22 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se apercibieron del suceso durante la rutina de los funcionarios a la hora de realizar el recuento matutino del jueves

Instituciones Penitenciarias investiga el hallazgo de un preso de carácter conflictivo muerto en su celda de la cárcel de Sevilla I

Un preso fue hallado muerto en su celda de la prisión sevillana Sevilla I cuando los funcionarios del centro penitenciario estaban realizando la rutina diaria del recuento. El preso tenía carácter conflictivo. Identificado como Julián M. C., estaba en el módulo de aislamiento. Prisiones investiga el suceso al tiempo que los funcionarios reiteran las quejas que vienen realizando de un tiempo a esta parte al Ministerio del Interior sobre las precariedad con que trabajan y la falta de recursos.

Los funcionarios del centro penitenciario Sevilla I hallaron el cadáver de un preso dentro de su celda cuando procedían a hacer el recuento matutino a primera hora del pasado jueves 9 de mayo. El interno, identificado como Julián M. C., era conflictivo y estaba en el módulo de aislamiento, de hecho, según informó ABC, el recluso estaba en tránsito y estaba previsto que fuera trasladado este jueves a la prisión de Puerto III.

Tras confirmarse el fallecimiento, se dio aviso al juzgado. Todavía no se han confirmado las causas de la muerte, pero según dicho diario todo apunta a que una de las principales hipótesis es una sobredosis. Se trata de un preso con un amplio historial, que entró por entró por primera vez en prisión en 1986. El cuerpo se encuentra en el Instituto de Medicina Legal de Sevilla, para que le sea practicada la autopsia.

El interno tenía acceso a la droga que circula por las cárceles aun estando aislado en la cárcel. Tal como hemos informado en diversas ocasiones, los funcionarios se quejan desde hace años de la falta de personal y de recursos para, entre otras muchas cosas, detectar la droga que se cuelan durante las visitas de los familiares y amigos. Estas quejas son continuas a través de asociaciones como 'Tu abandono me puede matar', que nació como respuesta al descontento por el papel de los sindicatos clásicos. Su última denuncia se refiere a una agresión ocurrida en Puerto III, donde una funcionaria fue agredida por una presa, que le mordió en un antebrazo.

Los funcionarios lamentaron que este episodio se tratará como una falta administrativa y no un delito de atentado «porque no tenemos la consideración de agente de la autoridad».

Más de ochenta muertes

La asociación, que está usando las redes sociales como altavoz de sus reivindicaciones ante el Ministerio del Interior, ha abierto una cuenta específica donde se contabilizan los fallecimientos de reclusos en las cárceles españolas. Las causas más comunes son los suicidios y las sobredosis. El cómputo nacional es de 81 decesos.

Los funcionarios sostienen que muchas de esas muertes podrían prevenirse si aquellos reclusos, por ejemplo, que requieren de una atención sanitaria por sus problemas mentales, recibieran una correcta asistencia.

COMPARTIR: