27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La pandemia ha multiplicado el número de ciudadanos que acuden a los bancos de alimentos ante la falta de recursos económicos

Las 'colas del hambre', una estampa ya habitual en España que no deja de sumar personas

Varios ciudadanos guardan cola para conseguir alimentos en la Fundación Madrina | Foto: Fundación Madrina
Varios ciudadanos guardan cola para conseguir alimentos en la Fundación Madrina | Foto: Fundación Madrina
La crisis económica que está provocando la pandemia y la espera interminable por las prestaciones que iban a ayudar a paliarla aumentan la pobreza de los sectores más vulnerables. El problema es aún mayor con el ingreso mínimo vital, que suspende cautelarmente otras ayudas mientras se tramita. Por estas razones, las ‘colas del hambre’ cada vez cuentan con más personas y las organizaciones caritativas se encuentran al borde del colapso.

La pandemia del coronavirus deja a su paso otra aún más grave: La de la pobreza y la exclusión. El informe El paisaje del abandono: la pobreza severa en España, de la Red Europea contra la Pobreza, refleja que 4,3 millones de personas están en situación de pobreza severa en España este año. El 40% de ellas tiene menos de 30 años y solo el 16% recibe alguna ayuda de las administraciones públicas. Estas cifras reflejan la crudeza de un escenario que tardará años en presentar una mejora significativa.

Este aumento de la marginalidad social provoca que las organizaciones que proporcionan comida a las personas más vulnerables se postulen como un recurso fundamental para miles de familias. De hecho, los bancos de alimentos están desbordados y cuentan con largas colas de ciudadanos en apuros. Es más, solo en los tres primeros meses de la pandemia el Banco de Alimentos entregó más de 342.644 kilos de productos de primera necesidad.

Conrado Giménez, de la Fundación Madrina.

Estas ‘colas del hambre’ también se dan en la Fundación Madrina, que auxilia a madres y familias en situación de pobreza. Conrado Giménez, presidente de la Fundación, informa de que antes de la pandemia atendían a unas “400 familias al mes”, derivadas de servicios sociales, mientras que ahora ese número ha subido a “350 al día”. Giménez indica que “al principio de la crisis sanitaria venía gente de economías domésticas de un día” y valora el esfuerzo que hicieron miles de ciudadanos aguantando hasta septiembre con sus ahorros. No obstante, advierte de que los ahorros de esas familias “ya se han acabado y estas se han quedado casi en situación de calle por los impagos de alquileres”. Ahora se ponen en la cola unidades familiares con muchos niños en una situación crítica.

Esta dificultad para pagar los alquileres no ha venido acompañada de ayudas reales para poder afrontarlos. La situación es aún peor para las madres gestantes, que se encuentran con la imposibilidad de acceder a un inmueble por su condición. Giménez denomina a esto una “pinza maléfica”. “Por una parte se está destruyendo empleo, mientras que por la otra no hay ayudas”, lamenta. Ejemplifica la situación con la ayuda al alquiler anunciada hace meses por el Gobierno, que “sigue sin aparecer”. Lo mismo con las prestaciones a las empleadas domésticas.

No hay ayudas para todos

La situación ha propiciado que aparezcan lo que Conrado Giménez llama “los nuevos pobres”, ya que no se están abonando el ingreso mínimo vital (IMV), los ERTES o la prestación por desempleo. El presidente denuncia que el IMV se está concediendo solo a personas que ya estaban cobrando alguna ayuda, mientras que los que no recibían nada continúan en las mismas, sin noticias de este ingreso mínimo. Esta “nueva pobreza” que acude a las ‘colas del hambre’ incluye a ciudadanos con perfiles variados y hasta sorprendentes, como el de “una empresaria y productora que ha dirigido un programa de televisión y que habla cuatro idiomas”.

De hecho, según el informe IMV de la Fundación Madrina las colas aumentaron en un 50% solo entre julio y agosto, un alto porcentaje en el que ha influido significativamente la tramitación del ingreso mínimo vital. A la difícil situación económica se le suma la suspensión cautelar de otras ayudas y prestaciones por hijos para los trámites de este ingreso, lo que, unido a las complicaciones administrativas, aumenta la vulnerabilidad de miles de ciudadanos

La Fundación Madrina califica el escenario actual de "ingeniería social creada en 'despachos calientes'" y pone nombre a esas prestaciones anunciadas que no terminan de llegar: "ayudas fantasmas".  "Más del 50% de la población vulnerable 'nueva pobreza'  no recibirá las ayudas sociales prometidas por el IMV", advierte la Fundación en un comunicado. Critica, en esta línea, los criterios del Gobierno para conceder la prestación: "El Estado piensa que las familias pueden sobrevivir con un 'umbral de rentabilidad' de 500 euros, independientemente del número de hijos que tenga, por lo que denegará todos los IMV de familias que poseyeran trabajo o ingresos superiores antes de la pandemia, aunque ahora no tengan ingresos o pasen hambre".

Asimismo, la Fundación también denuncia el cierre de la administración, el hecho que provoca que no lleguen las ayudas. Esto "está rematando la economía social, generando un 20% más de pobreza en familias y empresas". Lo mismo ocurre con los servicios sociales, "que tardan entre tres y seis meses en dar cita, tiempo suficiente para decidir entre la vida y el desahucio".

Aparte de ofrecer alimentos, la Fundación Madrina también apoya a los más vulnerables con otros servicios, como pisos de acogida para madres gestantes y para víctimas de violencia y trata de personas. También dispone de un centro sanitario para atención materno-infantil y para formación y empleo. Además, el presidente destaca el proyecto ‘Pueblos Madrina’, mediante el cual llevan a estas familias en riesgo a pueblos, “desplazándolas de estas zonas urbanas donde no tienen casa”.

Este jueves 5 de Noviembre la Fundacion Madrina repartirá comida e higiene de bebé a las Familias necesitadas de la Cañada Real. Seguirá entregando alimentos en el Banco del Bebé de Plaza San Amaro 4. Más info 914490690/ 619717565/ 652995946 www.madrina.org.

COMPARTIR: