30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los cuatro detenidos permanecen en prisión mientras los abogados de la familia piden para ellos "entre tres y cinco años de condena"

La madre del discapacitado brutalmente agredido en Jerez: "Andrés tiene miedo a salir"

Andrés, de 19 años, sufrió una paliza en plena calle por parte de cuatro hombres mayores de edad, presuntos autores del suceso, que dejaron al joven hospitalizado con serios problemas de visión, un drenaje en el ojo y graves problemas psicológicos por lo ocurrido. Los agresores se hallan bajo arresto por orden judicial gracias a la Policía Nacional. La familia se encuentra devastada; su madre, consternada por lo ocurrido, pide " justicia ante este tipo de agresiones".

El pasado lunes 31 de enero, en Jerez de la Frontera, Andrés Jesús Reganzón, con discapacidad intelectual, sufrió una brutal paliza por parte de cuatro hombres, presuntos autores de un delito de odio deliberado: le asaltaron en la calle y le dejaron inconsciente, con graves heridas físicas y un irreparable daño emocional para él y su familia.

El joven, tras la agresión, tuvo que ser trasladado al Hospital de Jerez para recibir atención médica de urgencia, donde actualmente se encuentra ingresado, con un drenaje en el ojo, con una fuerte infección, apenas sin visión y toda la corona de la mandíbula lesionada. 

El suceso ocurrió cuando Andrés salió de casa para ir a ver su hermana y pasar el rato con sus primos, como hacía todas las tardes. Pero el joven ni llegó a casa de su hermana ni volvió a su casa. 

Era mediodía y Andrés iba tranquilamente escuchando música con sus cascos, cantando por la calle, cuando se vio acorralado por los agresores. Le amenazaron, gritándole que se callase porque “iba a despertar a su hija”. A continuación, los cuatro individuos le pegaron una brutal paliza y le amenazaron con un cuchillo, dejándole graves secuelas físicas y psicológicas. Al no llegar a casa, su familia, preocupada, telefoneó al joven, que tardó en contestar hasta que finalmente, respondió a su hermana: “Me han pegado una paliza”.

Justicia para la víctima

Según explica Raquel, la madre de la víctima, para elcierredigital.com “Andrés era un niño muy cariñoso con todo el mundo, simpático y bueno, no se merecía lo que le han hecho. Queremos justicia y visibilidad ante este tipo de agresiones".

Cuenta, muy afectada por el suceso: "Sé que es un proceso muy largo pero sólo espero que estos sinvergüenzas acaben en prisión. Lo que le han hecho a mi hijo es un crimen que merece ese castigo. Mi niño ha perdido parte de la visión del ojo, y padece ataques de pánico, tiene miedo a salir. Está bajo tratamiento psiquiátrico por la agresión, lo que le han hecho no tiene nombre.”

Los agresores amenazaron a Andrés para que no revelase sus identidades. Y le obligaron a que mintiera diciendo que “habían sido un par de moros de Madre de Dios”, un barrio de la localidad de Jerez. Sin embargo, los agresores son españoles, cuatro hombres adultos que ya han sido arrestados por la Policía Nacional bajo cargos judiciales. 

El joven Andrés no está recuperado y se teme por su ojo.

Los abogados que llevan el caso, Juan Junquera Medina y Pablo Coveña Nuñez, aclaran a elcierredigital.com que los agresores "se encuentran actualmente bajo prisión provisional sin fianza, según el decreto ordenado por el juez de guardia. Este jueves, 23 de enero, el caso se volverá a valorar ante el juez instructor, quien llevará la causa completa. Se volverá a repetir la misma vista que ya se hizo en su día, pero ahora bajo el juez instructor, que presentará todo el caso hasta que se ponga una fecha de juicio. La condena que esperamos es de tres a cinco años de prisión para los agresores, esto sin perjuicio de que ocurra cualquier contratiempo en la evolución de las lesiones de Andrés. El joven todavía no está recuperado, no sabemos cómo quedará finalmente el ojo."

El caso de Andrés, no es un caso aislado. Miles de jóvenes con discapacidad intelectual sufren acoso deliberado por su condición, siendo objeto de burla en diferentes espacios en su día a día. La Policía sigue investigando los hechos.

COMPARTIR: