30 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las prisiones españoles son un polvorín por el aislamiento de los presos, prohibición de las visitas y falta de medios de los funcionarios

Vídeo: Un preso amenaza con un "motín coordinado" en los catorce módulos de Alhaurín de la Torre

Imagen de la prisión de Alhaurín de la Torre.
Imagen de la prisión de Alhaurín de la Torre.
Un preso de la cárcel de Alhaurín de la Torre se ha grabado un vídeo con un teléfono móvil amenazando con amotinarse de manera coordinada si no les hacen las pruebas del coronavirus y quejándose de que los funcionarios "vienen de la calle" y "no usan mascarillas". El interno ya ha sido identificado y aislado dentro de la prisión.

"Los médicos no vienen a hacernos las pruebas y ya ha habido varios casos de coronavirus". Esto lo dice un preso del Centro Penitenciario de Alhaurín de la Torre en Málaga en una grabación efectuada con un teléfono móvil y que ha sido difundida por varias redes sociales. El interno ya ha sido identificado y aislado.

El mismo interno en la grabación realizada ilegalmente con un teléfono móvil, prohibido en las cárceles, amenaza con "iniciar un motín de manera coordinada en los 14 módulos si en 48 horas no se arregla, tomaremos medidas drásticas y amotinaremos", también hace una petición, con amenaza incluida, al Gobierno para "que no se olvide de los presos, de nosotros, a no ser que quieran volver a los 90, hacer motines y matar funcionarios.

Las prisiones españolas se han convertido en un polvorín de difícil gestión, después de que se decretase al prohibición de visitas y comunicaciones vis a vis de los presos por el coronavirus.

Las consecuencias del coronavirus están dejando huella en todos los sectores de la sociedad a nivel internacional, incluido el penitenciario. Así se puede comprobar en Italia, donde ya han fallecido seis presos de la cárcel de Módena en medio de una revuelta.  El motín en Módena comenzó contra las restricciones en el régimen de visitas impuestas por el Gobierno italiano para tratar de contener la propagación del coronavirus. 

En España ya ha saltado la alarma entre funcionarios y presos del sistema penitenciario, tras conocerse los primeros positivos por coronavirus entre trabajadores y presos. Tras el caso de la trabajadora técnica de jardín de infancia de penal de Aranjuez, el pasado miércoles se ha conocido el contagio del primer preso en el centro penitenciario de Zaballa, en Álava.

Gran parte de la población reclusa está entre los grupos de riesgo de contagio de coronavirus, pues muchos de los reos presentan patologías. Fuentes sindicales de la asociación Tu Abandono Me Puede Matar contaban a elcierredigital.com que temen que se produzcan revueltas como en Italia y que entre los internos hay cierto nerviosismo.

El riesgo de que en las prisiones cunda el pánico y se produzcan motines es algo con lo que los funcionarios de prisiones conviven, aunque la situación en España es diferente y sería más difícil. Esto es porque, según aseguran fuentes penitenciarias a este periódico, en nuestro país las cárceles están repartidos por módulos, mientras que en Italia no. Por lo tanto, es más complicado que se puedan dar aglomeraciones de reclusos en una misma zona  y lleguen a prosperar las revueltas. Aún así, los presos amenazan como puede verse en este vídeo.

 

COMPARTIR: