19 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es la segunda vez que se interviene esta casa de Zaragoza donde existía un segundo zulo en el patio interior gracias a una construcción tipo caseta

Así convitieron una vivienda habitual en un arsenal de armas desmantelado por la Guardia Civil

Granadas halladas en la vivienda.
Granadas halladas en la vivienda.
La Guardia Civil ha intervenido un arsenal de armas en una vivienda en el barrio zaragozano de Garrapinillos que ya había almacenado armas en 2018. Una mujer de 30 años ha sido detenida por tenencia ilícita de armas, munición o explosivos. En el zulo de la casa había tres granadas de mano manipuladas para su detonación.

La Guardia Civil de Zaragoza ha intervenido munición, armas y explosivos ocultos en el interior de unos zulos ubicados en una vivienda del barrio zaragozano de Garrapinillos, que ya fue registrada en el verano de 2018 en el marco de la operación Illinois.

La primera fase de esta operación, iniciada en febrero de 2017, se desarrolló en junio del pasado año, cuando se localizó un arsenal de armas en un domicilio ubicado en el barrio rural de Garrapinillos. El residente fue detenido por delito de tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones y explosivos, y trasladado a prisión por estos hechos en el centro penitenciario de Zuera, donde permanece actualmente.

A través de la investigación realizada por los agentes de la Benemérita en los últimos 8 meses se determinó que la actividad delictiva de almacenaje de municiones, explosivos y armas, desarrollada por el detenido, podría continuar por parte de una mujer de 30 años, persona de su entorno familiar.

Por todo ello, el miércoles 20 de marzo la Guardia Civil llevó a cabo dos registros en los inmuebles investigados, uno de ellos en Zaragoza capital y el segundo en la vivienda de Garrapinillos, durante los cuales los agentes intervinieron numeroso material que evidencia la continuación de esta actividad ilícita, la mayoría en la vivienda de Garrapinillos.

 

Diversas fases de la intervención.

En esta vivienda fue localizado un nuevo zulo en una construcción, tipo caseta, ubicada en el patio interior de la finca. El habitáculo se hallaba en la parte subterránea de la casa y su acceso estaba oculto con unas planchas metálicas. En el interior había un armero para almacenar armas de guerra, una caja fuerte que contenía una caja metálica con tres granadas de mano dentro y material para envasar la munición.

Granadas manipuladas

Los especialistas del GEDEX (Desactivación de Artefactos Explosivos y de naturaleza NRBQ) de la Guardia Civil inspeccionaron las granadas y verificaron que habían sido manipuladas. Estaban preparadas para detonar una vez introducida la carga explosiva. De la misma manera, hallaron cajas metálicas que contenían multitud de cajetillas con munición, envasadas en bolsas de plástico termoselladas. Todo ello para evitar ser detectadas por el perro especialista en búsqueda de armas que participó en los registros.

operacion-illinois-casa

En la vivienda registrada había un nuevo zulo para almacenar explosivos y armas.

Entre el material total intervenido, los agentes encontraron tres granadas de mano de fragmentación, más de 2.500 cartuchos de diferentes calibres, entre ellos munición de armas de guerra, una escopeta de cañones recortados, un cañón de calibre 7,62, correspondiente a un arma ametralladora MG42, piezas fundamentales para montaje de armas y dos cargadores de CETME.

Por estos hechos la Guardia Civil detuvo a una mujer de 30 años, familiar del detenido en 2018, a la que se le imputa presunto delito de tenencia ilícita de armas, munición o explosivos.

COMPARTIR: