24 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

David asegura que lo encontró de madrugada a las 5.30 horas en una calle de Guadalajara cuando iba a trabajar y lo entregó en Comisaría

La Policía acusa de denuncia falsa a un guía turístico que dice haberle dado un maletín con medio millón de euros

Exclusiva Comisaría de Guadalajara.
Comisaría de Guadalajara.
Elcierredigital.com accede en exclusiva a la denuncia de un vecino de Guadalajara que asegura haber encontrado en medio de la calle un maletín con 500.000 euros que entregó a la Policía y supuestamente desapareció. La Policía asegura que no es cierto y le ha acusado de falsa denuncia. Fuentes policiales aseguran que las cámaras de seguridad de la comisaría desmienten la historia del joven.

A David, un joven de 30 años que trabaja como guía turístico en Madrid, le tocó supuestamente la lotería en marzo pero alguien le birló la suerte o al menos eso es lo que él cree a pies juntillas y así lo ha denunciado ante la Policía y en los Juzgados.

Su rocambolesca historia arranca la madrugada del pasado 5 de marzo cuando se dirigía a coger el autobús que a diario toma para viajar desde su casa en Guadalajara hasta el hotel de Madrid en el que trabaja. Ese día David caminaba por la calle Cardenal Gómez de Mendoza con las manos en los bolsillos apretando el paso para dejar atrás el frío. Eran las 5:30 de una madrugada oscura que todavía no había visto el sol, cuando al pasar la gasolinera de esa calle, justo a la altura del tercer árbol, distinguió entre las sombras la silueta de un maletín de color marrón tirado en el asfalto.

En un primer momento David pasó de largo mirando de soslayo el maletín, “porque pensaba que se trataba de una cámara oculta” así que, tras dejar pasar unos minutos por prudencia y confirmar que era la única persona que transitaba a esas horas por el lugar, David se acercó tímidamente al maletín. “Estaba cerrado y no tenía a la vista ningún nombre ni dirección así que decidí abrirlo para ver si podía identificar al propietario y devolverlo”, sin embargo el maletín le reveló un secreto más impactante. A abrir el maletín David comprobó que estaba repleto de billetes de curso legal, “dentro del maletín había ocho filas de fajos de billetes, la primera fila todos verdes, la segunda fila todos los fajos eran de 500 euros” así lo contó en la denuncia que interpondría días después. “Cogiendo un taco de billetes de 100 euros para confirmarlo, y observando que los fajos se dividían con billetes de 10” precisó en la denuncia.

Recreación de un maletín lleno de euros.

David se asustó o eso dice él. No sabía de quién podría ser el maletín, la procedencia de aquel dinero le inquietaba y aún más miedo le daba quien pudiera venir a reclamarlo y caviló.  Ese era un buen motivo para entregarlo, pero es que además podría ser dinero legal y de alguien que lo necesitara. Empujado por la creencia de que estaba haciendo lo correcto, David fue caminando hasta la cercana Comisaría de Policía Nacional de Guadalajara con el maletín. Allí continúa su historia: “Cuando llegué a la Comisaría hablé con el policía de la garita, un hombre alto con gafas de unos cuarenta y tantos años… estaba muy asustando y llegaba tarde al trabajo, el autobús salía a las 6 de la mañana, así que le entregué el maletín y el agente me dice que ha hecho una gran labor ciudadana y que estaban buscando a un narcotraficante” apostilla David en su relato.  

David no pidió un justificante ni preguntó nada más. A las 6:20 estaba sentado ya en el autobús rumbo a su trabajo en Madrid disfrutando de la relativa tranquilidad de haber entregado el maletín. Tampoco se le ocurrió contar el dinero que había dentro del maletín de su relato, pero en estimaciones posteriores se calcula que contenía alrededor de 500.000 euros.

Al día siguiente, en el trabajo David le cuenta a su jefe lo acontecido, y éste le pregunta por el resguardo o el documento que acredite la entrega del maletín. No lo tenía, así que su jefe le empujó a volver a la Comisaría y a denunciar las circunstancias de su extraño relato. David interpuso la denuncia el 9 de marzo de los corrientes en la comisaría de Guadalajara con los detalles de todo su relato. No le creyeron y sí le advirtieron de la gravedad de interponer una denuncia falsa. “Con tal insistencia que se sintió amenazado y coaccionado a no poner denuncia”, puntualiza su abogado. La denuncia finalmente se hizo realidad. David regresó en una ocasión más a Comisaría tras la llamada de la policía. El resultado fue similar. Él insistía en su relato y los policías no le creían en absoluto.

El asunto ha terminado atracando en los tribunales. A la denuncia en Comisaría le siguió otra por parte de David en el juzgado de guardia de Guadalajara. David no retrocede un ápice en su relato.

Las cámaras le grabaron llegando a comisaría sin el maletín

La Policía, sin embargo, desmiente el relato de David con rotundidad. Fuentes policiales consultadas por elcierredigital.com aseguran que su historia es una fantasía plagada de contradicciones y aliñada por ciertos problemas de índole psicológica que admitió en una declaración posterior en sede policial. Fue entonces cuando la Policía decidió imputarle un delito de denuncia falsa, “solo le imputamos sin detenerle porque preferimos evitarle el trago a este hombre, pero no tenemos más remedio que denunciar el delito de falsa denuncia al juez y poner a su disposición todo el atestado” explican fuentes policiales. 

Una imagen de la comisaría de Guadalajara.

Evidentemente la Policía de Guadalajara niega que David le hubiera entregado ningún maletín repleto de billetes de 500 euros. El abogado de David ya ha pedido las grabaciones de las cámaras de seguridad de la Comisaría para demostrar que su cliente tiene razón. La Policía se adelantó y las envió como parte de la investigación. Aseguran fuentes policiales que “en las cámaras se ve perfectamente como este hombre vino a comisaría en un día diferente al que dice y que no portaba consigo ningún maletín”.

La Policía ve cierta ingratitud en el comportamiento de David, creen que a pesar de que su relato presuntamente fantasioso perjudica la reputación de los agentes, le trataron con especial cortesía porque pensaban que tenía un problema psicológico.  El jefe de David y su abogado, en cambio, creen en la honestidad del joven a toda costa. Será el juez el que decida y termine por aclarar “el misterio del maletín del medio millón de euros”.

COMPARTIR: