25 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Fiscalía de Madrid solicita catorce años de prisión para el padre por intento de asesinato

Intentó matar a su hijo porque no quería trabajar y pretendía seguir adelante con sus estudios

La Audiencia Provincial de Madrid.
La Audiencia Provincial de Madrid.
El acusado, nacido en Guinea Bissau pero que lleva residiendo en España casi veinte años, se dirigió sobre las 12.30 horas del 7 de noviembre de 2016 al domicilio familiar que tenía en Madrid e intentó matarle ante la negativa de éste a ponerse a trabajar y abandonar los estudios.

La Fiscalía de Madrid solicita catorce años de prisión para un acusado de intentar asesinar a su hijo ante su negativa a abandonar sus estudios y dedicarse a trabajar. Así consta en el escrito de acusación, en el que se imputa a Saliu Balde un delito de tentativa de asesinato con el agravante de parentesco. El juicio ha tenido lugar este lunes, 8 de abril, en la Audiencia Provincial de Madrid. Asimismo, pide que se prohíba al acusado comunicarse o acercarse a su vástago a menos de 500 metros de su domicilio o lugar de trabajo durante quince años.

El acusado, nacido en Guinea Bissau pero que lleva residiendo en España casi veinte años, se dirigió sobre las 12.30 horas del 7 de noviembre de 2016 al domicilio familiar que tenía en Madrid. Una vez allí fue a la habitación donde dormía su hijo, que por aquel entonces contaba 18 años de edad, y con el que mantenía "desavenencias" de tipo doméstico "ante la negativa de éste a no dejar los estudios y dedicarse en exclusiva a la vida laboral como le exigía el progenitor".

Ya en el interior del dormitorio, le clavó un cuchillo en el abdomen a su hijo "sin que éste pudiese realizar acto defensivo alguno al hallarse tumbado en la cama y en situación de somnolencia". El joven se despertó a consecuencia de la agresión y logró acercarse a la puerta del dormitorio que su padre había cerrado con llave.

Finalmente el joven cayó al suelo "al abandonarle la fuerza física" y fue su propio padre quien llamó a las fuerzas del orden para comunicarles lo que allí había sucedido. La intervención de los servicios de sanidad evitaron el fallecimiento del joven.

COMPARTIR: