10 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El mando de la Guardia Civil intentaba negociar con el hombre que mató a un vecino en la localidad de Sotovenia de Pisuerga el pasado 1 de julio

Muere el teniente coronel Casado tras el disparo de 'El Chiqui' en la operación del atrincherado en Valladolid

Pedro Alfonso Casado.
Pedro Alfonso Casado. / Teniente coronel fallecido en Valladolid.
El teniente coronel de la Guardia Civil Pedro Alfonso Casado ha fallecido a consecuencia el disparo que recibió durante una misión en Sotovenia de Pisuerga, Valladolid. El miembro de la Unidad Especial de Intervención fue trasladado al hospital, donde se mantuvo en estado grave debido a las lesiones “irreversibles” ocasionadas por el disparo que le provocó, presuntamente, ‘El Chiqui’, quien también acabó con la vida de un vecino de 45 años antes de atrincherarse en una vivienda.

Pedro Alfonso Casado llevaba desde 2016 al mando de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil. Tras seis años como teniente coronel, su última misión acabó con su vida. Esta tuvo lugar en Sotovenia de Pisuerga, Valladolid, donde el teniente coronel fue disparado en la cabeza por un hombre que mató a un vecino y se atrincheró en una vivienda de la localidad. Cinco días después del incidente, el guardia civil ha fallecido.

Conocido como Perico, Pedro Alfonso Casado fue trasladado al hospital Clínico de Valladolid inmediatamente después del suceso para ser operado de urgencia, pero su estado permaneció grave. El disparo que recibió atravesó el casco hasta ocasionarle lesiones “irreversibles”, según confirmaron los médicos. Uno de sus compañeros admitió al diario ABC que se le mantuvo “estable para donar todos sus órganos”.

Pedro Alfonso Casado, el teniente coronel fallecido

Originario de Vitoria pero con familia en León, el teniente coronel de 50 años llevaba la profesión en la sangre, ya que su padre también fue Guardia Civil. Para poder dedicarse a esta misma profesión, estudió hasta 1998 en la Academia de Zaragoza y tuvo como uno de sus primeros destinos los Grupos de Acción Rápida (GAR).

Pedro Alfonso Casado, teniente coronel fallecido.

Pedro Alfonso Casado no tardó en trasladarse a la UEI, donde ha pasado más de dos décadas hasta su muerte en Sotovenia de Pisuerga. Allí, se dedicó a las misiones más complicadas, tales como asaltos a barcos repletos de droga y detenciones a mafiosos.

Sus compañeros más cercanos lo describían como un “gran compañero, y como jefe siempre daba ejemplo. Hacía antes que nadie lo que quiere que hagan otros”.

Palabras ante la muerte del teniente coronel Casado

Son numerosas las personas que han sentido la muerte del teniente coronel Casado. Desde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha querido enviar un “sentido abrazo a la familia y compañeros de Pedro Alfoso, Perico” y elogiar el “servicio, entrega y coraje de nuestras FCSE” —con un mensaje en su Twitter—, hasta sus compañeros de profesión.

“Nuestro más sentido pésame para la familia, compañeros y amigos de Pedro, teniente coronel Jefe de la Unidad Especial de Intervención de la @guardiacivil, que ha fallecido tras recibir un disparo el pasado día 1 durante el servicio”, expresaba la Guardia Civil a través, también, de su cuenta de Twitter.

Por su parte, Isaac Palomares, del programa radiofónico Cruce de Caminos, expresaba que “el día de la muerte de Perico todos los que queremos a la Benemérita lloramos como uno, lloramos como las familias de todos y cada uno de los fallecidos de la Guardia Civil a lo largo de la Historia de este sacrosanto cuerpo. Un abrazo a la familia del teniente coronel Casado y un abrazo a todos vosotros, los ángeles de verde en la tierra, los Guardias Civiles de España”.

El doble crimen de Valladolid

Dos crímenes acecharon a la localidad de Santovenia de Pisuerga (Valladolid) la semana pasada en menos de 24 horas. El primero, un adolescente de 16 años que presuntamente mató a su madre con un cuchillo de cocina. El segundo mantuvo el viernes en vilo al municipio. Un hombre mató a un vecino de unos 45 años, posteriormente se atrincheró en una vivienda con rehenes y disparó al ya mencionado teniente coronel causándole la muerte. Unas horas después, se entregó a las autoridades.

El suceso tuvo lugar alrededor de las dos menos cuarto de la madrugada, cuando los servicios de emergencia recibieron una llamada que alertaba que un hombre estaba herido en plena calle. El presunto autor del crimen, según indicaban diversos medios, podría haber mantenido una relación de amistad con el fallecido, pero unas horas antes del suceso, tuvieron una pelea que hizo que la víctima acudiera al hospital, según informaba El Norte de Castilla.

Al volver a su casa, el fallecido se encontró a con su amigo, armado con un rifle con munición de 22 mm con el que le provocó la muerte. La viuda de la víctima completaba el relato de lo sucedido afirmando que, después de disparar a su marido, estaba dispuesto a hacer lo mismo con uno de sus hijos, pero “se le encasquilló el arma”.

El Guardia Civil herido y su posterior muerte

Después de lo sucedido, el sospechoso se atrincheró en una vivienda de la calle Alfredo Martín. Las autoridades acordonaron la zona y recomendaron los vecinos de la zona se abstuvieran de “aproximarse a las proximidades de la calle Alfredo Martín”.

Calle donde tuvo lugar el doble asesinato.

Unas horas después, en torno a las dos de la tarde, un familiar consiguió mediar con el sospechoso para que se entregase. Los rehenes que estaban con él también fueron liberados. No presentaban heridas, según confirmó El País. Uno de ellos era presuntamente el novio de su hija.

El sospechoso, además, habría disparado (con la misma arma usada en el asesinato) en la cabeza a un Guardia Civil que intentó negociar con el hombre. A pesar de llevar casco, fue trasladado al hospital en estado grave.

El Guardia Civil herido era el teniente coronel Pedro Alfonso Casado, jefe de la Unidad Especial de Intervención. La Subdelegación del Gobierno apuntaba, además, que su estado “pinta mal”. Se mantuvo en estado grave cinco días hasta su muerte este martes.

Los dos crímenes no están relacionados

Según declaró Óscar Puente, alcalde de Valladolid, el caso previamente mencionado del joven que asesinó a su madre y el del que ha provocado una muerte y un disparo grave a un Guardia Civil no cree “guarden relación entre sí”. Además, quiso expresar que Valladolid “es una provincia y una ciudad muy tranquila”.

Por su parte, el edil de Santovenia de Pisuerga declaró que este último suceso tenía como origen “una riña entre familias” del pueblo que, como se ha indicado previamente, se inició con la discusión previa que llevó al fallecido a ser atendido en el hospital.

Según indicaban medios locales, el principal sospechoso correspondería al nombre de ‘El Chiqui’.

COMPARTIR: