31 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El jugador de rugby australiano falleció en la sala Apolo de Barcelona después de caer de una altura de más de diez metros

Cuando salir de fiesta acaba en tragedia: De la muerte de Liam Hampson al Madrid Arena

Sala Apolo de Barcelona.
Sala Apolo de Barcelona. / El jugador de rugby Liam Hampson falleció en el recinto.
Liam Hampson falleció el pasado martes en la sala Apolo de Barcelona. El jugador australiano de rugby se encontraba con unos amigos de fiesta cuando sucedió la tragedia. Sin embargo, hasta pasadas 39 horas del suceso no se encontró el cuerpo: Hampson había muerto a causa de un fuerte impacto. El suceso recuerda otras fiestas que acabaron en tragedia, como la conocida de Madrid Arena hace casi diez años.

El jugador australiano de rugby Liam Hampson se encontraba de fiesta junto a tres amigos en la sala Apolo de Barcelona cuando murió. El suceso tuvo lugar la madrugada del pasado martes 18 de octubre, pero sus amigos tardaron en darse cuenta de que había muerto.

Durante 39 horas, Hampson estuvo desaparecido para ellos. Le buscaron por la sala Apolo sin éxito y, al darse por vencidos, volvieron al hotel en el que se alojaban por si hubiera regresado antes. Hampson no se encontraba allí.

Finalmente, el cuerpo sin vida apareció dentro de la sala Apolo, en un patio interior. Aunque las causas de su muerte no estaban claras, las cámaras de seguridad del recinto ofrecieron una reconstrucción de los hechos. Según las imágenes, Hampson se separó de sus amigos alrededor de las 4:30, presuntamente para dirigirse al baño. Sin embargo, el jugador de rugby acabó abriendo una puerta de emergencia que solo se podía abrir en un sentido.

Liam Hampson.

Hampson llegó a un patio interior, orinó en una esquina y saltó un muro sin ser consciente que, detrás de él, le separaban más de diez metros del suelo. El golpe acabó con su vida. Desde la sala Apolo se han mostrado “enormemente conmocionados” por un suceso que recuerda a otras fiestas que acabaron en tragedia.

Muerte en una ‘rave’ en Zamora

La muerte más reciente en una fiesta tuvo lugar en Zamora el pasado agosto. La ‘rave’ ilegal se estaba celebrando en el embalse de Almendra, concretamente en la zona del pueblo inundado de Argusino.

Sobre las 15:30 los servicios de emergencias recibieron una llamada por parte de los asistentes, que habían encontrado a una mujer inconsciente. Para cuando llegó la ayuda, la mujer —suiza y de 32 años— no reaccionaba a la reanimación. Había muerto. Su cuerpo no presentaba signos de violencia, pero se realizó una autopsia para averiguar la causa de su muerte.

Aunque fue el único fallecimiento, la ‘rave’ finalizó con más de 400 denuncias debido a múltiples ilegalidades (drogas, posesión de armas blancas, infracciones viales…) y varios heridos.

La fiesta de 'Halloween' en Guadalajara

Uno de los momentos del año en el que parecen aumentar los fallecimientos en fiestas es 'Halloween'. El pasado 2021, en una fiesta celebrada el 31 de octubre también tuvo lugar la muerte de una menor de 15 años. Fue en la localizad de Azuqueca de Henares (Guadalajara) y, al igual que en el caso anterior, tuvo lugar por una irregularidad en su celebración.

La fiesta se celebró en un local cerrado al público que anteriormente era un bar. El generador de electricidad no funcionaba correctamente, y debido a la mala combustión de este, el establecimiento se llenó de humo. La joven de quince años —que habitaba en el municipio madrileño de Meco— falleció en el local. El resto de asistentes, sin embargo, fueron trasladados al hospital en cuanto acudieron los agentes de Guardia Civil. Los miembros del cuerpo policial también sufrieron intoxicaciones de monóxido de carbono provocadas por el generador de electricidad.

Tal y como informó el alcalde de la localidad, la tragedia podría haber sido mayor de no haber sido por la rápida actuación de la Guardia Civil, ya que cuando llegaron “los menores estaban inconscientes”.

Madrid Arena: una de las mayores tragedias

También en Halloween tuvo lugar la tragedia del Madrid Arena. Fue en la madrugada del 1 de noviembre en el pabellón deportivo de la Comunidad de Madrid en el que se celebraba el evento de música electrónica ‘Thriller Music Park’. Tres jóvenes de 18 años fallecieron en el recinto, y otras dos lo hicieron en el hospital.

Cartel del 'Thriller Music Park'.

El suceso tuvo lugar durante la actuación del DJ Steve Aoki. Unas fuertes explosiones originadas por un petardo alertaron a los asistentes al evento, que huyeron por el lugar atemorizados. Esto ocasionó una avalancha de gente que acabó en un taponamiento. Las salidas del recinto se colapsaron y las jóvenes fallecieron finalmente por asfixia.

La tragedia llevó a que se investigara el conocido como caso Madrid Arena. Las pesquisas revelaron que había un exceso de aforo —se vendieron 16.695 entradas siendo el máximo 10.620—, que el dispositivo de seguridad estaba “bajo mínimos” y que tan solo había habilitadas dos de las tres salidas de emergencia.

Estuvieron en el punto de mira por este incidente el Ayuntamiento de Madrid, durante la alcaldía de Ana Botella; Miguel Ángel Flores, el promotor de la macrofiesta y el médico contratado, Simón Viñals. Finalmente, la Justicia determinó una condena de cuatro años de prisión para Flores y la inhabilitación como médico de Viñals durante otros cuatro años.

Tal y como informó elcierredigital.com, Miguel Ángel Flores alcanzó la libertad en octubre de 2020 después de haberse cumplido los cuatro años de condena. Este diario también tuvo la oportunidad de hablar con Tania Esteban, la hermana de Katia, una de las fallecidas. Según declaró, “el dolor es algo que nunca se puede borrar”.

COMPARTIR: