23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La petición al Juzgado se acompaña de transcripciones de las grabaciones recogidas en el centro escolar

Los padres de la niña con autismo de Dos Hermanas amplían su denuncia contra cuatro profesores por posibles lesiones

El colegio de Dos Hermanas implicado en este caso.
El colegio de Dos Hermanas implicado en este caso.
Los padres de una niña con autismo que interpusieron una querella contra cuatro docentes del Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Cervantes de Dos Hermanas (Sevilla) por un supuesto trato degradante a esa menor, han ampliado su denuncia para que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de la localidad nazarena, quien admitió a trámite la querella e inició las primeras diligencias, investigue la existencia de posibles lesiones hacia la menor.

Esta petición al Juzgado se acompaña de transcripciones de las grabaciones recogidas en el centro que contiene expresiones de las docentes que podrían ser constitutivas de delitos, fotografías de daños físicos que presenta la menor, así como un escrito que han presentado  este pasado lunes en la Jefatura del Servicio de Inspección de la Delegación Provincial de Educación de Sevilla en la que se hace traslado de nuevas pruebas a fin de "facilitar" a éste órgano el examen de los hechos denunciados.

En el escrito, elaborado por la madre, se indica que "ante lo conocido en el procedimiento penal y lo manifestado en sede judicial por la dirección del centro, que hasta la fecha, jamás se ha recibido absolutamente ninguna queja por parte de las docentes sobre dos aspectos esenciales" como que la menor o el resto de alumnos del aula "necesitaban de alguna atención específica" y "si las profesoras habían manifestado formalmente tanto a la dirección del centro o bien a la Delegación la imposibilidad de atender desde el punto de vista profesional las atenciones de los menores".

Por ello, la madre de la menor ha señalado que "no tuvieron noticias al respecto" lo que dejó "manifiestamente claro" las actitudes "tiranas, de una pereza profesional manifiesta y una actitudes por parte de las docentes absolutamente deleznables al tratar con menores y máxime con niños aún más indefensos al tratarse de menores con trastornos del desarrollo".

Así, la progenitora indica que al ser escolarizada en el CEIP Cervantes, la pequeña empieza a mostrar "una involución en su desarrollo, con ansiedad, agresividad y negación a asistir al centro" llegando incluso a "autolesionarse" por lo que decidieron meter una grabadora en su mochila para ver que ocurría dentro del aula "nunca pensando que la causa pudiera provenir de las docentes, que hasta ese momento gozaban de nuestra más absoluta confianza".

De esta manera, en el escrito indica que tras esta práctica, se pueden extraer "horas de grabación donde el trabajo efectivo de las docentes para con los alumnos son escasos ocho minutos de más de cinco horas lectivas", reseñando que respecto a su hija "es de cero minutos".

El colegio Cervantes de Dos Hermanas, en la provincia de Sevilla.

En concreto, el escrito presenta varias transcripciones de audios donde se reseñan "alarmantes voces, golpes y actitudes beligerantes" entre los que se aporta frases como "Mira, ¡yo también pego", "El perfil de esta niña lo había en el manicomio de Miraflores", "Todo su cerebro está muy cascado" o que se comparase a la menor con "el violador de Las Ramblas".

Lesiones y autolesiones

Igualmente, en relación con "las lesiones y autolesiones de Valeria", se aporta junto al escrito fotografías "donde se precian claramente las autolesiones y otras donde se aprecian dedos marcados, marcas que evidentemente ella misma no ha podido hacerse" lo que lleva a la progenitora a "sospechar que haya podido ser objeto de alguna situación violenta por parte de las profesoras". Además, se ha incluido fotografías de lesiones que le provocaba la peque a su madre "como mordiscos, pellizcos y arañazos una vez la recogía del colegio a consecuencia de la ansiedad acarreada tras varias horas en el centro".

Por otra parte, la madre ha querido compartir a través de su cuenta en la red social Facebook, un escrito de denuncia pública de esta situación así como las fotografías de los daños físicos de la menor y las grabaciones obtenidas en el aula.

"No voy a olvidar estos audios con los que sigo teniendo pesadillas, estas frases que siguen retumbando en mi cabeza, esas marcas que veía horrorizada cada vez que mi hija salía del colegio, siendo algunas hechas por ella misma por el horror que vivía seguramente cada día y otras con dedos grandes marcados que prefiero no pensar de donde salían", ha expuesto en su perfil.

La progenitora ha indicado que ha decidido acometer estas actuaciones ante la "sospecha" que tiene de que se archive la causa judicial abierta para investigar las presuntas vejaciones a su pequeña.

 
COMPARTIR: