08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Juanito saltó a la fama tras su detención en 2015, cuando solo tenía 13 años de edad, para entonces ya acumulaba un centenar de muertes

La historia de Juanito Pistolas, el sicario más joven del mundo abatido por la policía mexicana con dieciséis años

Imagen de Juanito Pistolas
Imagen de Juanito Pistolas
“Soy delincuente, se me quedó en la mente y así voy a morirme, yo soy zeta hasta la muerte”, así reza una de las canciones dedicadas a este menor que fue abatido a tiros por la policía mexicana esta semana durante un operativo contra la “Tropa del Infierno”. Juanito se había popularizado después de ser detenido y liberado en 2015, cuando solo tenía 13 años. El joven sicario pertenecía a este grupo del Cartel de Noreste (CDN) donde actuaba como asesino a sueldo desde los 13 años.

Juanito Pistolas no tenía apellidos, desde muy jovencito se incrustró en el cártel de Noreste mexicano (CDN) y pronto se convirtió en un temible sicario. En tres años de actividades se le calculan un centenar de muertos.

Su carrera se paró de golpe la semana pasada, durante un enfrentamiento que tuvo lugar en la localidad de Nuevo Ladero entre el Grupo de Operaciones Especiales del Centro de Análisis, Información y Estudios de Tamaulipas (CAIET) y la “Tropa del Infierno”, donde iba Juanito.

La operación se saldó con 11 miembros de la banda muertos, entre ellos, el menor que fue decapitado por la ráfaga de balas de la policía. Poco después de saberse la noticia, la prensa local no tardó en recordar que el primer encuentro del niño con la Justicia había sido en 2015, cuando fue detenido con solo 13 años y luego puesto en libertad por su corta edad.

La historia de Juanito Pistolas fue recogida por el portal local renegadomedia.com que explica como a sus trece años quedó huérfano, luego de que miembros del Cártel del Noreste asesinarán a sus padres. Desde esa edad, el delincuente se habría unido al grupo delincuencial como sicario del grupo “Tropa del Infierno”.

La primera noticia fue unos meses después, cuando en 2015, aún con 13 años, fue detenido por la Policía. En ese momento, Juanito confesó ante las autoridades de Tamaulipas que había asesinado a 100 personas. Sin embargo, debido a su edad fue liberado por las fuerzas de seguridad.

Tan sonado fue el caso, que por internet circulan varias canciones en las que hacen referencia a este personaje y su vida como sicario. Ha sido apodado por algunos como “el comandante chikitin”. Una de las canciones tiene por estribillo "no importa la edad para andar aquí jalando, yo soy un chavalo pero aquí ando laborando. 'Juanito Pistolas', así me han apodado".

Juan Marín, director de la Red de Derechos de la Infancia de México ha asegurado que los grupos criminales del país norteamericano reclutan a niños entre sus filas. Los niños y adolescentes son utilizados como sicarios y secuestradores, ya que los grandes delincuentes los consideran “desechables” ante cualquier ataque de la autoridad o de otras bandas. La mayoría de los niños reclutados se encuentran en situación de desprotección y al entrar en las filas de los grupos criminales se vuelven todavía más vulnerables por su situación de dependencia.

Los sicarios abatidos iban conduciendo una camioneta RAM con placa de Texas (EEUU). Los delincuentes vestían con uniforme militar e intentaron emboscar a un grupo de policías en las inmediaciones del aeropuerto. El enfrentamiento desembocó en el tiroteo que acabó con los atacantes, entre los que se encontraba Juanito, que perdió la cabeza por los disparos de bala calibre 50.

El cartel del Noreste

El peligroso cartel mexicano nació en el año 2014 como una escisión de los Zeta, que quedaron sin liderazgo después de la captura de Omar Treviño Morales, alias Z-42. Controlan el territorio de Tamaulipas, de donde era originario Juanito Pistolas y expanden sus tentáculos a territorios cercanos.

La organización criminal se dedica al narcotráfco, terrorismo, lavado de dinero, extorsión, robo de vehículos, secuestro, trata de personas y controla las actividades locales de prostitución, robo y tráfico de personas.

Miembros del cártel del Noroeste.

El cartel está controlado por Juan Treviño, sobrino de Omar, que asumió la organización contra los deseos de otras facciones que también se separaron formando cárteles más pequeños. Este entramado de disputas ha hecho que el CDN tenga grandes enemigos además de las fuerzas federales mexicanas.

Se sabe de grandes rivalidades con el Cártel de Sinaloa, el de Jalisco Nueva Generación y el del Golfo. Aún no se tienen estimaciones del número de miembros con los que dispone la organización, pero sí se sabe que controlan amplias zonas gracias a la figura de “comandantes” que se encargan de gestionar territorios más pequeños.

COMPARTIR: