16 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Funcionaban las 24 horas del día y estaban ubicados en los distritos de San Blas y Fuencarral y dos en Alcalá de Henares

Desmantelan cuatro narcopisos en diferentes zonas de Madrid con un saldo de doce detenidos

Un trapo rojo en una terraza suele significar que allí se vende droga.
Un trapo rojo en una terraza suele significar que allí se vende droga.
Dos de los domicilios contaban con numerosas medidas de seguridad para impedir la entrada de la Policía. Los accesos tenían dobles puertas acorazadas soldadas con barras de hierro y con aperturas hacia fuera y hacia dentro.

La Policía Nacional ha detenido a un total de doce personas como presuntos autores de delitos contra la salud pública y ha desmantelado cuatro narcopisos repartidos por distintos punto de Madrid capital y la Comunidad. Los pisos surtían de droga a sus clientes durante las 24 horas al día, según ha confirmado la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los doce detenidos usaban diferentes domicilios en la Comunidad de Madrid, dos situados en los distritos de San Blas y Fuencarral y otros dos en la localidad de Alcalá de Henares. En los registros han sido incautados cerca de cinco mil euros euros en efectivo, diferentes drogas de varias procedencias, así como útiles y productos para su elaboración.

La Policía Nacional realiza detenciones durante el registro de un narcopiso.

La investigación se inició el pasado mes de noviembre cuando los agentes supieron de la existencia de varios puntos de venta de droga en la región. Uno de ellos estaba causando "especial incomodidad" entre los vecinos y varios medios de comunicación lo había reflejado. La Policía constató entonces el "gran trasiego" de toxicómanos que entraban y salían de los domicilios a cualquier hora del día, por lo que los agentes arrestaron a las personas que explotaban y regentaban los negocios.

Seguridad máxima

Dos de los domicilios contaban con numerosas medidas de seguridad para impedir la entrada de la Policía. Los accesos tenían dobles puertas acorazadas soldadas con barras de hierro y con aperturas hacia fuera y hacia dentro. Además en el momento de la intervención fue necesaria la colaboración del Grupo Especial de Operaciones (GEO) "dada la peligrosidad de los moradores".

Uno de los locales era una asociación que promovía el consumo de cannabis, contando con numerosos socios, entre ellos menores de edad. Estos, bajo la apariencia de estar realizando una actividad legal, se trasladaban al lugar para la compra y consumo de otras sustancias quedando oculta su verdadera finalidad.

COMPARTIR: