23 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La nueva ley del gobierno teutón obliga a mostrar documentación relativa al virus en el trabajo y espacios públicos para frenar los contagios

Alemania marca con un sello en la mano a los ciudadanos con certificado Covid para su movilidad

Sello para los que no tienen vacunación completa en Alemania.
Sello para los que no tienen vacunación completa en Alemania.
Alemania aprobó a mediados del pasado mes de noviembre la nueva ley que obliga a mostrar el certificado Covid a todos los ciudadanos en el trabajo y el transporte público. Ante la creciente incidencia de casos de coronavirus, el gobierno alemán ha implementado un sistema de clasificación ("2G y 3G") para controlar los accesos a espacios públicos y reducir los contagios.

Los alemanes ya han aplicado una de las últimas actualizaciones, en cuanto a seguridad, frente a la transmisión de Covid-19. A mediados del pasado mes de noviembre, la cámara alta del Parlamento alemán daba luz a la nueva regulación contra la pandemia, que se ejecutó gracias a los votos de la futura coalición de Gobierno que aspira a liderar el socialdemócrata Olaf Scholz con verdes y liberales.

Las negociaciones seguidas en el Bundestag para aprobar esta nueva situación para la ciudadanía incluye requisitos para que los empleados demuestren que están vacunados, que se han recuperado recientemente de la covid o que han dado negativo, con el fin de acceder a los lugares de trabajo comunales o al transporte público. 

En el presente, todo el que quiera utilizar el transporte o acceder a lugares públicos en Alemania debe contar con la pauta completa de vacunación –demostrable a través del certificado Covid– o estar en posesión de un documento que pruebe que el individuo ha padecido la enfermedad recientemente. Estos supuestos son registrados por las autoridades como grupo "2G", que se identifica con sellos en la piel para identificar el grupo al que pertenece cada persona. En el caso de que la persona –que esté en suelo alemán– tenga un certificado de PCR negativa reciente, las autoridades permiten el uso de los servicios públicos. Este grupo se conoce por "3G".

El nombre "2G y 3G" se ha tomado de las palabras en alemán geimpft, genesen o getestet, que significan respectivamente vacunado, sanado o con test de resultado negativo. La nueva norma de las "G" se aplica en lugares de trabajo y en el transporte público de cercanías y de larga distancia en todo el país.

Transporte público en Alemania.

Estas novedosas medidas fueron aprobadas por los diputados alemanes para tratar de atajar las infecciones récord por coronavirus después de que el jefe de la agencia de control de enfermedades de Alemania advirtiera que el país podría enfrentar una "Navidad realmente terrible". De esta manera, tal y como señalan las autoridades, se protegerá mejor a los grupos vulnerables, especialmente a personas mayores, en los hospitales y centros de atención y rehabilitación.

"Actualmente nos dirigimos hacia una emergencia grave", dijo el director del instituto, Lothar Wieler, durante un debate. "Vamos a tener una Navidad realmente terrible si no tomamos contramedidas ahora". Wieler dijo que Alemania necesita aumentar su tasa de vacunación, que ahora es de menos del 70%, hasta significativamente por encima del 75%.

Por otro lado, estas nuevas medidas se aplican ante el informe de la agencia de control de enfermedades de Alemania, el Instituto Robert Koch, de hasta  65.371 nuevos casos diarios, rompiendo el récord anterior de 24 horas y siguiendo con la tendencia al alza sobre la que los expertos han advertido durante semanas. 

Según la negociación seguida por el Parlamento alemán esta ley contempla un catálogo uniforme de posibles restricciones a adoptar según la evolución de la pandemia, así como medidas a implementar, independientemente de la situación, hasta el 19 de marzo de 2022, prorrogable por otros tres meses.

COMPARTIR: