22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Con esta declaración pretende alejarse de los entornos y círculos independentistas que tratan de aprovechar la circunstancia para reforzar su causa

Albert Solà, presunto hijo del Rey Emérito Juan Carlos I: “Ni busco, ni quiero nada y tampoco aspiro a nada”

Exclusiva Albert Solà quiere seguir con su vida tranquila  y trabajando en el bar de La Bisbal.
Albert Solà quiere seguir con su vida tranquila y trabajando en el bar de La Bisbal.
Tras la publicación de los documentos por elcierredigital.com de sus análisis genéticos de ADN, el supuesto primogénito del Rey Emérito Juan Carlos I ha visto cómo se convertía esta semana en el centro de atención y de infinitas especulaciones interesadas. Sobre todo, por parte de medios y círculos independentistas que se han aferrado a su condición catalana y a su figura para lanzar todo tipo de proclamas contra las Instituciones españolas, en concreto, contra la Monarquía. Hoy las contradice.

El revuelo político, social y mediático ha sido considerable. La publicación por parte de elcierredigital.com de las pruebas genéticas con los resultados de ADN de Albert Solà, el supuesto hijo del Rey Emérito Juan Carlos I, ha movido los cimientos monárquicos y también independentistas catalanes, que ven en él el verdadero sucesor a la Corona de España como supuesto primogénito real.

Albert Solà insiste, como siempre, a elcierredigital.com: "No pido nada, ni deseo nada, ni busco nada”.  Ya en abril, con la presentación de su libro “El Monarca de La Bisbal”, señalaba que “sólo me he quitado una espinita que tenía clavada, no aspiro a ningún puesto ni a nada”. Albert Solà se mantiene firme en cada comentario que nos realiza y en cada conversación mantendida con nuestro medio. Su intención al autoproclamarse primogénito del Rey Emérito Juan Carlos I, no es otra que lograr en algún momento “poder hablar con quien considero mi padre y poder encontrarnos a solas”.

Albert Solà empezó a contar sus memorias en el libro que publicó esta primavera.

En la cabeza de Solà Jiménez no hay expectativas de vestir coronas, ni de “cambiar nada”, tan solo espera y desea lo que todo hijo, que sus padre le atienda o al menos conozca. Es más, Solà siempre ha señalado que “Felipe VI tiene todo mi apoyo, yo nunca iría contra la Corona”.  El “monarca”, como le conocen sus allegados y amigos, es un hombre formado a sí mismo, con un recorrido vital duro y variado y que, como asegura, no va a servir de argumento para nadie. Ni para los grupos independentistas catalanes.

Miedo a su vida 

Durante su larga búsqueda de identidad, el supuesto hijo del Rey Emérito Juan CarlosI  nunca se planteó escribir ni siquiera un libro. Tuvo que ser “ la  editorial la que vino a mi encuentro, me propusieron escribirlo, habrían investigado y al final decidí contarlo todo”. 

El buscar y perseguir a su padre ocasionó un gran coste económico y personal para Solà.  “Todo esto me ha causado un problema enorme, un daño importante”.  No es para menos. Solà tuvo que dejar a su familia en México durante uno de sus viajes a España, ya que una llamada le avisó de que no regresara a México con su familia "por seguridad". Nunca más volvió.  

Solà descarga toda culpa de sus padres pero lucha por poder encontrarse con quien dice es su progenitor. 

“ He tenido una infancia y una juventud muy feliz. No me interesa el dinero de nadie, ni de mi madre biológica tampoco. Yo vivo bien, vivo solo y me he adaptado rápido. Desde que me divorcié no me he vuelto a casar. Y sigo trabajando como camarero en el bar de La Bisbal (Girona). Ahora es cuando estoy a gusto. Yo no culpo a nadie, me tuvieron muy jóvenes, con apenas 17 años, ellos no decidían, otros decidieron por ellos. Aunque después crecieron, y fueron maduros y todo siguió igual...”, declara Solà a elcierredigital.com.

COMPARTIR: