07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El progenitor demandará al Instituto Cántabro de Servicios Sociales por su “actuación irregular” con el menor al que su madre se llevó de Madrid

Otro padre afirma llevar más de tres meses sin ver a su hijo: “Su madre está imputada por presunto maltrato”

Exclusiva Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS).
Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS).
Paco y su hijo llevan sin verse más de tres meses. El pasado 23 de junio el Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS) emitió una resolución que suspendía la tutela del menor a ambos progenitores, dejándolo con la madre e impidiendo que Paco pudiera ver a su hijo. El padre afirma que el niño sufre un “secuestro institucional” por parte del ICASS, que ha dejado al menor al cuidado de la madre, “imputada por presunto maltrato a su hijo”.

Paco lleva sin ver a su hijo, Paquito —nombres ficticios para preservar su anonimato—, desde el pasado 16 de junio debido a una resolución emitida por el Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS) el 23 de junio. En ella, se establece que a causa del “desamparo” del menor se suspende la tutela que hasta entonces había sido compartida por ambos progenitores, dejándolo al cuidado de la madre e impidiendo que el padre pueda ver al menor.

La resolución, a la que ha tenido acceso elcierredigital.com, justifica esta decisión en base a la “posible situación de riesgo del menor” por factores como el “maltrato emocional” y el “daño psíquico”. Sin embargo, Paco relata preocupado a este diario que “la madre —con la que el menor está conviviendo actualmente— está imputada por presunto maltrato” físico a su hijo.

Paco, además, denuncia que el “ICASS emite dicha resolución, sin causa ni motivo, el mismo día de inicio de su periodo vacacional con el menor", sin opción a que "formule alegaciones" y sin que "la resolución quede ratificada por un juzgado". De este modo, la resolución no sería firme.

Los problemas por la custodia compartida del menor

Los progenitores del menor se separaron cuando Paquito tenía poco más de un año. Era julio de 2017 y desde entonces se han visto envueltos en diversos procesos judiciales por la custodia del menor. Paco se quedaba con el niño 6 días de 14 con pernocta, y la madre los 8 restantes. Los periodos vacacionales se los repartían por mitades.

Paco explica a elcierredigital.com que en 2018 la madre se llevó a Paquito a vivir a Cantabria, sin notificárselo a él, e “interpuso quince días antes una denuncia de violencia de género” después de que Paco pusiera “una demanda civil pidiendo una custodia compartida”. La denuncia, según continúa relatando, “quedó archivada por la Audiencia Provincial de Madrid”. Para entonces, Paco ya se había mudado a Cantabria para poder seguir viendo a su hijo.

La madre volvió a ponerle otra denuncia por violencia de género una vez se mudó que “también fue archivada, pero conllevó en su momento una orden de alejamiento de 200 metros sin que el juzgado” tomase declaración a Paco. Durante su relación con Paco, la mujer ya había "denunciado a su expareja en varias ocasiones", según explica el padre del menor a este diario.

Los procesos judiciales para establecer la custodia de los hijos pueden ser traumáticos para los menores.

Por aquel entonces, Paco dejó un puesto de trabajo en Madrid, donde residía, en el que le pagaban “francamente bien, para ir a una zona rural a vender periódicos y posteriormente ser teleoperador”. De su sueldo, "inferior a 800 euros", tenía que "transferir una pensión alimenticia mensual" para Paquito. “A mí el dinero me importa bien poco, me importa mi hijo”, continúa.

Hasta 14 partes de lesiones del menor

Durante sus periodos de visita, Paco comenzó a notar “lesiones en el cuerpo” del menor que no le “parecían normales”. “Puedo entender que el niño se caiga y se dé un golpe, pero determinadas lesiones me empezaron a mosquear. El 31 de diciembre de 2019 lo recogí en un estado devastador, con un hematoma en el pómulo, las piernas amoratadas… una barbaridad”, explica Paco a elcierredigital.com.

Por aquel entonces, Paquito tenía tan solo cuatro años. Era el primer parte médico de otros trece que le siguieron —a los que ha tenido acceso elcierredigital.com—, de consultas médicas a las que el padre acudía con el menor. En algunas de las más recientes, del año 2021, se especifica que “el niño no quiere contar nada sobre el proceso porque refiere que la madre no le deja contar nada a los médicos porque tiene miedo que le lleven a vivir con servicios sociales” y se establece como juicio clínico “sospecha de maltrato, ya en fase judicial”.

Paco denunció a la madre del menor por maltrato debido a los presuntos golpes así como posibles quemaduras de cigarrillo que podría haberle infringido. Según relata, el menor presentó “hasta 78 lesiones en 38 días tras estar con su madre. Dicho por los facultativos y corroborado por los informes forenses”.

Este mismo año, Paco llevó al menor en el mes de junio hasta en tres ocasiones al hospital. Los facultativos decidieron “contactar con el juzgado de guardia para poner el conocimiento el caso” debido a que próximamente tendría que convivir con su madre.

La petición de ayuda a servicios sociales

Antes de que Paco denunciara todas estas presuntas agresiones a su hijo, decidió “pedir ayuda al ICASS a principios de 2019 porque la vecina de la madre” le alertó sobre “problemas de alcoholismo que tenía la madre”. Una petición que Paco califica de “error” y afirma que le ha generado un "grave perjuicio" a su hijo.

Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS).

“En el ICASS se me ha llegado a decir que por el hecho de venirme a vivir a Cantabria aumento la conflictividad entre la madre y el padre. Que yo me tenía que haber quedado a vivir en Madrid y venir los fines de semana como hacen la gran mayoría de padres”, explica Paco.

Según continúa relatando el afectado, desde el ICASS llegaron a enviarle un “calendario con los días que tenía que ir a recoger” al menor. “El calendario ya viene en la sentencia, y los progenitores nos tenemos que ceñir a ello. Lo que pretendían es que el fin de semana previo a la pericial del niño estuviera con la madre”, añade.

Paco se siente desamparado por la institución, a la que acusa de “haberles robado” —tanto a él como a su hijo— “el verano del 2022” y de “secuestro institucional”. “Aunque me indemnicen no me compensa el daño que ya le han hecho a mi hijo”, explica.

Fue este mismo organismo ­el que le envió la resolución por la que Paco lleva sin ver y sin saber nada de su hijo más de tres meses. “Se estima que el menor ha de convivir en estos momentos con su progenitora, con mayor conciencia del problema y bienestar para el menor. Se suspenden visitas con progenitor a la espera de una mayor normalización de la situación del menor, y avances en intervención”, queda reflejado en el escrito, al que ha tenido acceso elcierredigital.com.

Demanda al ICASS

Debido a este escrito, Paquito lleva desde junio conviviendo con su madre. “Yo no estoy investigado por nada. Y dejan al niño con la investigada por maltrato a ese niño”, manifiesta Paco, que ha decidido demandar a la institución por el trato recibido.

“Se tiene que hacer escrito de anuncio para demandar a una institución. Y entonces en ese escrito de anuncio se solicita el expediente del menor. El juzgado me respondió el lunes 5 de septiembre diciendo que en el plazo de 10 días el ICASS nos tenía que mandar el expediente del menor. Y una vez que nosotros tengamos el expediente del menor, ya se demandaría”, explica Paco a elcierredigital.com.

Mientras tanto, Paco espera que se “enjuicie por los hechos”, teniendo en cuenta los “catorce partes de lesiones y que le han quitado al niño estar sin su padre todo el verano”. Cuando denuncia la situación ante elcierredigital.com espera que sirva para que “jamás ningún niño pase por la infame actuación de los servicios sociales”.

COMPARTIR: