21 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se han detectado ya dos casos que afectan a menores en la provincia andaluza, aunque ambos ya han sido dados de alta

El 'virus del Nilo' vuelve a Sevilla: El calor intenso ha hecho que este vector llegue a España antes de lo previsto

Mosquito Aedes Japonicus
Mosquito Aedes Japonicus
La Junta de Andalucía ha confirmado un nuevo caso de virus del Nilo en Sevilla, un niño de cinco años que estuvo hospitalizado diez días, y ahora se encuentra en perfecto estado de salud. Con este ya son dos los menores afectados por este virus, que ha regresado a España antes de lo previsto por el intenso calor que se esta viviendo estos días en toda la península, atrayendo a mosquitos como el Aedes Japonicus, y obligando a migrar desde África a las aves ya infectadas por este virus.

El Virus del Nilo Occidental ha vuelto a España, y esta vez antes de lo previsto. La Junta de Andalucía ha confirmado dos casos de fiebre del Nilo Occidental en la provincia andaluza de Sevilla, ambos menores de edad. El primer caso registrado fue un joven de 17 años en Dos Hermanas, mientras que el segundo fue un niño de 5 años en Lebrija.

En concreto, y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus del Nilo Occidental puede causar una enfermedad mortal del sistema nervioso. Se encuentra generalmente en África, Europa, el Oriente Medio, América del Norte y Asia occidental. Se mantiene en la naturaleza mediante un ciclo que incluye la transmisión entre aves y mosquitos. Puede infectar a los seres humanos, los caballos y otros mamíferos.

Su principal portador es el mosquito Aedes Japonicus, y su presencia en España supone un nivel de peligrosidad notablemente alto, puesto que no solo puede ser portador del virus del Nilo occidental, sino que también puede transmitir otras enfermedades como el Chikungunya o el Dengue.

Estas enfermedades transmitidas por vectores, como la malaria, la exantemática mediterránea, el dengue, la fiebre del Nilo Occidental o la leishmaniasis, entre otras, están aumentando su incidencia debido al cambio climático. Actualmente representan el 17% de las enfermedades transmisibles a nivel mundial.

El pasado 2023, en Andalucía se registraron 47 casos de dengue y 101 de malaria, así como 76 casos autóctonos de leishmaniasis y 2 de fiebre del Nilo Occidental (FNO), que resultaron en tres muertes: una por leishmaniasis, una por paludismo  y una por Fiebre del Nilo Occidental.

En lo que respecta a este último, el FNO se trata de una enfermedad infecciosa que provoca síntomas leves a quienes la contraen, pero puede llegar a ser mortal, cuando penetra en el cerebro, provocando la inflamación del mismo y las meninges. El niño de cinco años, que estaba infectado en Sevilla, actualmente se encuentra fuera de peligro y en buen estado de salud, después de estar diez días hospitalizado.

La llegada a España del 'virus del Nilo'

En España, las áreas más afectadas por este temido virus hasta el momento son las llamadas 'zonas calientes', aquellas zonas húmedas y pantanosas, en las que los mosquitos encuentran las condiciones ideales para reproducirse y propagarse: Andalucía, Extremadura, Comunidad Valenciana y Cataluña. Su origen en la península se constató hace dos años en zonas del norte de nuestro país en el contexto del programa Mosquito Alert.

Este virus lo transmiten varios animales, pero destaca sobre todos ellos el mosquito Aedes Japonicus, procedente de localizaciones asiáticas como Japón, China, Corea o Rusia. El lugar donde este fue avistado por primera vez fue el concejo de Siero (Asturias), se cree que su llegada a España tiene que ver con el comercio de neumáticos usados, ya que es una de sus formas de propagación más comunes. Aparte del virus del Nilo, este mosquito, puede transmitir otras enfermedades como el Chikungunya o el Dengue.

aves_migrando

Aves migrando

Otra forma en la que el virus llegó a España, es a través de las aves migratorias que cruzan el Mediterráneo desde África ya infectadas, y una vez en territorio español, los mosquitos locales actúan como vectores, transmitiendo el virus a humanos y otros animales.

Desarrollo de la enfermedad

Tal y como estima la Organización Mundial de la Salud (OMS)hasta en un 80 por ciento de los casos la infección es asintomática y su periodo de incubación fluctúa entre los tres y los catorce días. En lo que concierne a las formas de transmisión, la OMS señala: “La infección del ser humano suele ser el resultado de las picaduras de mosquitos que se infectan cuando pican a aves infectadas, en cuya sangre circula el virus durante algunos días.

El virus pasa a las glándulas salivales del mosquito, que cuando pica puede inyectar el virus a los seres humanos y los animales, en los que luego se multiplica y puede causar enfermedad. Los casos sintomáticos, en torno a un 20% de los contagiados, suelen desarrollar la fiebre del Nilo occidental, un padecimiento “que se caracteriza por fiebre, dolores de cabeza, cansancio, dolores corporales, náuseas, vómitos y, a veces, erupción cutánea (del tronco) y agrandamiento de ganglios linfáticos”, apuntan desde la OMS.

Cisneros

José Miguel Cisneros, jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Virgen del Rocío

En el peor de los casos, según las estimaciones de la OMS en 1 de cada 150 pacientes, el virus puede causar una seria infección neurológica que “puede presentarse en personas de cualquier edad, si bien los mayores de 50 años y las personas con inmunodeficiencia (por ejemplo, pacientes que han recibido trasplantes) tienen el mayor riesgo al respecto”. Esta dolencia surge con la inflamación de las meninges y el cerebro y contempla un largo periodo de recuperación que puede alargarse durante meses. 

El pronóstico, según lo declarado a Efe por el citado doctor Cisneros, es incierto: “el pronóstico es muy variable, dependiendo del tipo de virus y del paciente, y va desde la recuperación completa que es común, o la curación con secuelas, hasta el fallecimiento, que puede alcanzar al 10 % de los pacientes con meningoencefalitis”.

COMPARTIR: