20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La pareja acusada del la muerte de este empresario vasco está en la prisión de Zuera y acumula otros dos casos similares cuyas víctimas sobrevieron

Buscan al cuarto integrante de la banda que asesinó a un hombre en Zaragoza víctima de una cita sexual trampa

La pareja acusada del crimen ha sido enviada a la cárcel de Zuera.
La pareja acusada del crimen ha sido enviada a la cárcel de Zuera.
Candy A. L. y Mohamed A. D., dos de los miembros de la peligrosa banda que asaltaba hombres a los que engañaba a través de la red de contactos Badoo y que llegó a matar a un vecino del municipio vasco de Getxo, permanecen en el centro penitenciario de Zuera. La jueza de guardia les ha imputado 11 delitos entre los que destaca asesinato, robo con violencia, detención ilegal y extorsión.

La titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Zaragoza, Natividad Rapún,  en funciones de guardia durante este sábado, decretó pisión para la pareja acusada del asesinato de un empresario vasco. La magistrada   ha imputado a la pareja formada por la venozalana y el marroquí la comisión de 11 delitos entre los que destacan asesinato, robo con violencia, blanqueo de capitales, detención ilegal y extorsión.

La decisión fue tomada después de que ambos se negaran a declarar, siguiendo las recomendaciones del abogado de la defensa, Alejandro Sarasa, por entender que el secreto de sumario les impedía conocer qué hechos hay en su contra para poder responder de los mismos. No obstante, el fiscal presente incidió en las «contundentes» pruebas en contra de las dos personas de origen venezolano y marroquí que justificaban la necesaria privación de libertad.

La Guardia Civil intenta ahora de manera urgente localizar a otro hombre que habría formado parte de esta peligrosa organización. El cuarto miembro. Los investigadores descubrieron que otro individuo, interno en la cárcel de Castellón desde el pasado mes de agosto, formaba también parte del grupo criminal, pero   solo habría podido actuar en el robo violento y extorsión que sufrió un rumano vecino de La Almunia de Doña Godina el 26 de julio.

En ese ataque, dos hombres le sacaron del coche, le tiraron al suelo y le ataron con unas bridas las muñecas y las piernas. Como él gritaba, le pusieron una cinta americana en la cara y el cuello y le amenazaron con un cuchillo. Le dieron varias descargas eléctricas, le metieron en el coche y lo abandonaron las afueras de esta localidad. Candy A. L. fue, como siempre, quien se citó con él a través de la red social Badoo, donde se hacía llamar Daniela Mendoza.

Era una de las víctimas, la segunda, un empresario de Tudela, también sobrevivió. El objetivo de la pareja era siempre robarles el coche y extraer el máximo dinero posible de sus cuentas, por lo que no dudaban en golpearles con violencia para conseguir la clave de sus tarjetas bancarias. Por las declaraciones de las dos primeras víctimas, a las que abandonaron malheridas y maniatadas en medio del campo, los investigadores creen que los detenidos contaron con dos cómplices. El primero sería un hombre de nacionalidad española que está en la prisión de Castellón. Pero se busca al cuarto, alquien que el marroquí y la venezolana buscaron  y que supuestamente participó tanto en el segundo asalto como en el asesinato de la víctima vasca.

COMPARTIR: