07 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El acusado de estafa, de nacionalidad rumana, huyó sin pagar los 2.500 euros que debía en un restaurante en Villarrobledo

Los "simpas" en las bodas: Comienza el juicio contra el rumano que se fue sin pagar su ágape en Albacete

Una tarta de boda clásica.
Una tarta de boda clásica.
Este jueves tendrá lugar en el Juzgado de lo Penal número 1 de Albacete un juicio por estafa contra un hombre que se fue sin pagar del convite de su boda. Fue en 2018 en un restaurante de la localidad albaceteña de Villarobledo donde el acusado hizo un "simpa" por valor de 2.500 euros tras celebrar su boda.

Este jueves se celebra un juicio en el Juzgado de lo Penal número 1 de Albacete contra un ciudadano de nacionalidad rumana acusado de estafa, un delito castigado con una pena entre 1 año y 3 meses de prisión y a una indemnización de 2.500 euros, según informó El Digital de Albacete.

El escrito de acusación de la Fiscalía detalla en sus conclusiones provisionales que el acusado, de nacionalidad rumana, en "día no determinado y aparentando solvencia económica", contrató la celebración de su boda en un bar restaurante en la localidad albaceteña de Villarrobledo, por un precio de 2.500 euros. El banquete se celebró, prestándose los servicios según lo convenido, el sábado 29 de abril de 2017.

El acusado, concluye el escrito de acusación de la Fiscalía, “no abonó cantidad alguna del precio estipulado”, por lo que la boda fue celebrada, el banquete servido pero el restaurante no recibió un euro. Los asistentes fueron abandonando el lugar discretamente, con excepción de los últimos que lo hicieron a la carrera perseguidos por los camareros y el dueño del lugar

No es la primera vez que pasa. En mayo de 2018 se celebró una boda en un hotel de Viveiro, en Lugo. Todo transcurría con normalidad hasta que el propietario se dio cuenta de que los gitanos rumanos que habían contratado la boda no iban a pagarle los 8.000 euros prometidos por los 200 cubiertos.

Restaurante de León que fue víctima de la banda del simpa.

La boda fue la clásica ceremonia de una boda gitana rumana. La novia lucía un vestido con cristales Swarovski. Hubo un equipo de cámaras y de vídeo que grabó todo con el fin de inmortalizar la jornada y hasta el convite estuvo amenizado con uno de los más famosos cantantes del género musical balcánico conocido como manele, una exótica mezcla derivada de las canciones de amor turcas que mezcla música tradicional rumana, música balcánica, rap...

El festejo comenzó a las seis de la tarde y se alargó hasta bien entrada la madrugada. Hubo baile, refrescos, vino y buen whisky. Todo parecía acabar en buenas lides cuando el hermano del novio convenció al dueño del establecimiento de que volvería al día siguiente a pagar los 8.266 euros de la factura.

Los meses previos a la celebración, el hermano del novio fue pagando porciones de la boda: 500 euros en marzo, 700 en abril y 300 al empezar este mes. Con ese dinero contrató el alquiler del salón y el servicio, pero jamás abonó cantidad extra alguna. Finalmente, los dueños del local pusieron la denuncia en la comisaría de Viveiro.

El método empleado recordaba las depuradas ténicas de la conocida como "La banda del simpa", una familia de etnia rumana en León que se hizo famosa en 2017, cuando encargaban bautizos, bodas y comuniones, en la que se hartaban de comer y de beber y en la que tenían costumbre de abandonar el local bien entrada la madrugada haciendo la conga. Agarrados los unos a los otros, en fila india, lograban escabullirse y marcharse sin pagar.

 

COMPARTIR: