / Europa Press
El Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid se encarga de la investigación de torso de mujer calcinado que apareció en agosto en un garaje situado en Usera que pertenecía a "El Rey del Cachopo". El polémico empresario hostelero está paradero desconocido desde finales de julio. Sin embargo, fuentes de la investigación afirman que sigue vivo y "El Cierre Digital" ha podido saber que su móvil sigue activo y está geolocalizado.

La investigación del caso ha recaído en el Juzgado de Instrucción número 32 de la capital de España al frente del cual se encuentra la magistrada Rosa María Freire. A esta jueza le acusan muchos de los que la conocen de cierto afán de notoriedad. Algunos incluso la comparan con Carmen Rodríguez Medel, que alcanzó cierta celebridad con el caso Máster que tango amargó a la ex presidente de la Comunidad de Madrid, la popular Cristina Cifuentes.

Freire se hizo popular por ser la jueza que se encargó del caso de la destrucción de los ordenadores del ex tesorero del PP Luis Bárcenas. Freire intentó reconducir el asunto hacia una causa contra el Partido Popular. El partido político reaccionó presentando una recusación que fue rechazada por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid. Freire especificó que esta actitud "significa a ojos del recusante que soy extraordinariamente inteligente o que, por el contrario, soy un instrumento en manos de mentes privilegiadas, seguramente masculinas"

Ahora, la jueza titular del Juzgado de Instrucción número 32 se enfrenta a un complejo caso. La aparición el pasado 13 de agosto del torso de una mujer semicalcinado en una nave industrial de Usera. El olor a quemado sorprendió a los vecinos de los edificios cercanos que llamaron inmediatamente a los bomberos los cuales tardaron apenas unos minutos en extinguir las llamas porque se trataba de un incendio de pequeñas dimensiones. Cuando llegaron los efectivos de la Policía Nacional se dieron cuenta de que no había sido un fuego accidental, sino que habían tratado de hacer desaparecer restos humanos dentro de una maleta, en concreto el torso de una mujer. El garaje pertenece a César Román, “el Rey del Cachopo” el empresario hostelero desaparecido el pasado 30 de julio.

La desaparición del empresario sigue dando sorpresas que la enmarañan cada vez más. Fuentes cercanas a la investigación aseguran que está vivo. El Cierre Digital ha podido saber que el móvil personal de “el Rey del Cachopo” sigue operativo, aunque nadie responde a las llamadas que se realizan, pero prueba que el teléfono, que ya está geolocalizado por la Policía, está en mano de alguien que periódicamente se encarga de cargar la batería del mismo. 

"el Rey del Cachopo" en su etapa de éxito junto a las vedettes Malena Gracia y Marlene Moreau

Actualmente siguen abiertas todas las posibilidades sobre el motivo de desaparición de Cesar Román. En los últimos meses fue cerrando sus locales A Cañada Delic, como el que abrió en la calle Caunedo (cerca de Arturo Soria y la calle Alcalá), o el más emblemático, de Alonso de Barco, en embajadores.

Esta práctica ya la había repetido en otras empresas que regentó en el pasado, y es que César Román ha ido acumulando decenas de demandas de impago de salarios y especialmente de deudas con la Seguridad Social.

En los últimos años su trayectoria parecía que había encauzado su trayectoria empresarial, pero algunos datos nos llevan a pensar en lo contrario. Si buena parte de su éxito se basó en haber sido galardonado con un premio al mejor cachopo de España, pocos meses después incluso se puso en duda la veracidad del mismo con un documental con más de 50.000 visitas en YouTube. Además, las críticas negativas a su restaurante y la calidad del servicio se multiplicaban.

Román había empezado a trasladar sus activos, que algunos valoran en 1,5 millones de euros a nuevas empresas. Actualmente administraba cuatro: Kitcken Norcantabrica SL (desde julio de 2014), A Cañada Embajadores SL (desde enero de 2016) y las que más recientemente cogió las riendas como Inverdelic SL (desde enero de 2018) y Delice Experience SL (abril de 20

Un triángulo amoroso

Pero un punto más importante está en sus relaciones sentimentales, con Heidi Paz y la anterior que tuvo con Sara. Con Sara llevaba una relación muy consolidada, incluso en el mes de enero anunció en Facebook que esperaba un hijo con ella, sin que posteriormente volviera hacer ningún tipo de referencia. Muchos creen que fue una mentira más. Vivía con ella en un pueblo de la comarca de La Sagra en Toledo, a 70 kilómetros de Madrid y juntos disfrutaban de muchos fines de semana con su verdadera pasión su hija de 6 años fruto de su anterior relación con Nati, con la que había iniciado su proyecto de apertura de sidrerías. Tiene un hijo mayor con otra mujer pero sin apenas ningún contacto.

César Román anunciando su futura boda / Facebook

La relación va tan viento en popa que el 6 de marzo incluso anuncia en su red social favorita, Facebook, su próximo matrimonio para el 18 de mayo. En el mensaje hasta muestra un reloj como regalo de pedida, pero no hay boda, Sara desaparece de su vida y de las redes sociales a las pocas semanas.

La clave está en lo acontecido tan solo un mes después. El 6 de abril fue una fecha importante para “El Rey del Cachopo”. Ese día abre su último establecimiento que también es su engaño final, una sidrería en la calle Cruz Verde, en Malasaña, muy cerca de la Gran Vía madrileña. Fue una jornada grande, incluso una banda de gaiteros asturianos amenizó la inauguración, y allí estaba Heidi Paz, “La Flaca”, su última pareja también hoy en paradero desconocido.

Heidi empezó a trabajar de camarera en este restaurante y allí arrancó su relación rápidamente. César Román abandonó a Sara. Su acompañante en los fines de semana con su hija ya era Heidi. Incluso la última foto de su perfil de Facebook, que cambió el 11 de julio, aparecen él junto a su última pareja y su hija.

 

COMPARTIR: