23 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El proceso de destrucción implica la fundición del material incautado o no útil cumpliendo con una orden internacional

La Guardia Civil ha destruido hasta 50.000 armas de fuego durante el 2018 siguiendo el mandato de Naciones Unidas

La Guardia Civil destruyó miles de armas en 2018.
La Guardia Civil destruyó miles de armas en 2018. / Guardia Civil
El 9 de julio se celebra el día Internacional de Destrucción de Armas de Fuego y en España la Guardia Civil ha publicado el informe de destrucción de armamento en 2018. Más de 50.000 dispositivos fueron destruidos durante el año pasado en el marco del Programa de Acción de Naciones Unidas sobre la eliminación de armas ilícitas.

La labor de destrucción de dispositivos es de la Guardia Civil, que ha destruido en 2018 más de 50.000 armas, una cifra que forma parte de las 430.000 armas de fuego destruidas desde que inició el programa en el año 2013. Todo esto ocurre dentro de la normativa vigente y se suma al Programa de Acción de Naciones Unidas sobre comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras, celebrada en julio de 2001.

La Guardia Civil se encarga de registrar las armas ilícitas.

Desde la celebración de la conferencia, las Naciones Unidas decretaron el 9 de julio como día Internacional de la Destrucción de Armas de Fuego. Fecha con la que se busca promover acciones para combatir el tráfico ilícito de armas de fuego.  

En dicha Conferencia, quedaba patente, entre otras cuestiones “la preocupación por la fabricación, transferencia y circulación ilícitas de armas pequeñas y ligeras y por su acumulación excesiva y proliferación incontrolada en muchas regiones del mundo, lo cual tiene consecuencias humanitarias y socioeconómicas de muy diversa índole y supone una grave amenaza para la paz, la reconciliación, la seguridad, la estabilidad y el desarrollo sostenible en los planos individual, local, nacional, regional e internacional ”.

España y el control de armas

En España la tarea de control de armamento corresponde a la Guardia Civil desde 1844 y se materializa por medio de las Intervenciones de Armas y Explosivos de la Guardia Civil. Estas unidades controlan el acceso a las armas de forma lícita.

España dispone de una de las legislaciones y regulaciones más fuertes de la región, para portar armas es necesario no poseer ningún antecedente penal, así como la superación de pruebas teóricas y prácticas sobre el uso y manejo. Además la vida útil de las armas corresponde al de la autorización de tenencia, es decir, cuando el dueño deje de tener autorización, el arma debe ser destruida.

Fundición de armas por parte de la Guardia Civil

Periódicamente la Guardia Civil realiza el proceso de inutilización o destrucción de armas de todos los calibres y armas blancas de tenencia ilícita. A través del proceso de fundición las autoridades terminan con la vida útil de los dispositivos que hayan sido incautados o cuyos propietarios hayan perdido o dejado la autorización.

 

COMPARTIR: