16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 94,4 por ciento de los muertos son hombres y el 65,7 por ciento está en una franja de edad entre 25 y 54 años

El 43% de los conductores fallecidos en 2018 en las carreteras españolas había consumido alcohol o drogas

Los controles de alcohol y drogas son habituales en España.
Los controles de alcohol y drogas son habituales en España.
El 43 por ciento de los conductores fallecidos durante 2018, y sometidos a autopsia, habían consumido alcohol, drogas de abuso y/o psicofármacos, según ha informado este miércoles el director del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), Antonio Alonso.

Estos datos están recogidos en la memoria anual de este organismo, que incluye los resultados obtenidos sobre 751 fallecidos en la carretera el año pasado: 535 conductores, 143 peatones y 73 acompañantes.

Tal y como apunta el INTCF, no todos los accidentes de tráfico son analizados en el instituto. Los incluidos en este documento proceden de casos estudiados a petición de órganos judiciales. Sin embargo, suponen "una muestra suficientemente amplia y representativa" para reflejar la realidad nacional.

Un control de drogas.

Alonso ha explicado que de los 535 conductores, 232 dieron positivo en alguna de estas sustancias y, de ellos, el 94,4 por ciento son hombres y el 65,7 por ciento está en una franja de edad que abarca entre los 25 y los 54 años. Este sería el perfil mayoritario de estas víctimas. En cuanto al vehículo, el 56,1 por ciento viajaba en turismo y el 31,4 por ciento en motocicleta.

Sobre las sustancias registradas en los resultados toxicológicos, la memoria revela que el alcohol ha sido la más detectada en los conductores fallecidos. En concreto, dos de cada tres casos analizados. Mientras, las drogas suponen el 44 por ciento de los positivos y el 25 por ciento psicofármacos.

El cannabis sigue siendo la droga más consumida (59,8 por ciento), seguida de la cocaína, (51 por ciento), mientras que la combinación alcohol-cocaína se ha registrado en un 39 por ciento de los casos y la de alcohol-cannabis en el 28,3 por ciento.

COMPARTIR: