18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El último caso es el de 'El Ruso', el alunicero condenado por asesinato y secuestro que huyó en Madrid durante un traslado al Hospital 12 de Octubre

Las continuas fugas de presos peligrosos marcan el caos en el sistema penitenciario español

Desde este verano el sistema penitenciario español ha sido protagonista por las fugas de presos peligrosos. Hasta seis reos han huido de la cárcel mientras disfrutaban de un permiso de libertad temporal o durante un traslado para realizar revisiones médicas.

El sistema penitenciario español parece no estar pasando su mejor momento. Muchas son las agresiones que están sufriendo los funcionarios que trabajan en las cárceles por parte de los reos más conflictivos que las habitan. Pero, sin duda, el problema que está poniendo en evidencia las medidas de seguridad empleadas en los centros penitenciarios es la fuga de presos con amplios historiales delictivos y considerados peligrosos.

Desde este verano, las cárceles de España han visto como hasta seis presos han escapado de los centros en los que cumplían condena por asesinatos y violaciones, algunos de ellos aprovechando traslados desde hospitales a las cárceles y viceversa y otros mientras disfrutaban de permisos.

La fuga de "El Ruso" en Valdemoro

 

Roberto Izquiero "El Ruso"

El último caso sucedió el pasado jueves uno de octubre en Madrid. El alunicero condenado por secuestro y asesinato Roberto Izquierdo Riego, más conocido como ‘El Ruso’ se escapó de la cárcel de Valdemoro aprovechando un traslado al Hospital 12 de Octubre para una revisión médica. El reo iba custodiado en un furgón de la Guardia Civil, cuando, al llegar a las puertas del centro sanitario, un vehículo BMW con tres ocupantes se colocó al lado del coche policial, que rociaron con un extintor, momento que aprovechó ‘El Ruso’ para montar en el vehículo de sus compinches y huir.

En casos como estos, es difícil diagnosticar qué es lo que ha podido fallar en el proceso de traslado y custodia de los presos. Fuentes de la Guardia Civil aseguran que “como en todos los casos se abre una investigación a nivel interno por si se ha podido cometer errores. Se estudia cada caso por si hay que tomar algún tipo de prevención, pero siempre hay situaciones imprevisibles”.

El caso de Benito Ortiz en Zaragoza

El peligroso Benito Ortiz

Sin embargo, no siempre la fuga de delincuentes tiene tintes de película de acción americana y existen casos en los que las medidas preventivas han podido ser escuetas. Es el caso de Benito Ortiz Perea, el peligroso atracador de bancos que huyó de la cárcel zaragozana de Zuera el 29 de agosto aprovechando un traslado desde el Hospital Miguel Servet y fue detenido tras un mes y cuatro días fugado.

En el momento en el que se supo del suceso, desde Instituciones Penitenciarias aseguraban que la huida se había producido en el momento en el que los agentes de la Guardia Civil se distanciaron para aparcar el vehículo, pero, por el contrario, fuentes penitenciarias consultadas por El Cierre Digital afirmaban que la huida se debió a la dejación de los agentes en su labor de protección y apuntaban a que podría haber sido una fuga planeada por el hecho de que una de las puertas de la cárcel por donde escapó se encontraba abierta.

Iván Añón, Fernando Iglesias, "Malamadre" y el autor del "Crimen del Acua" 

Santiago Izquierdo, "Malamadre"

Diferentes son las situaciones de los internos que no han quebrantado su condena no presentándose a los centros correspondientes después de disfrutar de permisos de libertad temporal y han aprovechado para desaparecer del mapa. Tal es el caso de Fernando Iglesias, condenado a 54 años de cárcel por asesinar a su esposa y a sus hijas en 1996 y que lleva sin aparecer por la prisión de Pereiro de Aguiar (Ourense) desde el 11 de agosto después de salir por un permiso penitenciario de dos días.

Guillermo Fernández Bueno autor del "Crimen de Acua! | Policía

En Galicia también tuvo lugar la escapada de Iván Añón Botana, huido desde el 10 de octubre del centro penitenciario de Texeiro (A Coruña). Añón cumplía una condena de 27 años por asesinar a un joven de un disparo en la cara. En el año 2006, fueron necesarios 80 agentes para sacarlo a él y a dos de sus primos de sus respectivas casas y detenerle. Esta lista también la conforman el autor del ‘Crimen del Acua’ y el preso conocido como el ‘malamadre’ de las cárceles españolas, que huyeron de la misma manera que los anteriores, pero los cuerpos de seguridad consiguieron detenerles.

Por el momento el paradero de los presos que continúan fugados sigue siendo desconocido y la Guardia Civil mantiene abiertas las investigaciones, según ha confirmado la propia Benemérita a este periódico.

COMPARTIR: