09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 24 de enero de 1977, un grupo de extrema derecha accedió a un despacho de letrados laboralistas, acabaron con la vida de cinco e hirieron a cuatro

Aniversario detención de García Juliá, implicado en la matanza de Atocha

Carlos García Juliá e imagen del cortejo fúnebre de los abogados laboralistas.
Carlos García Juliá e imagen del cortejo fúnebre de los abogados laboralistas.
El 7 de diciembre de 2018, Carlos García Juliá era detenido en São Paulo (Brasil). García Juliá fue uno de los terroristas de extrema derecha que accedió al despacho de abogados laboralistas de Atocha. Los asaltantes acabaron con la vida de cinco letrados e hirieron a otros cuatro. El terrorista fue condenado a 193 años de prisión y en 1996 logró huir de la justicia. Desde 2009 residía en la capital brasileña bajo identidad falsa. El 19 de noviembre de 2020 salió de la prisión de Soto Del Real.

El edificio de la calle Atocha 55 es uno de los bloques más antiguos de Madrid. Se compone de 25 viviendas construidas en 1887 y a día de hoy está bastante deteriorado. El 24 de enero de 1977, un grupo de abogados laboralistas acudieron como cada día al despacho ubicado en el interior del inmueble. 

Aquella noche, un comando de la extrema derecha llamó al timbre. Al acceder al despacho dispararon con los trabajadores que allí se encontraban y asesinaron a Enrique Valdevira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz, Francisco Javier Sauquillo, Serafín Holgado y Ángel Rodríguez Leal. Además, hirieron a Miguel Sarabia Gil, Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell, Luis Ramos Pardo y Lola González Ruiz, casada con Sauquillo. La exalcaldesa de Madrid,Manuela Carmena era la titular del despacho pero el cambio de una reunión le salvó la vida. 

El asesinato conmocionó a España y se considera uno de los crímenes del tardofranquismo. Miles de personas asistieron al funeral y durante el paso del cortejo fúnebre permanecieron en silencio como señal de repulsa a la muerte de los abogados. Este hecho fue decisivo en cuanto a la legalización del Partido Comunista durante el mandato de Adolfo Suárez. 

Tras el crimen, fueron condenados José Fernández Cerrá y Carlos García Juliá a 193 años de prisión y a Francisco Albadalejo, militante de las JONS, a un total de 73 años de cárcel. El pasado 7 de diciembre de 2018, García Juliá fue capturado en São Paulo por la Policía Federal Brasileña.

25 años de fuga

García Juliá fue uno de los autores de la masacre del despacho laboralista. Tenía 22 años.De ideología ultraderechista, pertenecía a la Falange y otros grupos vinculados a la extrema derecha. Tras la masacre del 24 de enero de 1977 fue condenado por la Audiencia Nacional a un total de 193 años de prisión por los delitos de cinco asesinatos y cuatro intentos de homicidio. 

Carlos García Juliá.

Según dictó la sentencia, El terrorista fue condenado a principios de la década de los ochenta por ser miembro de "un "grupo activista e ideológico, defensor de una ideología política radicalizada y totalitaria, disconforme con el cambio institucional que se estaba operando en España”.En España había cumplido 14 años de la condena. Fue en 1994 cuando consiguió escaparse tras conseguir la prisión condicional y un permiso para viajar a Paraguay donde había buscado una oferta de trabajo.

Aunque, posteriormente la Fiscalía la derogó. Para terminar de cumplir la pena, España pidió su regreso, aunque García Juliá no regresó nunca. Tras su huida, el terrorista fue detenido acusado de financiar a grupos paramilitares y tráfico de drogas en 1996 en Bolivia donde ingresó en la prisión de alta seguridad de Palmasola, en La Paz. En 2001, Izquierda Unida exigió su extradición aunque García Juliá logró escaparse.

Salida de prisión

En febrero de 2020, las autoridades brasileñas lograron entregar a García Juliá. La operación para dar con el paradero del terrorista contó con la colaboración de la Policía Federal brasileña, la Policía Nacional y la Interpol. García Juliá residía en la capital brasileña desde el año 2009 con una identidad venezolana falsa en Barra Funda, un distrito del centro de São Paulo.Trabajaba como conductor de VTC. 

Imagen de las autoridades recogiendo a García Juliá detenido.

Las autoridades brasileñas lograron dar con él el 7 de diciembre de 2018 aunque se opuso al reclamo de extradición y el proceso judicial se alargó durante 13 meses. El 6 de febrero García Juliá fue entregado a la Policía Nacional en el aeropuerto de la capital brasileña. Al llegar a España ingresó en la prisión de Soto del Real.

El terrorista logró que la Audiencia Provincial de Ciudad Real le concediera la excarcelación al poder aplicarle los beneficios penitenciarios que consiguió durante su estancia en prisión a principios de la década de los noventa. García Juliá salió de prisión el 19 de noviembre de 2020 y a las puertas de Soto del Real afirmó que “serían las víctimas las que me tienen que perdonar a mí. Yo ya pedí perdón hace mucho tiempo”. 

COMPARTIR: