04 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Cierre Digital fue el primer medio que alertó sobre la desaparición de César Román y su vinculación con la nave de Usera donde apareció el cadáver

El Rey del Cachopo declara hoy en el Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid con muchas dudas que resolver sobre el asesinato de su novia Heidi

El Rey del Cachopo tras su detención y traslado
El Rey del Cachopo tras su detención y traslado
César Román Viruete ha pasado la noche en dependencias policiales desde donde será llevado a sede judicial para realizar una primera declaración en la que puede esclarecer muchas de las incógnitas que quedan por resolver sobre la muerte de su novia Heidi Paz

A lo largo de este sábado el Rey del Cachopo prestará declaración ante Rosa María Freire Pérez, titular del juzgado de instrucción número 32 de Madrid, como investigado en el procedimiento abierto por la muerte de Heidi Paz, su pareja desde el mes de abril de 2018.

César Román Viruete fue detenido ayer en Zaragoza tras ser identificado por la dueña del restaurante Gerardo donde trabajaba bajo otra identidad y tras ver su foto en televisión, donde se le ha dado gran cobertura mediática. El Cierre Digital fue el primer medio que alertó sobre la extraña desaparición del Rey del Cachopo, el pasado 11 de octubre. Un día antes nuestro periódico ya avanzaba también en primicia que en esta nave industrial de Usera que César Román tenía alquilada, había aparecido un torso semiquemado de una mujer que finalmente ha sido identificada como Heidi Paz, camarera de su último restaurante abierto en Malasaña y su pareja desde hacía 4 meses.

 

Las personas de su entorno interpretaron que habían huido juntos por las enormes deudas que había contraído con socios, proveedores y trabajadores. Pero tras aparecer el torso calcinado en una de las naves de Román, el 13 agosto, se perdió todo contacto con César Román y se empezó a especular sobre si pudiera ser el cuerpo de Heidi Paz. El trozo de cuerpo estaba cubierto de sosa cáustica dentro de una maleta, una sustancia química que es capaz de disolver cadáveres lo que ha dificultado la identificación definitiva hasta esta semana.

“No pudo hacerlo solo”

Su entorno más cercano pone en duda que César Román pudiera asesinar y trasladar el torso de Heidi Paz. Su escasa corpulencia (ella era más alta que él) y ni siquiera tener carné de conducir hace inexplicable que sin ayuda pudiera llevar el torso a la nave que tenía alquilada en el barrio madrileño en Usera. Su chófer “Giovani”, también se encuentra desaparecido desde hace unas semanas.

También la forma de deshacerse el cadáver parece “muy profesional” por lo que otra posibilidad es que hayan sido asesinos profesionales, ya sea por encargo o como advertencia a César Román por sus deudas.

También existe un vacío desde que César Román huyera y su llegada a Zaragoza. Se especula que pudo viajar a Málaga, donde ya vivió unos años y también dejó una senda de deudas. Lo único cierto es que sí tenía una oferta de trabajo en Londres para comenzar el 1 de agosto y no acudió.

Estas incógnitas pueden empezar a resolverse hoy en sede judicial.

COMPARTIR: