06 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La chica se sintió perseguida cuando andaba por Tres Cantos (Madrid) y gracias a su llamada pudo ser arrestado el presunto agresor

Un guardia civil fuera de servicio y su hija ayudan a detener a un agresor sexual con cinco delitos a cuestas

El agresor sexual en el momento de ser detenido / Europa Press.
El agresor sexual en el momento de ser detenido / Europa Press.
Después de cinco denuncias por agresión sexual en las inmediaciones de la estación de Cernanías de Tres Cantos, municipio próximo a Madrid, una chica se sintió perseguida y decidió llamar a su padre, que es guardia civil y no estaba de servicio, y éste avisó a sus compañeros. Gracias a la chica y a su padre, el agresor, un rumano de 31 años, pudo ser detenido antes de perpetrar su sexto delito de esta índole.

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 31 años y de nacionalidad rumana por su presunta implicación en al menos cinco agresiones sexuales en la localidad madrileña de Tres Cantos, a jóvenes que se encontraban cerca de la estación de tren de Cercanías.

Al parecer, fue una chica que se sintió perseguida quien decidió llamar a su padre, que es guardia civil, y éste se desplazó al lugar y llamó a una patrulla de la Guardia Civil de Tres Cantos, que se se personó en la estación de Cercanías y acabó deteniendo al presunto agresor en las inmediaciones.

La investigación se inició el pasado sábado 16 febrero, cuando esta joven de Tres Cantos se sintió acosada por un varón que comenzó a seguirla por las calles de la localidad. Llegó incluso a intentar abrir un portal para introducirla en su interior.

Según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil, la joven logró llamar a su padre, que se dirigió hacia el lugar donde ella se encontraba y se identificó como agente de la Guardia Civil. Solicitó la presencia de una patrulla del Cuerpo, que identificó al presunto autor del hecho y procedió a su detención, tras interponer la chica una denuncia en el Puesto de la Guardia Civil de Tres Cantos.

Los agentes realizaron un estudio pormenorizado de las denuncias existentes por acoso o agresión sexual en la zona donde había sido asaltada la joven denunciante y localizaron cuatro casos más en los que las víctimas han reconocido al ya detenido como el autor de los hechos.

Las investigaciones han determinado que el detenido conocía perfectamente la zona donde cometía los abusos y que aprovechaba sus desplazamientos en el transporte público para situar portales y lugares alejados, donde posteriormente llevaría a sus víctimas.

El detenido es un ciudadano rumano de 31 años, que cuenta con antecedentes por hechos similares y no se descarta su implicación en otros hechos en los que las víctimas no hayan denunciado. La investigación ha sido desarrollada por personal del Área de Investigación del Puesto de Tres Cantos.

COMPARTIR: