16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pasado viernes fallecieron al menos 137 personas y más de 140 resultaron heridas durante el atentado del ISIS en el auditorio municipal moscovita

La ‘maldición’ de los teatros de Putin: De la masacre en el Dubrovka al asalto del Crocus

El Cierre Digital en Montaje del presidente ruso Vladimir Putin y el auditorio de Crocus, asaltado el pasado viernes
Montaje del presidente ruso Vladimir Putin y el auditorio de Crocus, asaltado el pasado viernes
El pasado viernes se produjo un ataque con armas de fuego en una sala de conciertos de la periferia de Moscú, dejando al menos 137 personas muertas y más de 140 heridas. Cinco individuos vestidos con trajes de camuflaje abrieron fuego en el auditorio municipal de Crocus. Tras la detención de 11 involucrados, las autoridades rusas han calificado el asalto de ‘ataque terrorista’, recordando a otro incidente en otro teatro de Moscú que sucedió en 2002 y que se cobró la vida de 129 rehenes.

El pasado viernes se produjo un ataque con armas de fuego en una sala de conciertos de la periferia de Moscú, que dejó al menos 137 personas muertas y más de 140 heridas. Cinco individuos vestidos con trajes de camuflaje abrieron fuego en el auditorio municipal de Crocus, localidad del óblast de Moscú. Se estima que más de 60 personas murieron en el ataque terrorista, y el número de víctimas ha ido aumentando en los días posteriores al ataque hasta más de 130 muertos según las autoridades rusas.

Por su parte, las fuerzas especiales rusas han detenido a once personas relacionadas con el incidente. El grupo autodenominado Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del ataque, aunque esta información aún no ha sido verificada y existen numerosas dudas sobre la autoría intelectual del ataque. 

Al principio barajaron diversas hipótesis, pero finalmente, las autoridades rusas han calificado el incidente de "ataque terrorista" y han pedido la condena internacional. Varios vídeos circulan en redes sociales mostrando los impactantes momentos del ataque, donde se puede ver a hombres armados disparando indiscriminadamente contra la gente. Paradójicamente, la embajada de Estados Unidos en Rusia había advertido previamente sobre posibles planes de ataques en Moscú por parte de grupos extremistas, lo que en un principio ayudó a fortalecer las sospechas sobre la inteligencia americana.

El reciente ataque en el auditorio de Crocus se suma a una buena lista de atentados sufridos en Moscú desde finales de la década de los 90. Antes de producirse el asalto del pasado viernes, el ataque terrorista más grave ocurrido en Moscú en las últimas décadas tuvo lugar en octubre de 2002, cuando un grupo de terroristas chechenos tomó como rehenes a unas 700 personas en el Teatro Dubrovka. Durante la operación de rescate, murieron 129 rehenes y 41 terroristas a causa del gas que las autoridades rusas utilizaron para neutralizar la amenaza. 

Desde 1995 la capital rusa ha sufrido diversos ataques que han dejado un saldo de cientos de muertos y heridos en diferentes lugares, como edificios residenciales, el metro, un mercado y un aeropuerto. Estos actos de violencia han sido atribuidos a grupos terroristas chechenos, ajustes de cuentas entre mafias e integristas islámicos. 

El caso del teatro Dubrovka 

Tras el trágico incidente del pasado viernes son muchos los medios de comunicación que han recordado la crisis de rehenes del teatro Dubrovka de Moscú en octubre de 2002. Este fue un violento incidente en el que un grupo de terroristas chechenos armados tomaron como rehenes a 850 personas en un teatro de la capital rusa. 

Los terroristas exigían la retirada de las fuerzas rusas de Chechenia y el fin de la guerra en esa región. Debido a la arquitectura del teatro, las fuerzas especiales rusas decidieron introducir un gas en el sistema de ventilación para someter a los terroristas y rescatar a los rehenes. Sin embargo, debido a la toxicidad del gas utilizado muchas personas (incluyendo rehenes) perdieron la vida. A pesar de que todos los terroristas fueron eliminados, la operación fue ampliamente criticada por el uso de medidas extremas que causaron la muerte de varias personas. En total, en ese asalto fallecieron 129 rehenes y 41 terroristas.

3384838

Fotografía del asalto al teatro Dubrovka

El asalto cogió por sorpresa a las autoridades rusas, que tuvieron que lidiar con el secuestro de rehenes durante cuatro días. Como se ha mencionado, el objetivo de los terroristas chechenos era hacer un llamamiento al fin de la guerra entre Chechenia y Rusia y obligar a las fuerzas rusas a abandonar la invasión. Sin embargo, la situación terminó de complicarse cuando los captores decidieron ejecutar a dos de los rehenes, lo que provocó una respuesta inmediata de las fuerzas especiales rusas.

El plan diseñado por los Spetsnaz —unidad de fuerzas especiales rusas por excelencia— incluía la utilización de un gas somnífero. Sin embargo, el gas terminó por ser mucho más letal y acabó con todos los captores además de con un buen número de rehenes. A nivel internacional hubo polémica por el uso del gas y por poner en riesgo la vida de los rehenes. Aunque lo cierto es que algunos líderes políticos, como José María Aznar, expresaron su apoyo a Putin tras lo sucedido. Hoy en día este incidente sigue considerándose uno de los peores atentados en toda la historia de Rusia, aún más si se tiene en cuenta las connotaciones políticas del atentado dados los conflictos entre Chechenia y Rusia.

Otros ataques terroristas en Rusia

Los intermitentes conflictos entre Rusia y Chechenia han sido punto de inflexión para la actividad terrorista en el país. Uno de los atentados más trágicos tuvo lugar en septiembre de 1999, cuando una serie de explosiones en varias ciudades provocaron la muerte de 293 personas, dejando a otras 651 heridas. Estas explosiones, junto con la invasión de Daguestán lanzada desde Chechenia, desencadenaron la segunda guerra chechena

Las investigaciones oficiales concluyeron que los ataques fueron organizados por Achemez Gochiyáev y ordenados por líderes terroristas como Ibn Al-Khattab y Abu Omar al-Saif, terroristas saudíes con experiencia en Afganistán que luego fueron asesinados. A pesar de los intentos de llevar a cabo investigaciones parlamentarias y una comisión independiente, el Gobierno ruso no colaboró plenamente, lo que generó críticas y sospechas de encubrimiento. Por si fuera poco, dos miembros de la comisión independiente también murieron en circunstancias sospechosas años después.

Las tensiones entre Chechenia y Rusia no acabaron aquí, pues apenas tres años después de este incidente llegó el asalto al teatro Dubrovka, que tampoco fue un incidente aislado. El 5 de julio de 2003, durante un festival de rock en un aeródromo de Moscú, dos mujeres chechenas se inmolaron dejando 16 muertos y 40 heridos, lo que causó una gran conmoción en el país. 

3322332

Imagen del metro de Moscú tras el atentado de marzo de 2010

Un año más tarde, el 6 de febrero de 2004, una bomba estalló en un vagón del metro de Moscú causando la muerte de cuarenta personas y dejando más de 100 heridos. Por desgracia, este no fue el único atentado que ha sufrido el metro de Moscú.

Apenas unos meses después, el 31 de agosto de 2004, el grupo integrista 'Brigadas de Al Islambuli' llevó a cabo un atentado suicida en otra estación del suburbano, causando la muerte de diez personas y dejando más de 50 heridos.

Los trenes han sido, al igual que lo fueron en España con el 11-M, un objetivo sensible de las brigadas terroristas en Rusia. El 27 de noviembre de 2009, una bomba estalló en el tren de pasajeros "Nevski Express" que cubre la línea entre Moscú y San Petersburgo, dejando un saldo de 27 muertos. El 29 de marzo de 2010, dos nuevos atentados suicidas en el metro de Moscú causaron la muerte de 39 personas y dejaron más de 60 heridos. 

COMPARTIR: