22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Beatriz, la madre de las pequeña Anna y Olivia, envía un mensaje a la ciudadanía para que recen por sus hijas

Desaparición niñas Tenerife: La UCO revisa las cámaras para dar con los últimos pasos del padre y amplía la orden internacional

La sociedad española se ha volcado con la familia de las menores desaparecidas, Anna de un año y Olivia de seis, junto a su padre, Tomás Gimeno de 37 años, mientras la madre de las niñas envía un mensaje a la ciudadanía para que recen por sus hijas. La Benemérita intensifica los esfuerzos dirigidos a localizar su paradero mediante el acceso a las grabaciones de videocámaras situadas en varios puntos de Tenerife que podrían arrojar datos clave sobre la ruta que siguió el padre.

El despliegue de los equipos de la Guardia Civil que investigan el caso de las menores Anna, de un año y Olivia, de seis, junto a su padre, Tomás Gimeno de 37, desaparecidos el pasado 27 de abril en Tenerife, es absoluto en cuanto a capital humano y recursos técnicos. Los guardias civiles encargados de localizar su paradero "están totalmente entregados a esta misión por tierra, mar y aire desde la punta de Anaga hasta el suroeste de Tenerife". Este grupo de rescate realiza un despliegue sin interrupción día tras día y tienen un compromiso profesional incuestionable, según ha sabido ElCierreDigital.com.

La Comandancia de la Benemérita en Tenerife ha incorporado a esta búsqueda sin descanso a efectivos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que se han trasladado durante el fin de semana procedentes de Madrid. El objetivo de este operativo, junto al resto del equipo de guardias civiles que integran la búsqueda, es "reconstruir los hechos de la desaparición paso por paso, delimitar con claridad la ruta que pudo seguir el padre de las menores, Tomás Gimeno, qué vehículos y recursos usó para desplazarse, si contaba con ayuda, el paradero actual de las niñas, así como las intenciones de Gimeno con sus hijas", tal como adelanta ElCierreDigital.com.

La Guardia Civil ha ampliado la alerta internacional con las fotos de las niñas que ya están bajo el Código Rojo de Interpol. Así mismo, también han intensificado el cribado de los movimientos de las cuentas corrientes de Tomás Gimeno, como las diferentes líneas telefónicas que utilizaba, alguna de ella todavía en movimiento. Este lunes se ha producido también el registro de la casa de los padres de Tomás Gimeno situada en Santa Cruz de Tenerife. 

Los efectivos de la Guardia Civil que conforman el operativo de búsqueda son todos los equipos de Policía Judicial de Tenerife, Servicio Marítimo, Servicio Aéreo, Servicio de Montaña, SEPRONA, Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y Guías caninos, todos ellos en coordinación con la UCOque podrán acceder a las grabaciones de videocámaras en puntos específicos de Tenerife para revisar las grabaciones, en aras de reconstruir los hechos de la desaparición, escenarios, rutas y detalles concretos que arrojen luz en este caso, como avanza este medio digital.

Tomás Gimeno.

La competencia institucional recae sobre la Guardia Civil, que se hace cargo de este caso al ser el competente tras la localización a la deriva de la embarcación de recreo abandonada que es propiedad del padre de las niñas desaparecidas, Tomás Gimeno, en aguas del Puertito de Güímar, perteneciente al municipio de Güímar de Tenerife, demarcación local tutelada por la Benemérita, así como la competencia costera en el Puerto Deportivo Marina Tenerife en Santa Cruz de Tenerife, lugar desde donde  zarpó  el padre de las menores el pasado 27 de abril a las 00.30 de la noche, según recogieron las cámaras de seguridad de estas instalaciones marítimas.

Hipótesis sobre la embarcación

El barco de recreo a motor, aproximadamente de 6 ó 7 metros de eslora, fue localizado el miércoles 28 de abril, en situación de abandono, vacío, sin tripulación ni ocupantes, a la deriva, a una distancia de dos kilómetros de las costas del Puertito de Güímar, a unos ocho kilómetros de distancia desde el punto de partida de la Marina de Santa Cruz de Tenerife. En esta embarcación, tras ser remolcada a tierra, la Guardia Civil encontró restos de sangre pendientes del resultado de unos análisis en Madrid.

Expertos en Marina Civil consultados por ElCierreDigital.com, aseguran "la dificultad que podría haber tenido Tomás Gimeno para realizar solo, sin ningún tipo de ayuda, el presunto traslado de sus hijas menores, Anna y Olivia, desde su propia embarcación a otro barco, para culminar el transporte por mar a otro lugar costero, o incluso iniciar una travesía mayor hacia otro puerto extranjero", "resulta prácticamente imposible realizar solo un trasvase de personas entre embarcaciones", sostienen.

"Para abarloarse, término marítimo que designa el acercamiento de embarcaciones para intercambiar pasajeros, se necesita al menos otra persona, es muy complicado que, presuntamente, Tomás Gimeno llegara a otro barco, se pusiera de costado para cambiar de embarcación, aunque incluso pudiera fondear con el barco, es muy complicada esta operación", matizan expertos marítimos, que añaden "lo más lógico, presuntamente, sería que el padre de las niñas, hubiese utilizado una lancha o ‘dingui’, para acercarse a algún sitio de costa, descargar allí, y después, empujar su propio barco mar adentro, esperar una marea hacia afuera del océano que, finalmente, trasladara su embarcación a la deriva, tal como fue localizada".

Algunas embarcaciones van acompañadas de pequeñas lanchas a motor o de las barcas denominadas ‘dingui’, que en algunas ocasiones "son fabricadas a mano con bidones o tablones de madera con remos, para acercarse a las costas,  y sobre las que no se piden requisitos de seguridad, por lo que resulta muy difícil realizar un seguimiento de los dingui para localizar personas, al no tener registro de estas pequeñas barcas", según aclaran expertos marítimos a este digital.

La UCO está investigando en la embarcación usada por el padre.

Estos profesionales marítimos, bajo su experiencia, apuntan al posible uso de otros transportes, además de la citada embarcación, en la ruta seguida por el padre de las niñas, al conocerse la posición económica acomodada de Tomás Gimeno, que ha trascendido a raíz de esta investigación, y la presunta retirada de alrededor de 70.000 euros de una cuenta antes de su desaparición en Tenerife.

En este sentido, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güímar ha remitido diversos requerimientos a entidades bancarias para esclarecer los movimientos económicos de Gimeno previos a su desaparición, así como se han practicado múltiples registros en propiedades privadas bajo la titularidad del padre de las niñas y de otros familiares. Igualmente se han rastreado alojamientos hoteleros en Tenerife siguiendo la pista de los desaparecidos.

Por otra parte, se van apostillando algunas certezas, la Guardia Civil también encontró una silla infantil de retención de vehículos flotando en el área cercana donde apareció la embarcación de Gimeno a la deriva, objeto que la familia de las niñas desaparecidas reconoció como suya.

La madre de las niñas pide luz

La madre de las niñas desaparecidas desde el 27 de abril, Beatriz Z.Z., ha enviado una misiva de esperanza a la sociedad, con el convencimiento de que sus pequeñas, Anna y Olivia, se encuentran en perfecto estado.

Mi mensaje es que manden mucha luz y amor a las niñas, que estoy segura de que están bien. Que no miren las noticias alimentando la mala energía, que todo el mundo piense que las niñas son una bonita luz que están protegidas y que en cuanto menos lo esperemos estarán jugando y corriendo felices”, recoge el texto publicado por la cadena COPE Canarias, a su vez, recogido por Europa Press.

La madre en su petición desea que "todo el mundo tenga una emoción fuerte de que aparezcan y que den las gracias por adelantado, sintiendo de corazón que ya están con su madre".

Por su parte, el Juzgado de Primera Instancia de Instrucción número 3 de Güímar abrió diligencias previas por la presunta comisión de un delito de secuestro, según informan fuentes judiciales. Este caso es considerado como una desaparición de 'alto riesgo' desde que se tuvo conocimiento de los hechos. Además, este juzgado ha emitido una orden internacional de búsqueda que recae sobre Tomás Gimeno, la ex pareja y padre de las hijas de Beatriz Z.Z.

Según se ha ido desvelando, Beatriz interpuso una denuncia ante la Guardia Civil al no poder recuperar a sus hijas la noche del 27 de abril tal como había acordado con su ex pareja, Tomás Gimeno, quien se había encargado de las menores en las horas previas a la desaparición. Igualmente, la madre de las menores había comunicado en diciembre de 2020 ante la Guardia Civil algunas amenazas verbales de Gimeno y aunque no quiso interponer denuncia en ese momento, los agentes activaron el protocolo de violencia de género.

En marzo de 2021, Beatriz aseguró que no se habían vuelto a repetir estas amenazas. Sin embargo, en este episodio de desaparición, Tomás Gimeno dejó diversos mensajes de despedida por WhatsApp a su padre y amistades, además de una llamada telefónica a la madre de las menores para advertirla de que "nunca más volvería a ver ni a sus hijas ni a él".

En la noche de la desaparición, las videocámaras del Puerto Deportivo Marina de Tenerife, interceptaron la imagen de este hombre en el pantalán de su embarcación descargando enseres y maletas sobre las 21.30 horas, entrando y saliendo de estas instalaciones hasta en tres ocasiones antes de salir con su barco recreativo del muelle horas después, a las 00.30, la última vez que fue visto.

COMPARTIR: