29 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La hija mayor de la unión formada por el cantante italiano y la actriz americana desapareció en enero de 1994 y oficialmente está declarada muerta

La eterna vuelta del Caso Ylenia: Las claves de los rumores que no dejan tranquilo a Al Bano ni a Romina Power

Ylenia con sus padres Romina y Al Bano.
Ylenia con sus padres Romina y Al Bano.
Cada cierto tiempo la prensa italiana y la española rescatan el Caso Ylenia. La desaparición de la hija de Al Bano y Romina Power, una de las parejas más características de la música europea, tuvo lugar en Nueva Orleans (Estados Unidos) en enero de 1994 dejando una estala de misterio. Nunca más se volvió a ver la joven de 23 años y, aunque en 2014 fue declara oficialmente muerta por la Justicia italiana, cada cierto tiempo aparecen historias sobre el supuesto paradero de la hija de los artistas.

Durante años el paradero de Ylenia Carrisi ha generado todo tipo de rumores y teorías en los medios de comunicación. La prensa italiana cada cierto tiempo rescata asuntos poco contrastados que, debido a la fama de Al Bano y Romina Power, acaban saltando a otros países contribuyendo a que la bola crezca hasta que se olvida de nuevo el asunto. 

Lo cierto es que, especulaciones aparte, la hija de Romina Power y Al Bano Carrisi fue declarada oficialmente muerta en 2014, veinte años después de que se perdiera su pista en Nueva Orleans. 

La desaparición de Ylenia Carrisi tuvo lugar en enero de 1994. Según algunas fuentes, la joven tenía un carácter complicado que le hacía chocar, en ocasiones, con su padre. Su madre, Romina Power, siempre ha dicho que es falso que su hija tuviera problemas, pero sí ha confesado que tenía muchas ansias de vivir y volar lejos del hogar. Por eso decidió iniciar el año viajando por Estados Unidos, el país de origen de su madre, y antes de desaparecer recaló en Nueva Orleans, una de las ciudades más bohemias del país. 

El único testimonio que pudo aportar algo de luz acerca del caso de la hija de Romina y Al Bano fue el del guardián del Acuario Municipal de Nueva Orleans, que contó haber visto a una mujer con las mismas características físicas que Ylenia tirarse al río Mississippi. Al Bano siempre mantuvo esta versión a pesar de desear, con todas sus fuerzas, recuperar a su hija. Las investigaciones indicaron que la joven se encontraba en la ciudad estadounidense con Alexander Masakela, de 54 años, de quien al parecer estaba enamorada. Se investigó la posible relación de Masakela con la desaparición de la joven sin llegar a ninguna conclusión.

El eterno rumor sobre su paradero

En junio de 2011, el semanario alemán Freizet Reuve aseguró que estaba interna en un convento, sin embargo, la información nunca llegó a confirmarse. Para lo único que sirvió aquel atisbo de esperanza fue para que Romina, firme defensora de las teorías que aseguraban que Ylenia no había muerto, pudiese mantener la fe en recuperarla.

Ylenia en su juventud (izda.) y la supuesta Ylenia madura (derecha).

En 2015, el funcionario norteamericano Paul Moody estaba a punto de jubilarse. Era forense en Florida y había pasado los últimos años de su vida identificando a las víctimas de Keith Hunter Jesperson, el conocido asesino de la cara feliz, que había matado a ocho mujeres. El año pasado, meses antes de dejar su puesto de trabajo, escribió a Jesperson a la cárcel, donde cumple varias cadenas perpetuas por sus múltiples crímenes.

El forense necesitaba identificar a la víctima número 8, la única a la que no había podido dar nombre. Y Jesperson, que apenas había colaborado hasta entonces con la policía, accedió a verlo. Le explicó que la había matado en 1994, en la cabina del camión que él conducía, que la había recogido en Tampa porque la joven, que tenía entonces unos 24 años, quería ir a Las Vegas. Y que se llamaba Susan.

Jesperson le dio un retrato robot. Más tarde el asesino de la cara feliz identificó la fotografía de una joven: "era ella", dijo. En realidad, el camionero estaba viendo la imagen de Ylenia Carrisi, la hija mayor de los cantantes Al Bano y Romina Power, desaparecida en enero de 1994, a los 24 años, dada por muerta oficialmente 20 años después, en el año 2014 por las autoridades italianas. Según se dijo por entonces, durante su estancia en Estados Unidos Ylenia se hacía llamar Susan.

La maquinaria se puso en marcha y se iniciaron las primeras pruebas con los restos de Susan, cuyo cadáver fue encontrado en un bosque de Tampa en 1996, meses después de la detención de Jesperson. Nuevamente todo quedó en nada.

Una nueva fotografía

En octubre de 2019 el asunto volvió de nuevo a los medios tras la publicación de una fotografía de una mujer en la ciudad de Venecia. El hombre que tomó la instantánea aseguraba que se trataba de la hija de Al Bano y Romina Power. El autor de la foto, Roberto Fiasconaro, asegura que Ylenia, desaparecida, habría regresado a Italia en el año 2000 y que estuvo a punto de ser descubierta por un diario alemán.

La mujer retratada en Venecia recordaba mucho físicamente a la primogénita de Al Bano pero con los lógicos cambios del paso del tiempo. Según el relato de Fiasconaro, éste se habría acercado a ella para preguntarle en inglés si era Ylenia Carrisi y ella habría respondido instintivamente que sí. Sin embargo, luego lo habría negado y sus amigos y un niño que estaba con ella se habrían interpuesto para llevársela.

El último bulo 

La última teoría ha sido la de un supuesto expediente secreto en el que se afirma haber hallado viva a Ylenia en el sótano de un edificio de Nueva Orleans en mal estado, viviendo con unos vagabundos y víctima de drogas.

Una información que, en declaraciones a ABC, Al Bano niega de forma tajante: «Es gente que quiere especular con la muerte de mi hija, que la dejen descansar de una vez por todas. Hay demasiadas Lydia Lozano por el mundo. Es inhumana», dice con el hartazgo brotando de su boca y aclarando que no hay ninguna novedad al respecto porque no puede haberla.

Fuentes consultadas por Elcierredigital.com afirman que "estas noticias aparecen cada cierto tiempo en la prensa italiana pero en periódicos sin prestigio" y que en el país transalpino "el asunto reaparece cada cierto tiempo, pero se trata con respeto ya que" tanto Al Bano como Romina "son personas muy queridas en el país". 

COMPARTIR: