14 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ella asegura que el director del establecimiento le prometió hospedaje y manutención "sin cargo alguna, de forma ilícita"

La mujer que se alojó tres meses en un hotel de Oviedo y no pagó deberá indemnizar al establecimiento con más de seis mil euros

La ciudad de Oviedo
La ciudad de Oviedo
A lo largo de esos tres meses, E.F.M., pareja de la denunciada, también se alojó en el hotel aunque "en escasas ocasiones", sin que se haya podido constatar si éste también fue víctima de engaño o si tenía conocimiento de las circunstancias en que se producía la estancia.

Una mujer cuyas iniciales son M.V.M.S ha sido condenada a una pena de un año y medio de prisión por un delito de estafa, debido al impago de su alojamiento en un hotel de Oviedo durante tres meses. El juez ha pedido también que se investigue al dueño del establecimiento por la comisión de un posible delito de falsedad documental, ya que presentó facturas con la firma de la mujer acusada.

La inquilina deberá indemnizar al hotel con 6.292 euros por el importe no reintegrado por su estancia, según ha decidido el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo.

La Fiscalía había retirado la acusación contra E.F.M., pareja sentimental de M.V.M.S., durante la celebración del juicio que tuvo lugar el pasado 6 de noviembre, al no constar que tuviera conocimiento del engaño de su novia, por lo que ha quedado absuelto, según asegura La Voz de Asturias.

La juez declara probado que la pareja se alojó en el hotel, en régimen de pensión completa desde el 8 de agosto de 2015, tras alegar que su vivienda tenía un problema de humedades y la compañía aseguradora correría con los gastos de su estancia. Con este pretexto, según consta en la sentencia, la mujer disfrutó de alojamiento y manutención "sin cargo alguno, de forma ilícita".

Su pareja estuvo tres veces

En este régimen de pensión completa M.V.M. permaneció en el hotel hasta el 4 de noviembre de 2015, cuando el dueño, F.J.R., decidió llamar a la Policía ante la evidencia de que "había sido engañado". A lo largo de esos tres meses, E.F.M. se alojó "en escasas ocasiones", sin que se haya podido constatar si él también fue víctima de engaño o si tenía conocimiento de las circunstancias en que se producía la estancia.

La factura correspondiente a los meses de agosto a noviembre de 2015 ascendió a 8.026 euros, incluyendo el régimen de pensión completa de ambos, y de los que una vez descontados los gastos correspondientes a E.F.M. la cantidad sería de 5.720 euros.

El dueño del hotel negó "categóricamente" haber alcanzado acuerdo alguno con la acusada, así como que ésta hubiera realizado tareas de prestación de servicios en el establecimiento a cambio del alojamiento, como manifestó M.V.M. La prueba pericial caligráfica concluyó que las firmas estampadas en las facturas, tal y como afirmaba el abogado Fernando de Barutell, que asumía la defensa de M.V.M., eran falsas y no habían sido realizadas por la acusada.

Esa circunstancia ha llevado a la juez a solicitar que se deduzca testimonio de las facturas aportadas con el escrito de la acusación particular que ejercitaba el dueño del hotel, y del informe pericial caligráfico para su remisión al Juzgado Decano de Instrucción por si F.J.R. hubiera podido incurrir en un delito de falsedad documental.

COMPARTIR: