26 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El joven mató brutalmente a sus tíos y a sus primos menores en 2016

Patrick Nogueria, "el asesino de Pioz", condenado a prisión permanente revisable

Los peores augurios para Patrick Nogueira, el autor del terrible cuádruple crimen de Pioz, se han cumplido siendo condenado a la prisión permanente revisable, la máxima pena máxime que prevé el Código Penal español

Este jueves, la magistrada María Elena Mayor ha hecho pública la sentencia que condena a Patrick Nogueira, el joven brasileño de 22 años que acabó en agosto de 2016 con la vida de sus tíos Marcos y Janaina y de sus primos, Carolina y David, de 3 y 1 año de edad, respectivamente. Mayor confirma así la decisión del jurado popular de 9 miembros que hace dos semanas consideró culpable a Nogueria, rechazando la polémica teoría de la defensa que buscaba un eximente en el hecho de que un problema físico en el cerebro del asesino lo llevase a cometer su salvaje crimen.  

Nogueira no ha tenido que acudir a la Audiencia Provincial de Guadalajara para oír la sentencia. El brasileño ha recibido su condena por video conferencia desde la prisión de Estremera en Madrid.

Con esta condena, la defensa del brasileño, dirigida por Bárbara Royo, recibe un varapalo. Por primera vez en un juicio en nuestro país fue admitida como prueba una neuro imagen. De esta manera, junto con informes psiquiátiricos pretendían demostrar que Patrick cometió su crimen motivado por un problema cerebral físico. Todo un órdago judicial que no ha servido para librar a su defendido de la prisión permanente revisable.

Un cuádruple asesinato

El conocido como “Crimen de Pioz” ha sido uno de los sucesos recientes que más ha marcado a la sociedad española por la brutalidad de los asesinatos y la personalidad del criminal.  El 17 de agosto de 2016, Patrick Nogueira acudió, como de costumbre, a un gimnasio en Alcalá de Henares. Al salir, cogió un autobús en dirección a Pioz "con el propósito de acabar con la vida de su tío, su esposa y sus primos, tras adquirir un cuchillo o navaja cuyas características no constan por haberse desprendido del arma tras los hechos, pero del que se puede afirmar que era muy afilado y con un ancho de hoja superior a 30 milímetros". También cuentan como llevaba bolsas de basura y cinta de precintar en una mochila y dos pizzas.

Patrick Nogueira arrestado por la Policía / EFE

Fue alrededor de las 16.00 horas cuando llegó a la casa de sus tíos y tocó el timbre del chalé número 594 de la Urbanización la Arboleda. Dentro del inmueble estaban su tía Janaina y los dos niños. En el escrito de la Fiscalía afirman que "tras consumir las pizzas que había llevado el acusado, Janaina se dirigió a la cocina a recoger los platos y mientras estaba frente al fregadero con las manos ocupadas lavando la vajilla, el acusado, de modo sorpresivo y sin que Janaina pudiera darse cuenta ni repeler el ataque, con el cuchillo que portaba le hizo un corte en el cuello que le ocasionó la muerte". Tras acabar con la vida de la pareja de su tío, Patrick presuntamente se dirigió hacia los dos menores que "acababan de contemplar lo sucedido con su madre y paralizados de miedo y debido a su corta edad no tuvieron ninguna posibilidad de evitar la agresión".

Patrick descuartizó el cadáver de su tía, seccionando “el cuerpo de Janaina por la mitad a nivel del piso abdominal inferior, con unas tijeras de poder el jardín, e introdujo cada una de las partes en un total de cuatro bolsas de plástico puestas cada una dentro de la anterior, para reforzar el envoltorio, y las cerró con cinta de precintar”. De la misma manera introdujo a los menores en bolsas, aunque sin proceder a seccionarlos.

Tras limpiar la sangre y recoger todo el desorden que provocó, esperó a su tío en la casa, el cual regresó a las 21:00 horas de trabajar y fue atacado de forma sorpresiva por su sobrino, que acabó con su vida “propinándole varias cuchilladas en el cuello, causándole un total de 14 heridas que provocaron su muerte” y realizó la misma operación que con el cadáver de su tía.

El perfil de Patrick Nogueira

Patrick nació en la ciudad brasileña de Altamira, el 6 de noviembre de 1996. Pertenece a una familia acomodada, en la que su padre ejerce de radiólogo y ostenta una buena reputación en su trabajo. La familia regenta una prestigiosa clínica del sector sanitario. 

Patrick Nogueira junto a su amigo Marvin

El acusado ya tenía antecedentes de hace unos años por una agresión en el centro educativo donde estudiaba. Fue en el año 2013, cuando Patrick tenía 17 años. El joven brasileño apuñaló a uno de sus profesores dentro de la clase "porque me llamaba maricón", hecho que provocó que estuviera bajo tratamiento psiquiátrico durante seis meses. Este violento episodio fue el desencadenante para que Nogueira se trasladase a Europa, donde quería convertirse en futbolista profesional. Así, llegó a España y se instaló en la casa de sus tíos en Torrejón de Ardoz, entre marzo y julio de 2016. Patrick Nogueira jugaba al fútbol en el equipo Juventud de Torrejón de la segunda regional madrileña, nunca trabajó y vivía del dinero que le ingresaban sus padres.

El 9 de julio de 2016 Patrick rompió las relaciones con sus parientes que le acogían en el municipio madrileño. Entonces la familia se trasladó a un chalet de la Urbanización de La Arboleda de alquiler en la localidad de Pioz (Guadalajara), donde aparecieron sus cadáveres descuartizados. Patrick se mudó a un piso compartido con dos chicas en Alcalá de Henares (Madrid) y perdió todo contacto con sus tíos hasta el día de los asesinatos.

Los cuatro miembros de su familia a los que presuntamente asesinó son su tío Marcos Campos, de 40 años y hermano de su madre; su esposa, Janaina Santos, de 39 años, y los dos hijos de la pareja y primos hermanos de Patrick, María Carolina y David, de tan sólo tres y un año, respectivamente.

Los psicólogos forenses del Instituto de Medicina Legal de Guadalajara que examinaron a Patrick Nogueira aseguraron que presenta una personalidad psicópata, falta de remordimientos y empatía, además de un carácter manipulador, insensibilidad, afecto superficial y egocentrismo. "No presenta patología psiquiátrica que pueda modificar o anular su capacidad de conocer o querer", afirman los psicólogos. Una realidad que, valorada por la justicia, le ha llevado a ser condenado con la prisión permanente revisable.

 

COMPARTIR: