25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La mujer permanecía desaparecida desde el 13 de marzo, aunque ya hay un detenido, acusado de su asesinato, que está en prisión provisional

Los Mossos investigan si un cadáver encontrado en El Prat de Llobregat es el de la desaparecida Janet Jumillas

Janet Jumillas con el cartel de su desaparición.
Janet Jumillas con el cartel de su desaparición.
Los Mossos encontraron este martes por la tarde en El Prat de Llobregat (Barcelona) un cuerpo que parecer ser el de Janet Jumillas. El cadáver fue encontrado por unos operarios que se disponían a hacer unas obras en la zona, en el solar que durante años ocupó la fábrica de La Seda. La mujer de 39 años y madre de dos hijos desapareció el pasado 13 de marzo en la localidad barcelonesa de Cornellá.

Los Mossos d'Esquadra localizaron a las cuatro y media de la tarde en un descampado de la calle Major de El Prat de Llobregat (Barcelona) el cadáver de una mujer que parece ser el de Janet Jumillas, aunque faltan las pruebas de ADN para confirmar al cien por ciento que el cadáver pertenece a la mujer. El cuerpo estaba en un descampado, dentro de un agujero y tapado con una manta y unos matorrales. Fue hallado por operarios que se disponían a llevar a cabo la limpieza del solar y avisaron inmediatamente a los Mossos, quienes han pedido que se espere hasta la comprobación científica para confirmar si el cuerpo es el de Janet "para ahorrar sufrimientos innecesarios a la familia de la víctima".

El cadáver localizado el martes por la tarde por los Mossos d’Esquadra cerca de una nave abandonada de El Prat de Llobregat correspondería a Janet Jumillas, la vecina de Viladecans desaparecida y cuyo presunto asesino fue arrestado precisamente hace tres semanas en Cornellà, según las primeras pesquisas.

De hecho, los investigadores no tienen ninguna duda de que se trata de la mujer, y a esta última hora del martes, dos policías y un equipo de psicólogos se dirigían al domicilio de la familia ha comunicar el hallazgo a los padres y el único hermano que queda vivo. Este descampado se encontraba dentro de las localizaciones efectuadas del posicionamiento del teléfono móvil del principal acusado. Por precaución fuentes policiales han afirmado que no se confirmará si es el cadáver de Jumillas hasta que no lo dictaminen los análisis forenses.

Un coche de los Mossos en el lugar donde se encontró el cadáver.

Agentes de la Policía Científica y de la Unidad Central de Desaparecidos de la policía catalana trabajaron anoche y hoy por la mañana en el escenario. A las ocho y media de la tarde, los servicios de la funeraria se llevaron el cuerpo hasta el Instituto Anatómico Forense para realizar la autopsia forense. El cuerpo se encontraba en un avanzado estado de descomposición, por lo que su identificación no ha podido ser inmediata y será complicada, aunque llevaba la misma ropa que el día de su desaparición.

Janet Jumillas desapareció el pasado 13 de marzo en Cornellá, cuando se dirigía a la delegación de Hacienda en su vehículo. El 7 de mayo los Mossos detuvieron a dos hombres y uno de ellos, Aitor García, permanece encarcelado desde entonces, acusado del asesinato de la mujer, al encontrarse muestras biológicas en su casa y restos de sangre en unas fregonas de las que se intentó deshacer en la basura antes de ser detenido por los policías.

Al lugar donde se encontró el cadáver de Janet se desplazaron miembros de la Unidad de Desaparecidos y de Policía Científica de los Mossos d´Esquadra que han investigado el caso desde el principio.

Lugar donde se encontró el cadáver de Janet. /Google Maps.

Aitor, de 33 años, fue detenido el 7 de mayo y los Mossos encontraron en su casa de Cornellá de Llobregat restos biológicos que presuntamente pertenecerían a Janet Jumillas y compatibles con una muerte violenta. Sin embargo, el detenido se acogió a su derecho a no declarar tanto en comisaría como ante el juez instructor, que declaró secreto de sumario desde el principio.  En ese momento nadie dudaba ya de que Janet Jumillas había sido asesinada.

Janet se desplazó hasta Cornellá el día de su desaparición para realizar un trámite en una oficina de Hacienda. Había quedado poco después con su sobrino para desayunar, pero no acudió a la cita y se le perdió definitivamente el rastro. Su coche fue hallado días después aparcado junto a una oficina de Hacienda de Cornellá y desde el primer momento la investigación trató este hecho como un suceso criminal, pues la mujer "nunca habría desaparecido voluntariamente", según sus familiares. 

De hecho, este caso lo manejó desde el principio la Unitat Central de Persones Desaparegudes, cuyos investigadores solo de movilizan cuando existen sospechas de una desaparición debida a una acción criminal. La Policía catalana tenía claro que no había ningún motivo para creer que esta madre soltera hubiese abandonado voluntariamente a sus dos hijos.

Así queda policialmente cerrado este caso que ha traido de cabeza a los investigadores catalanes debido a la negativa del principal acusado de declarar donde había depositado el cadáver de la mujer.

COMPARTIR: