23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta nueva sustancia alucinógena es una alternativa al LSD, que ya causó furor en Barcelona en 2016 y ahora se ha detectado recientemente en Málaga

Así es 'La Bomba': La droga que ha llegado a España disimulada en ositos de gominola

Ositos de gominola impregnados con 'La Bomba'.
Ositos de gominola impregnados con 'La Bomba'.
La Policía Nacional ha descubierto en Málaga once kilogramos de una droga conocida como "La Bomba", dismulada en figuras de ositos de gominolas. Esta sustancia alucinógena es una alternativa al LSD y a la mezcalina, que ya causó furor en Barcelona, en el año 2016. La droga, muy potente y que produce efectos que duran hasta doce horas en el organismo, ya ha producido muertes en varios países.

El pasado lunes, la Policía Nacional intervino, en la provincia de Málaga, un total de once kilogramos de ositos de gominolas impregnados por 25N-NBOMe, una sustancia alucinógena conocida como la “Bomba”. Este hecho es fruto de la desarticulación de un entramado criminal asentado en varias localidades malagueñas como: Benalmádena, Alhaurín el Grande y Coín.

El grupo criminal se dedicaba supuestamente al tráfico de estupefacientes a nivel internacional, que distribuía a través de empresas de paquetería que hacían llegar los envíos al extranjero. Sin embargo, fueron descubiertos con una mercancía que aparentemente parecía inofensiva pero que, en realidad, escondía once kilos de ositos de gominola manipulados detrás de los cuales existía un entramado criminal.

En la operación la Policía Nacional ha practicado siete detenciones y otros tantos registros en los que se han incautado, entre otros efectos, 3.700 gramos de sustancias tóxicas y psicotrópicas, 2.065 gramos de marihuana, 1.065 gramos y 500 mililitros de sustancia de corte, 900 euros en efectivo, varias balanzas, una prensa, una empaquetadora y material para envíos.

Así es “La Bomba”

Esta droga, conocida como la Bomba, se comercializa como una alternativa al LSD o la mezcalina. De esta sustancia estupefaciente existen diversas variaciones pero la 25I-NBOMe es su forma más potente y la más utilizada, siendo sus efectos muy duraderos en el organismo, donde pueden perdurar más de 12 horas.

Esta sustancia, que esta incluida dentro de las drogas de diseño, es una fenetilamina psicodélica de media duración con efectos principalmente psicodélicos. La droga ya causó furor en el verano de 2016 en Barcelona y ha provocado varias muertes en países como Estados Unidos y Australia. 

La Bomba': la nueva droga que llega a España impregnada en ositos de  gominola

Osito de gominola impregnado con 'La Bomba'.

El 25I-NBOMe es tan potente que puede dosificarse en secantes. Fue sintetizada por primera vez por Ralf Hein en la Universidad Libre de Berlín, en el año 2003, y posteriormente fue investigada por el equipo de David Nichols en la Universidad de Purdue. Sin embargo, su uso como sustancia psicoactiva comenzó a partir del año 2010.

Aunque se empezó a comercializar de manera on-line en forma de polvo, debido a su elevada potencia es habitual encontrarla en forma de secantes, cuyas dimensiones pueden ir desde el centímetro cuadrado, en comprimidos o en osos de gominolas, como en este caso.

La ingesta, que solo puede ser esnifada o de uso sublingual, produce efectos agudos como: episodios psicóticos agudos, crisis de pánico, cuadros de despersonalización, insomnio y hasta cuadros convulsivos generalizados similares a un status epiléptico. Cabe mencionar que en las crisis de pánico hay un alto riesgo de que la persona que ha consumido la droga presente comportamientos poco seguros para sí mismo y para las demás personas o episodios de psicosis paranoide severa.

Además de los efectos alucinógenos, quienes lo consumen suelen experimentar una gran excitación psicomotriz acompañado de alteración cardiovascular, hipertensión, riesgo en el nivel de coagulación de la sangre e hipertermia, poniendo en riesgo su vida. Una vez que se han pasado los efectos que produce la droga, el consumidor no recuerda lo que ha pasado pues la amnesia es otra de sus consecuencias.

A pesar de ser una sustancia muy poco conocida, ya se ha informado de varias muertes y hospitalizaciones por sobredosis ya que al tratarse de una sustancia de reciente aparición, muy poco estudiada, aún no se conoce exactamente cuál es su dosis letal. Esta circunstancia, unida a la dificultad que supone hacer dosis tan pequeñas cuando se adquiere en polvo, aumenta considerablemente el riesgo de sobredosificaciones.

Por otra parte, el hecho de que los efectos tarden en aparecer, hasta dos horas desde su consumo, lleva a confusión al consumidor novel que ingiere más cantidad pensando que ha sido insuficiente la administrada, incrementándose el riesgo de toxicidad y de sobredosis accidentales.

COMPARTIR: