01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las víctimas estaban sometidas a un férreo control y tenían que hacer tanto labores agrícolas como de acondicionamiento de viviendas

Se desarticula una red criminal internacional dedicada a la Trata de Seres Humanos que operaba en España y Portugal

Los detenidos por la Guardia Civil
Los detenidos por la Guardia Civil / Guardia Civil
Cinco personas fueron detenidas y se llevaron a cabo nueve registros entre España y Portugal. Cuatro víctimas fueron liberadas en España y otras seis en Portugal. La operación fue coordinada por la Guardia Civil, EUROJUST, la Fiscalía de Extranjería y la Fiscalía de la ciudad de Coímbra (Portugal)

La Guardia Civil y la Policía Judiciaria portuguesa, en coordinación con el Órgano de la Unión Europea encargado de la Cooperación Judicial (EUROJUST), junto con la Fiscalía de Extranjería y la Fiscalía de la ciudad de Coímbra (Portugal) desarticularon el miércoles una organización criminal internacional dedicada a la Trata de Seres Humanos en España y Portugal. La operación se desarrolló simultáneamente en las provincias de Segovia, Álava y en varias localidades de Portugal.

Ambos cuerpos detuvieron a cinco personas y realizaron nueve registros domiciliarios tanto en España como en Portugal, donde se incautó abundante documentación relacionada con situaciones laborales y a la propia organización delictiva, además de un arma de fuego. Los agentes consiguieron liberar a 4 personas en España y otras 6 en Portugal, todas ellas víctimas de Trata de Seres Humanos y sometidas por el mismo grupo criminal.

Guardia_Civil_Trata

La Guardia Civil en el lugar | Guardia Civil 

Esta red criminal pudo iniciar su actividad delictiva en el año 2013, año en el que comenzaron a ofertar puestos de trabajo en campañas agrícolas en España, con una supuesta remuneración diaria que estaría acorde a su trabajo. También recibirían alimentación y alojamientos dignos.

Las investigaciones se iniciaron cuando la Policía Judiciaria portuguesa recibió varias denuncias en las que las víctimas manifestaban haber sido captadas en Portugal y trasladas a España, donde eran alojadas y explotadas en tareas agrarias, por una banda de delincuentes.

Las pesquisas realizadas revelaron que las personas explotadas eran reclutadas en ambientes de gran vulnerabilidad social, algunas con cierto grado de discapacidad, empleando en ocasiones coacciones psíquicas y físicas contra ellas para lograr su objetivo.

Posteriormente eran enviadas por los miembros del clan hasta los campos de la Comarca de Tierra de Pinares (Segovia) donde realizaban labores agrícolas. Cuando terminaban su jornada, tenían que realizar trabajos de acondicionamiento y reforma en las viviendas donde estaban alojados. Aún en su tiempo libre, cuando no estaban con las tareas de reforma, las víctimas estaban sometidas a un férreo control, teniendo incluso que pedir permiso para salir a tomar un café.

El clan vivía en una casa alquilada en un municipio de la misma comarca en la que también vivían algunas víctimas, aunque en estancias diferentes y en condiciones de hacinamiento infrahumanas.

Guardia_Civil_Trata_

Las condiciones en las que vivían las víctimas | Guardia Civil

En este operativo también participaron miembros de las Unidades Orgánicas de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de Segovia y Álava, componentes de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil, la Unidad Especial de Seguridad Ciudadana (USECIC) de Segovia, y Agentes de la Policía Judiciaria de Portugal, así como un representante de la Fiscalía de Cooperación Internacional de la Audiencia Provincial de Segovia.

Las diligencias y detenidos fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial Central quién decretó prisión para la totalidad de los detenidos a efectos de su extradición.

COMPARTIR: