17 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Lo peor de todo lo que ocurrió es que era evitable y previsible” asegura Manuel Alonso Ferrezuelo, abogado de la Plataforma de Víctimas

Seis años después del accidente del Alvia en Santiago las víctimas siguen esperando un juicio y que se depuren responsabilidades

Accidente del Alvia de Santiago de Compostela.
Accidente del Alvia de Santiago de Compostela.
Seis años después del mayor accidente ferroviario de la historia de España, las víctimas y sus familiares siguen esperando un juicio para depurar responsabilidades tanto en en Renfe y ADIF como en el plano político. Ochenta muertos y más de cien heridos es el saldo del accidente en Santiago de Compostela sucedido el 24 de julio de 2013. Una auténtica tragedia de la que todavía no se conocen todos sus aspectos y las responsabilidades en lo sucedido.

El 24 de julio de 2013 España se quedó atónita ante el mayor accidente ferroviario de nuestra historia. Era la víspera de la festividad de Santiago y muchas personas viajaban rumbo a la ciudad coruñesa de Compostela que lleva a su nombre unido el del santo cuyos restos reposan en su catedral. El accidente se produjo en la curva de Angrois. El resultado fue terrible: ochenta muertos y más de cien heridos graves. Una tragedia.

Seis años después las víctimas siguen esperando un juicio y que las responsabilidades tanto de Renfe (Red Nacional de Ferrocarriles), ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), así como de cargos políticos sean asumidas. Por su parte la aseguradora de Renfe, QBE insourance, ha adelantado 15 millones de euros de las posibles indemnizaciones que seguramente la Red Nacional de Ferrocarriles tendrá que pagar cuando se dicte sentencia. De esta forma evitará pagar los intereses de demora en su momento. Así, las víctimas pueden recoger su parte correspondiente en la Juzgando de Instrucción número 3 de Santiago de Compostela.

Sin embargo, la Plataforma de Víctimas del Alvia no se conforma con esto y sigue indignada ante la pasividad de la clase política y exigen que se realice una nueva investigación técnica y una nueva comisión política. “La que se realizó no se ajustó a nuestras peticiones. Además, se hizo a puerta cerrada sin que pudiéramos participar activamente. Está claro que ni a PP ni a PSOE le interesa investigar” asegura Manuel Alonso Ferrezuelo, abogado de la Plataforma y que lleva la acusación popular en el caso, a elcierredigital.com.

Ferrezuelo ha presentado un recurso ante la Audiencia Provincial de La Coruña contra el auto de incoación del Juzgado que sólo ha tenido a bien imputar al conductor del Alvia 04155 y al Jefe de Seguridad en la Circulación de ADIF. Desde la Plataforma de Víctima también quieren que se impute al responsable de Seguridad en la Circulación de Renfe.

Manuel Alonso Ferrezuelo, abogado de la Plataforma de Víctimas del Alvia. 

Seis años después las cosas no han cambiado prácticamente a pesar de que “gracias al aviso de la Unión Europea” el Gobierno haya iniciado un acercamiento a las víctimas, aunque este puede perecer mera cosmética mediática. “A pesar de las promesas de Ábalos [Ministro de Fomento] no se ha cumplido lo que pedimos. El cambio más importante ha sido en la abogacía del Estado” asegura Ferrezuelo.

La Plataforma parece tener claro que el único culpable no es el conductor Francisco José Garzón. “Él es responsable de un fallo humano sobre todo por la velocidad a la que conducía, pero hubo una cadena de fallos. Para empezar, hay que resaltar que el Jefe de Maquinistas de Orense envió un correo a sus superiores informando de lo que podía pasar, pero nadie hizo caso. Ahí está la clave. Lo peor de todo lo que ocurrió es que era evitable y previsible”, remata el abogado Manuel Alonso Ferrezuelo.

Cuando están a punto de cumplirse seis años del mayor accidente ferroviario ocurrido en España las víctimas y sus familias aún esperar una sentencia judicial que dicte culpables y señale indemnizaciones, una nueva investigación técnica y que se asuman responsabilidades políticas en un accidente que le costó la vida a ochenta personas.

COMPARTIR: