29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La también doctora en derecho ayuda de manera altruista a mujeres víctimas de esta lacra social

Elena Ramallo, experta en violencia de género: “El Ministerio de Igualdad no tiene interés en aplicar medidas serias"

Elena del Pilar Ramallo Miñán.
Elena del Pilar Ramallo Miñán.
Elena Ramallo es doctora en Derecho, investigadora en diversas disciplinas y desde hace años, está centrada por completo en la violencia sobre las mujeres y contra los menores. Tiempo atrás fue ejecutiva de éxito, ahora, y pese a los golpes de la vida, sigue ayudando de manera altruista a muchas mujeres víctimas y en situaciones límite. Huye de conmemoraciones y exige que se cambie la Ley. Lleva luchando y sufriendo mucho tiempo. También llamando a puertas para hacerse oír que nunca se abren.

Elena del Pilar Ramallo es doctora en el ámbito del Derecho, posee varios títulos universitarios e infinidad de cursos especializados. Sus áreas de conocimiento se centraron en el ámbito de sostenibilidad y los ODS en la Empresa, Universidad e Instituciones. Ha dirigido proyectos nacionales e internacionales, llegando a ser la Directora de la Cátedra Internacional del Banco Santander de RSC de la Euroregion; Galicia-Norte de Portugal, conformada por seis universidades y convirtiéndose en la primera mujer que accedió al puesto. Ha sido docente, ha asesorado a instituciones y a empresas, ha sido conferenciante y ha publicado libros, artículos académicos y periodísticos. 

-Doctora en Derecho e investigadora que ayuda de manera altruista a numerosas mujeres víctimas de la violencia machista. Usted ha estudiado y analizado en profundidad la violencia sobre la mujer y ha publicado varias investigaciones pioneras cuyas temáticas abordan ámbitos vitales sobre los que se debe legislar aún, como son el laboral y del de la violencia vicaria y de extensión.

- A día de hoy, soy la única en España que ha estudiado y aportando soluciones mediante modificaciones normativas a los derechos laborales de las víctimas, y la primera, también, que ha realizado un minucioso estudio e investigación sobre la violencia de extensión y vicaria estableciendo medidas para evitar los asesinatos de menores que aún siguen produciéndose. Realmente, me siento como una investigadora que ha encontrado dos vacunas para evitar sufrimiento y muerte a miles de personas y a la que los responsables políticos no quieren escuchar.

Mis dos investigaciones están ya publicadas en una revista jurídica y académica de prestigio. La primera, ‘Problemática laboral de las víctimas de género: desajustes competenciales y jurídicos’, producirá un cambio radical y global de los derechos laborales de las víctimas. La segunda, ‘Violencia de extensión o vicaria: Medidas normativas urgentes para una ejecución inicial’, estará disponible online en breve y aportará luz sobre un terrible problema de violencia, maltrato y asesinato de los menores/hijos. Mi intención es que sea utilizada como punto de partida para elaborar la futura Ley Orgánica.

- ¿Qué aportarían o cómo complementan a la ley actual de Violencia de Género?

- La Ley actual de Violencia de Género desarrolla el ámbito civil y penal, pero el laboral sólo lo enuncia. Los derechos laborales, como recojo en mi investigación, no se incluyen ni en los convenios colectivos y las administraciones vulneran los derechos laborales de las víctimas sin ser sancionadas por ello. Además, estas vulneraciones no se juzgan en jugados de violencia sobre la mujer. Esto es sólo un ejemplo. Considero imprescindible modificar de inmediato el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, pero debe ser modificado por expertos, no por políticos, y guiados por criterios técnicos y no ideológicos, como se pretende. De lo contrario no servirá de nada, sólo se desperdiciarán recursos y dinero.

Elena del Pilar Ramallo.

- Usted asegura que ha presentado y ofrecido estas investigaciones al Ministerio de Igualdad, al Ministerio de Trabajo e incluso ha intentado hablar con el presidente del Gobierno.

- Creo que el Ministerio de Igualdad en este momento representa más bien un problema para los derechos de las mujeres y por supuesto de las víctimas. No hay interés en medidas serias o estudios rigurosos, todo es espectáculo y superficialidad, así no se soluciona el gravísimo problema de la violencia machista y contra los menores.

Hace unas semanas, mantuve, por ejemplo, junto a otras representantes de asociaciones de víctimas, una reunión con la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, María Victoria Rosell. Me impactó su desprecio y desinterés en lo que le comentaba. Hace unos meses, el Consejo Nacional de Asociaciones de Violencia de Género, varias representantes más y yo misma, solicitamos a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, una entrevista para hablar de estos derechos laborares en base a mi investigación. Todavía no hemos tenido respuesta. Hemos trasladado otras propuestas a otros organismos con los mismos resultados. Ahora esperamos que responda el presidente del Gobierno a la solicitud de entrevista para poder exponerle el problema sobre los derechos laborares de las víctimas de Violencia de Género y para que estos sean incluidos en la inminente reforma laboral.

He llamado a todas las puertas, y hasta ahora, la única política que ha mostrado interés, me ha pedido más información y propuestas para, supuestamente, realizar proyectos, es la directora de Igualdad del Gobierno de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. No sé si se materializarán pero hasta el momento, las que han querido escuchar y han tratado con respeto el problema han sido las representantes del Gobierno de la Presidenta Ayuso.

Elena del Pilar durante un acto con el Banco Santander, para el que trabajaba. 

Estamos buscando fechas para poder presentar mi investigación ‘Problemática laboral de las víctimas de género: desajustes competenciales y jurídicos’ en Madrid. Es doloroso comprobar a diario cómo la clase política habla y habla del tema, pero no se hace casi nada. Ni quieren escuchar, y menos poner en marcha medidas que puedan aportar soluciones a los problemas reales de las víctimas y de sus hijos menores.  

- Fuera de España genera mucho interés su trabajo. En Suiza, hay proyectos y también reuniones que podrían significar mucho para visibilizar y solucionar esta problemática.

- Cualquier investigador de cualquier área fuera de España tiene siempre un reconocimiento que nunca encuentra aquí. Hay en marcha iniciativas con diversas asociaciones de mujeres españolas en el extranjero y con una asociación de mujeres en Suiza, concretamente un proyecto sobre inserción laboral y conciliación que será presentado en la Embajada española en Zúrich.

Por otra parte, mis investigaciones pioneras han despertado el interés de la Reina y este invierno, junto a las presidentas de dos de las principales asociaciones de víctimas, seremos recibidas por Doña Letizia para explicarle de primera mano ambos estudios y hablar de estos problemas. Estamos muy agradecidas porque a diferencia de los políticos, sí ha mostrado tener interés y tiempo para nosotras y deseos de apoyar esta lucha.

En último lugar, soy candidata a un prestigioso premio nacional con proyección internacional que visibilizaría mucho la lucha e injusticia existente respecto a las mujeres víctimas de violencia machista.

Elena del Pilar Ramallo.

- Lo ha sufrido de cerca y seguirá trabajando por ayudar con su conocimiento a otras mujeres y menores víctimas.

- Al margen de los despropósitos y abusos judiciales, yo he cumplido escrupulosamente todas las resoluciones judiciales, pero mi caso es singular y abusivo por extenderse a todos los ámbitos de la vida de un ser humano (personal, familiar y profesional). Se remitió a ONU-Mujeres, y a la Relatora Especial de las Naciones Unidas contra la Violencia sobre la Mujer. Todos estos organismos deben aún emitir dictámenes sobre la vulneración de derechos como mujer, como víctima, como madre y en el ámbito laboral por discriminación de género. Pero, desgraciadamente, como yo, hay muchísimas más mujeres. Yo soy ellas. Y debemos seguir luchando contra estas injusticias.

COMPARTIR: