09 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los funcionarios de Alcalá Meco aplacaron un incendio dos días después del que se produjo en la prisión de Mendizábal en la ciudad autónoma de Ceuta

Las prisiones españolas están que arden: Se han producido dos incendios en la última semana

Enfermeria quemada
Enfermeria quemada
Un incendio puso en alerta a la prisión de Alcalá Meco, después de minutos de tensión, un equipo de funcionarios logró apagar las llamas en la enfermería de la institución. Se trata del segundo incendio esta semana, después de otro en Ceuta. Los sindicatos descartan que sean fallos en los protocolos, pero piden atención para casos de personas con problemas psicológicos.

En la madrugada del martes se registró un pequeño incendio en la prisión de Alcalá Meco en la Comunidad de Madrid. Según denunció el sindicato ACAIP, un reo que responde a las iniciales A.P.B., de 23 años de edad, ha iniciado un pequeño incendio en una de las brigadas de la enfermería del centro.

El sindicato también alertó que: “debido a que dicha brigada es compartida con más internos aquejados de dolencias, tanto físicas como psiquiátricas, la situación pudo devenir en crítica, si no llega a ser por la profesionalidad y el buen hacer de los funcionarios que se encontraban prestando servicio nocturno”.

El personal interno respondió rápidamente a la situación con lo que logró contener las llamas y el incidente no pasó a mayores. ACAIP destaca que fue la “pronta intervención”, lo que “supuso la salvaguarda de la vida e integridad de los internos”.

Fuentes cercanas a los equipos penitenciarios aclaran que los propios internos han agradecido y reconocida la labor del personal de la institución penitenciaria, que les evacuó de la enfermería de forma inmediata. En un comunicado ACAIP recuerda que “la enfermería de Madrid II alberga internos con patologías tanto psiquiátricas como físicas, sin que existan los medios materiales ni personales necesarios, en muchas ocasiones, para tratar los casos más graves”.

De cualquier forma, una fuente del sindicato consultada por elcierredigital.com asegura que, en este caso, como el de otro micro incendio en una prisión de Ceuta han sido puramente por “enajenación” del interno, es decir, que el reo perdió el control de si mismo de forma momentánea.

Imagenes del módulo quemado.

Por tanto, los sindicatos descartan que se trate de un problema de los protocolos de seguridad, y sostienen que se trata de “hechos aislados” y “casuales”. No obstante, si piden algunas medidas, ya que es la segunda vez que dicho interno provoca un incidente regimental de esta gravedad.

ACAIP desde hace varios meses ha denunciado que el centro no reúne las características demandadas por la legislación penitenciaria y sanitaria para tratar con la seguridad y atención requerida a este tipo de internos.

“Si a ello sumamos la alarmante carencia de personal, llegando el déficit de funcionarios a la cifra de 70 efectivos, según la vigente RPT y la elevada edad media de la plantilla, así como el incesante goteo de jubilaciones, la situación deviene en insostenible”, explica el sindicato en un comunicado.X

Segundo incendio esta semana

Según informa el mismo sindicato, otro mini incendio se produjo en la prisión de Mendizábal en la ciudad autónoma de Ceuta. En esta ocasión, un reo quemó un colchón dentro de la celda donde se encontraba. Explicó personal de la institución, se trata de un interno que ya protagonizó otro altercado el pasado sábado.

Según relata el El Faro de Ceuta “en esta ocasión, estando todavía en aislamiento, se hizo con un mechero con el que consiguió causar un incendio dentro de la celda al quemar el colchón. Los protocolos funcionaron para que el incidente fuera controlado de inmediato sin que el preso sufriera heridas y sin haber lesionados entre funcionarios”.

El detenido fue puesto en aislamiento durante al menos tres horas después del incidente. La normalidad se recuperó sin problemas. Se trata del segundo incendio en esta institución penitenciaria en lo que va de año.

ACAIP destaca también en este caso que la actitud del personal fue “correcta”, ya que evitó heridos. Como en el caso de Madrid, los sindicatos de las prisiones piden poner más atención en los casos puntuales de personas altamente peligrosas por su estado mental.

COMPARTIR: