20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La exconcursante de 'Supervivientes' asegura tener pruebas que desmontan la versión de su suegro y su cuñado, acusados solo de un delito de lesiones

Saray Montoya, sobre su brutal agresión: "Pido justicia porque la familia de mi marido me ha querido matar"

Saray Montoya y su hija Naiara.
Saray Montoya y su hija Naiara.
Saray Montoya ha asegurado que cuenta con pruebas que desmontan la versión de los hechos de sus agresores, su suegro y su cuñado, quienes tras el brutal ataque alegaron defensa propia. La diseñadora y exconcursante de 'Supervivientes', que el pasado 1 de agosto denunció a través de sus redes sociales que había sido víctima de un apuñalamiento, sostiene que la agresión fue un intento de asesinato, por lo que pide que se haga justicia.

La complicada situación que atraviesa Saray Montoya parece lejos de solucionarse. La que fuera concursante de Supervivientes 2018 y su hija Naiara acudieron al plató de ‘Viva el verano’ para explicar su versión del brutal ataque y desmentir el relato de sus agresores, que se entregaron a las autoridades tras estar en búsqueda y captura.

Nicolás Rubio Salguero y Nicolás Rubio Silva, suegro y cuñado de Saray, se justificaron aduciendo que actuaron en defensa propia y que fueron ellas quienes iniciaron el enfrentamiento.

Una exposición de los hechos que ambas han desmentido rotundamente. Naiara ha asegurado que todo empezó cuando ella abrió la puerta y, sin tener margen de reacción, empezaron a darle golpes. "Empezaron a darme palos y ya no veía. Me puse las manos en la cabeza y me puse a llorar".

Por su parte, Saray ha afirmado que aún sigue viviendo con miedo a futuras represalias por parte de su suegro y su cuñado, a los que ha tildado directamente de "psicópatas". "Me han querido asesinar. Cuando dicen 'saca la escopeta que las vamos a rematar', es eso" relataba. 

Y proseguía: "Se lo han montado muy bien. Una persona que viene a hablar no viene con palos". Además, la exconcursante de Supervivientes aseguraba tener una prueba que tira por el suelo esta versión. Concretamente, unos audios. "Tengo una prueba, se escucha como suena el timbre y los golpes de los palos. Son pruebas porque estaba hablando con una prima por audios. Gracias a Dios, lo tengo. Ya por ahí se tiene que desmontar". 

Denuncia desde el hospital 

Saray Montoya denunció el pasado 1 de agosto a través de sus redes sociales que tanto ella como su hija Naiara habían sido víctimas de una grave agresión por parte del padre y el hermano de su marido, Jorge Rubio 'El Canastero'.

Desde el hospital y cubierta de sangre, Saray compartía un vídeo en el que explicaba que había sido víctima de un apuñalamiento por parte de tres miembros de su familia. "Todo ha sido por una pelea entre dos hermanos. Mi marido y su hermano. Ellos siempre me han tenido mucha envidia. No tengo nada, lo que tengo es por mi trabajo", relataba Saray. "Me han dado cinco puñaladas en la espalda, cinco en el brazo, dos en la cabeza y dos en la pierna. A mi hija le han pegado una puñalada en el pecho", añadía. 

"Esto no son las costumbres gitanas, los hombres no pegan a las gitanas. Antiguamente, no nos íbamos a la Policía, hoy en día tenemos otra mentalidad y queremos que haya justicia. Nos han dicho que esto ha sido un homicidio",  puntualizaba. 

"El padre de mi marido ha incitado a hacerle daño a mi marido pegándole puñaladas a la mujer (ella) y a la hija. A mí no me importa que me maten, pero a mi hija no. El abuelo le ha pegado en la mano, le han tenido que poner puntos", remataba. 

Según el relato de Saray los presuntos agresores aprovecharon que su marido no se encontraba en la vivienda para atacarlas. "No nos ha dado tiempo de nada. Había cuatro hombres" entre los que se encontraban supuestamente su suegro y su cuñado. 

COMPARTIR: