04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA BANDA TERRORISTA SE GESTÓ EN 1959 Y LLEVÓ A CABO SU PRIMER ASESINATO EN 1968, HASTA QUE LA MUERTE DE MIGUEL ÁNGEL BLANCO DESPERTÓ AL PUEBLO ESPAÑOL

Se cumplen once años del cese definitivo de la lucha armada de ETA: Acabó con la vida de 829 personas

Día que se puso fin a ETA
Día que se puso fin a ETA
Después de 52 años de violencia y 829 asesinatos ETA declaró el “cese definitivo de la lucha armada” el 20 de octubre de 2011. Cometieron 3.500 atentados que dejaron miles de civiles heridos y 86 secuestros. El mayor atentado de ETA tuvo lugar el 19 de junio de 1987, cuando colocaron un coche bomba en el centro comercial de Hipercor en Barcelona. Este atentado provocó la muerte de 21 personas. ETA nunca alcanzó sus objetivos políticos.

Se cumplen once años del adiós a las armas de ETA, una de las mayores lacras del siglo XX en España. Después de 52 años de violencia y 829 asesinatos ETA declaró el “cese definitivo de la lucha armada” el 20 de octubre de 2011. La banda sembró el pánico por toda España, cometiendo 3.500 atentados que dejaron miles de civiles heridos y 86 secuestrados. El mayor atentado de ETA tuvo lugar el 19 de junio de 1987, cuando colocaron un coche bomba en el centro comercial de Hipercor en Barcelona. Este atentado provocó la muerte de 21 personas, entre ellas, cuatro niños. En 1980, ETA llegó a matar a una persona cada 96 horas. 

Debido a la tensión y el miedo 157.000 personas se vieron obligadas a dejar el País Vasco y 15.000 empresarios fueron extorsionados. Todo comenzó el 7 de junio de 1968 cuando la banda terrorista asesinó a tiros al guardia civil José Antonio Pardines Arcay en Guipúzcoa. Pese a todas sus acciones violentas, ETA nunca alcanzó sus objetivos políticos.

La banda se creó en 1959 tras la expulsión de miembros de las Juventudes del PNV, y sus fundadores fueron José Luis Álvarez Emparanza, que se desvinculó de la banda en 1967, y Julen Madariaga Agirre, miembro destacado de Herri Batasuna.

Algunos de su miembros fueron Iñaki de Juana Chaos, que cometió veinte asesinatos en los 80 con el “comando Madrid”, José Antonio López Ruiz, que fue condenado a 1.200 años de cárcel por más de una docena de asesinatos, entre ellos, el de la exactivista de ETA Dolores 'Yoyes' González Catarain cuando paseaba a su hijo. En 1996 Josu Uribetxeberria Bolinaga secuestró al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, acción con la que pretendía la banda presionar para la liberación de los presos de ETA.

La mayor condena de este grupo terrorista fue para Inés del Río, condenada a casi 4.000 años de cárcel por hechos como el atentado del 14 de julio de 1986 en la plaza de la República Dominicana de Madrid, donde murieron 12 guardias civiles.

El 11 de diciembre de 1987, el comando Argala tenía un objetivo, la Casa cuartel de Zaragoza situada en la Avenida de Cataluña. Un Renault 18 con 250 kg de amonal acabó con la vida de once víctimas. Seis meses atrás, los miembros del Comando Barcelona dejaron en el centro comercial Hipercor de la Avenida Meridiana de Barcelona un coche bomba cargado con 30 kg de amonal. El atentado se cobró la vida de 21 personas.

La muerte que lo cambió todo


Miguel Ángel Blanco fue la víctima que puso a España a clamar por la paz y por el final de la banda terrorista ETA. Años atrás, ETA ya había cometido algunos de sus atentados más sangrientos. El endurecimiento de las acciones de esta organización delictiva y la sucesión de atentados, hicieron que la década de los ochenta pasara a la historia como los años de plomo. 

El 10 de julio de 1997, el concejal del Partido Popular por la localidad de Ermua, Miguel Ángel Blanco, fue secuestrado por la banda terrorista ETA. El joven de 29 años se dirigía a trabajar cuando fue abordado por los terroristas. A las 17:30 horas saltaron las alarmas, la banda terrorista ETA había llamado a la emisora Egin Irratia para confirmar el secuestro. El concejal sería asesinado pasadas 48 horas si la organización no obtenía una respuesta por parte del gobierno para acercar a los presos al País Vasco. 

hipercor

Atentado de ETA en el Hipercor de Barcelona

El edil del PP nunca regresó. Los terroristas le ejecutaron el 14 de julio de 1997 y España se rebeló. El espíritu de Ermua fue un punto de inflexión y el país no volvió a tener miedo. El homenaje por el  25º aniversario del secuestro de Miguel Blanco presidido por el rey Felipe VI, puso de manifiesto la importancia de recordar aquel terrible suceso que puso en jaque a la banda terrorista. “No podemos permitir que haya generaciones que ignoren lo que pasó en esos dolorosos días de nuestra historia”, afirmó el monarca. 

 

COMPARTIR: