25 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Juzgado nº 9 de Málaga ya incoa diligencias por homicidio imprudente, que acarrea penas entre uno y cuatro años de prisión

Los padres de Julen niegan los rumores: "Ni drogas, ni ruptura del matrimonio, somos una familia muy humilde, pero honrada"

Los padres de Julen, José y Victoria.
Los padres de Julen, José y Victoria.
Los familiares de Julen piden respeto y tiempo para velar su dolor en la intimidad. Durante las próximas semanas desmentirán los rumores "sin sentido" que se han publicado estos días, referentes a problemas familiares o a la responsabilidad que pudieran tener en el desgraciado accidente. De momento guardarán silencio, aunque insisten en que son una familia humilde con la que se ha ensañado la desgracia y la mala suerte. Mientras tanto, la Justicia investiga las posibles responsabilidades.

Desde el 13 de enero cuando el pequeño Julen cayó accidentalmente al pozo de Totalán (Málaga) se ha publicado todo tipo de información en torno a la familia Rosello García y a las circunstancias en las que cayó el pequeño a ese pozo de más de cien metros de profundidad. Según las fuentes familiares consultadas, "es mentira que Vicky, la madre del niño, no se encontrase en la finca durante el accidente,  ya que atendía una llamada a su teléfono móvil, pero estaba allí cuando todo ocurrió".

Durante estos días, se ha especulado con el pasado de José Rosello, padre de Julen, y la complicada relación con su mujer, incluso algunas fuentes hablaban de que el cabeza de familia llevaba una pulsera Viogen en uno de sus tobillos. Estas pulseras se usan para controlar el lugar donde se encuentra en cada momento un preso en tercer grado, por ejemplo, o alguien que tiene una orden de alejamiento.

Pero según el entorno familiar, "José ha trabajado siempre en ferias ambulantes y por temporadas en la pesca del chanquete, mientras Vicky trabajaba en un restaurante de comida rápida americana cerca de su barrio malagueño de El Palo, cobrando 600 euros mensuales. Son una familia humilde, pero honrada", aseguran.

Desde el primer día de la tragedia, la Guardia Civil investigó con profusión qué había ocurrido con el pequeño Julen. Así, se rastreó todo el entorno del dueño de la finca, David Serrano Alcaide y de los padres del pequeño, tanto de José Rosello como de su mujer, Victoria García, que en el momento del accidente del pequeño estaba atendiendo una llamada en su teléfono móvil.

Jose y Victoria, los padres de Julen, con otros familiares.

Los investigadores de la Guardia Civil se han mantenido en el más absoluto silencio durante estos catorce días que ha durado la tragedia hasta que fue enterrado el pequeño Julen Rosello García en la barriada malagueña de El Palo. Los agentes tienen ya prácticamente elaborado un completo informe de lo acontecido en torno al ya tristemente famoso pozo de Totalán, en Málaga. Se da la circunstancia de que la finca es de David Serrano Alcaide, el novio de una prima de José Rosello, padre de Julen.

La Guardia Civil tambien rastreó todo lo referente a José Rosello, y su relación actual con su mujer, Victoria. Se tomaron testimonios de los vecinos del barrio malagueño de El Palo, donde viven los padres de Julen, y se investigó sus relaciones personales y su modo de vida. Se investigó también si seguían o no juntos en sus relaciones cotidianas.

Queda por dirimir las posibles responsabilidades civiles que tuviese el accidente. Por eso, volverá a declarar el pocero que lo construyó, quien aseguró haber dejado bien tapada y protegida la cavidad. Se trata de Antonio Sánchez, alias "Periquete",  responsable de la empresa Triben Perforaciones, que excavó el hueco donde cayó Julen. Este insiste incluso en que dejó el hueco bien tapado y con un copete de tierra encima.

Ahora, las diligencias abiertas por el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga han cambiado radicalmente. Se iniciaron por la desaparición de un menor, pero después del trágico desenlace han variado. Así, lo que actualmente investiga la Justicia y la Guardia Civil es un homicidio imprudente, que puede acarrear penas que van desde los 18 meses por imprudencia leve a cuatro años si se trata de una imprudencia grave, además de la correspondiente inhabilitación.  

El entorno más cercano a los padres ha negado todos estos rumores para ellos "infundados". "El día de los hechos el niño jugaba con la hija de los dueños de la finca, David Serrano y su pareja, prima de José, y ninguno de los dos es de etnia gitana, como se ha publicado". Según ha podido saber Elcierredigital.com de fuentes cercanas a los padres, "David, de 35 años, tiene una hija de edad similar a la que tenía Julen y organizaba la paella del domingo al aire libre en su parcela, ajeno a que hubiese peligro alguno en la zona".

David Serrano Alcaide, más conocido como Moe, es el pequeño de tres hermanos varones, criado con sus padres Julia y Francisco en el mismo barrio malagueño de El Palo donde viven los padres de Julen y donde conoció a la prima de Vicky. Fuentes cercana a la familia explican a Elcierredigital.com que "si ese hombre supiese que había un peligro no hubiese dejado jugar en la zanja a ningún niño, pero mucho menos a su propia hija".

Lo cierto es que la Guardia Civil investigó en los primeros días a todos y cada uno de los presentes, como es habitual en los protocolos policiales cuando se produce la desaparición de un menor. Se trata de investigar a las personas más cercanas para luego ir abriendo circularmente la investigación.

El comisario honorario de la Policía Ángel Galán explicaba el sábado a nuestro periódico que lo primero que se hace durante esta clase de investigaciones es "tomar declaración extensa de la persona o personas que avisan de la desaparición’’ y ‘’después tomar declaración a todas aquellos sujetos que estuvieron durante las últimas horas con la persona desaparecida. Con todo esto hecho, es cuando ya se puede comenzar a investigar".

El Seprona actuó rápidamente

La Guardia Civil, en concreto el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), actuó rápidamente y remitió un informe, que llegó el mismo día 17 de enero, a la instructora del caso, la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 9 de Málaga, con las gestiones realizadas hasta ese momento. Así, con este informe, este Juzgado de Málaga dio inicio a las diligencias como si se tratara de una "desaparición", pero ahora, tras encontrar el cadáver de Julen, ha cambiado esa calificación por el delito de "homicidio imprudente", que podría quedar en un desgraciado accidente dependiendo de las responsabilidades que estime durante su investigación el Juzgado.

La Guardia Civil trabajando con los mineros en Totalán.

Se cree que durante esta semana las autoridades judiciales se desplazarán hasta la finca de Totalán (Málaga) para hacer una reconstrucción de los hechos junto a todos los que estaban aquel domingo 13 de enero. También se prevee que todos declararán de nuevo ante la jueza María Isabel Gómez Bermúdez, titular del juzgado donde recayeron todas las diligencias por encontrarse de guardia el domingo que se produjo la desaparición. La magistrada quiere interrogar de nuevo al pocero, Antonio Sánchez, alias "Periquete", como también  al propietario de la finca, David Serrano.

Está acreditado que tanto el pocero como el propietario del terreno no presentaron solicitud para iniciar las obras del pozo de Totalán, ni recibieron el correspondiente permiso, ni presentaron un proyecto técnico firmado por un ingeniero, como es preceptivo. Las obras de la zanja realizada al lado del pozo, de 25 por 5 metros, por donde caminó presuntamente el pequeño Julen antes de caer al agujero, tampoco contaban con el permiso del Ayuntamiento de esta localidad malagueña. La Guardia Civil sí cree que el pocero tapó el hueco con una piedra, que luego fue movida por una retroexcavadora al aplanar el terreno, pero nadie se explica todavía por qué había tierra taponando el pozo a 70 metros.

La Guardia Civil ya ha tomado muestras de este tapón de tierra para determinar si lo pudo o no provocar el pequeño durante la caída. Respecto a los resultados del examen preliminar forense, se destaca  que el cuerpo del niño presentaba un "traumatismo craneoencefálico severo" y "politraumatismos compatibles con la caída". Los cinco forenses que han analizado sus restos han dictaminado que Julen falleció el mismo día de la caída. Según la investigación, aunque Julen cayó de pie en el pozo -de 25 cm de diámetro y donde llegó a una profundidad de 71 metros-, tras precipitarse por el agujero, cayeron sobre él piedras y otros sedimentos que habrían causado un golpe en la cabeza, como detectó la autopsia preliminar.

El informe forense indica que el cuerpo del pequeño, de dos años, tenía los brazos hacia arriba y presentaba erosiones compatibles con roces en la caída. Una caída que se ha comprobado fue libre y rápida hasta dar con el tope de tierra donde finalmente fue encontrado por la Brigada de Salvamento Minero y el cuerpo rescatado por la Guardia Civil.

Otro pozo sin sellar en Jaén

 El servicio de Guarda Rural del Ayuntamiento de Villacarrillo (Jaén) ha localizado un pozo sin uso y sin sellar en una finca particular de ese término municipal, con un diámetro de 35 centímetros y una profundidad de 43 metros, de los que al menos la mitad están sumergidos en agua.

El hallazgo se ha llevado a cabo en el marco de las inspecciones que durante todo el año realiza este servicio municipal de Guardia Rural. Es un trabajador municipal el que se dedica a inspeccionar todo el término municipal, aunque ahora durante la campaña de recogida de aceituna se refuerza el servicio y son dos empleados los que se dedican a vigilar e inspeccionar el campo. Este mismo pozo ya había sido denunciado por el Seprona.


Imagen del pozo encontrado en Villacarrillo.

Tras el hallazgo y las comprobaciones necesarias se ha procedido a la señalización del mismo y se ha dado conocimiento de ello al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil para que se realicen las acciones oportunas, aunque el pozo ya había sido denunciado.
 
Desde el Ayuntamiento de Villacarrillo se ha hecho un llamamiento y se ha recomendado a quienes hayan realizado pozos de estas características que procedan a su sellado y adecuada señalización con el fin de evitar que se repita la tragedia del pequeño Julen que ha conmocionado a toda España.
COMPARTIR: