23 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El acto será este miércoles a las 17.00 horas en la madrileña Plaza San Amaro 4 y actuará Francisco Javier García-Ontiveros, "Payasito"

La Fundación Madrina dona material a menores y madres sin recursos ante el aumento de la precariedad

La pandemia ha agravado la precariedad de los colectivos más vulnerables.
La pandemia ha agravado la precariedad de los colectivos más vulnerables.
La Fundación Madrina ha organizado la iniciativa “Una mochila y una ilusión”, con la que repartirá mochilas con material escolar a menores sin recursos y madres adolescentes de la Comunidad de Madrid. Esta entidad lleva 20 años ayudando a los desfavorecidos y, durante la pandemia, ha asumido el 90% de las necesidades sociosanitarias y de la alimentación de la infancia y maternidad en dicha comunidad. Ahora, cuando la comida escasea en los Bancos de Alimentos, apelan a la solidaridad ciudadana.

El coronavirus lleva meses marcando la actualidad en España. No obstante, existen otras amenazas que, por desgracia, cada vez se están consolidando más en nuestro país. Una de ellas es la falta de recursos de familias que no pueden dar a sus hijos los elementos básicos para desarrollarse, tales como la comida o el material escolar. En consecuencia, iniciativas como la organizada este miércoles por la Fundación Madrina de Madrid suponen un soplo de aire fresco para los menores en riesgo.

Esta entidad ha organizado la campaña “Una mochila y una ilusión”, que consiste en la donación de mochilas rellenas de material escolar para 231 niños y niñas de familias sin recursos. El acto tendrá lugar en la Plaza San Amaro 4 (Madrid) a las 17:00 horas de este miércoles 11 de noviembre y contará con la actuación Francisco Javier García-Ontiveros, artista infantil más conocido como “payasito”.

Fundación Madrina ha explicado en un comunicado de prensa que los menores que recibirán la ayuda tienen edades comprendidas entre los 3 y los 12 años, y provienen de las “colas del hambre de Fundación Madrina”. En total, 150 familias vulnerables de la Comunidad de Madrid, entre ellas 20 numerosas con entre 4 y 9 hijos, podrán beneficiarse de la donación.

Del mismo modo, este material se donará a madres adolescentes de entre 15 y 17 años para que “continúen sus estudios, ya que 9 de cada 10 jóvenes gestantes presenta fracaso y abandono escolar”. En este sentido, esta fundación cuenta con un “programa de formación en la ESO adaptada a las jóvenes madres con hijos a cargo que obtiene un éxito escolar del 100%, necesario para que continúen con estudios universitarios o bien puedan optar a un mejor empleo”.

Según ha aclarado la Fundación Madrina, el material ha sido donado por Allfunds, el Colegio Concertado Sanchicharro de Madrid, el Colegio Nuestra Señora del Recuerdo, la tienda de material escolar Totto, la Fundación Konecta y Obra Social La Caixa, organizaciones a quienes ha agradecido su colaboración.

Dos décadas atendiendo a los más desfavorecidos

Fundación Madrina lleva 20 años atendiendo a sectores de población especialmente vulnerables de Madrid, especialmente a “madres y gestantes con hijos menores a cargo”. Según indican en la nota de prensa adjunta a su última iniciativa, el Consistorio madrileño ha revelado que esta organización ha cubierto en los últimos cuatro años “el 70% de las necesidades sociosanitarias y de la alimentación de la infancia y maternidad más vulnerable de Madrid”. Este porcentaje ha crecido hasta el 90% con la llegada del Covid-19.

La pandemia ha marcado un auténtico punto de inflexión para esta organización. Durante estos meses tan duros, ha atendido a “medio millón de familias y niños en nueva pobreza suministrando alimentación e higiene de bebe”. Por si fuera poco, Fundación Madrina colabora con colectivo LGTB, además de a 20 agrupaciones benéficas y religiosas.

Las ayudas de Fundación Madrina se centran en dar “alimentación e higiene diaria a bebés y sus madres, cerca de 3500 familias diarias, a través de su banco del bebe, atendiendo a una población de más de 15000 niños, con 500 cestas de alimentos y 2000 comidas calientes de restaurante para las zonas más pobres de Madrid”, indican.

Varios ciudadanos guardan cola para conseguir alimentos en la Fundación Madrina. Foto: Fundación Madrina.

No obstante, advierten que ya no disponen de comida ni material higiénico para repartir, en tanto que los Bancos de Alimentos “están vacíos”. Por tanto, piden a empresas y particulares su ayuda por medio de donaciones económicas o productos comprados con los que ayudar a los niños y a sus madres.

En este sentido, en estos tiempos de dificultades, únicamente el apoyo desinteresado de la población podrá ayudar a estas instituciones a ofrecer auxilio a quienes más lo necesitan, pues la pandemia ha acentuado si cabe aún más las estrecheces de las familias más humildes, que ahora necesitan más ayuda que nunca.  

COMPARTIR: