29 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Las mujeres tienen más riesgo de sufrir resacas, desmayos, enfermedades hepáticas, enfermedades cardiovasculares y ciertos cánceres

Las mujeres ya beben tanto alcohol como los hombres, a pesar de que no les afecta de la misma manera

Mujer bebiendo alcohol
Mujer bebiendo alcohol
Durante el último siglo las mujeres han luchado por cerrar la brecha de género en ámbitos tan decisivos como el laboral, el económico o el social. Los avances realizados han aportado derechos y libertades que reparan desagravios históricos y que suponen un beneficio directo y tangible. Por otro lado, aunque de manera ocasional, la igualdad conseguida también se ve reflejada en aspectos perjudiciales, un claro ejemplo de ello es el aumento de la ingesta de alcohol.

Desde hace casi un siglo, las mujeres han ido cerrando la brecha de género en el consumo de alcohol, las borracheras y los trastornos que acarrea. Lo que antes era una proporción de tres a uno, ahora está más cerca del uno a uno a nivel mundial, según sugirió un análisis en 2016.

Los últimos datos de Estados Unidos, de 2019, muestran que las mujeres en su adolescencia y en sus veinte años beben y se emborrachan en tasas más altas que los hombres de su edad; en algunos casos, por primera vez desde que los investigadores comenzaron a medir este comportamiento.

Esta tendencia aparece en paralelo a una mayor atención a la salud mental de las mujeres jóvenes, y a los investigadores les preocupa que los efectos a largo plazo de la pandemia de covid-19 puedan amplificar ambos patrones. “No se trata sólo de que las mujeres beban más, sino de que se vean realmente afectadas por esto física y mentalmente”, afirmó Dawn Sugarman, psicóloga investigadora del Hospital McLean de Massachusetts, que ha estudiado la adicción en mujeres.

Las investigaciones demuestran que la salud de las mujeres sufre como consecuencia del alcohol enfermedades hepáticas, cardíacas y cáncer antes que la de los hombres, incluso con niveles de consumo más bajos.

"Tal vez lo más preocupante sea que la creciente igualdad de género en el consumo de alcohol no se extiende al reconocimiento o tratamiento de los trastornos relacionados" señaló Sugarman. De manera que, aunque algunas mujeres beban más, es menos probable que reciban la ayuda que necesitan.

Aunque la brecha de género en el consumo de alcohol se está reduciendo en todas las edades, las razones difieren. En el caso de los mayores de 26 años, las mujeres aumentan su consumo de alcohol más rápidamente que los hombres. Sin embargo, entre los adolescentes y los jóvenes adultos se observa un descenso general de este consumo. El descenso es simplemente más lento en el caso de las mujeres.

Esto puede parecer un avance, según Aaron White, asesor científico del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo. Pero puede indicar problemas subyacentes de mayor envergadura.

Nos preocupa que, aunque haya menos gente bebiendo, muchos de los que beben podrían estar haciéndolo específicamente para intentar sobrellevar una situación”, señaló White. “Y eso es problemático”.

Problema mental

Las investigaciones sugieren que las personas que beben para sobrellevar o hacer frente a algo, en vez de beber por placer, tienen un mayor riesgo de desarrollar un trastorno por consumo de alcohol. Y aunque las razones de cada individuo para beber son diferentes, los estudios han encontrado que las mujeres son más propensas que los hombres a beber para hacer frente a un problema.

"En los últimos años, diferentes estudios han revelado que los índices de depresión, ansiedad, trastornos alimenticios y suicidio aumentan entre las mujeres adolescentes y adultas jóvenes. Eso podría explicar su consumo de alcohol", dijo White. "Además los niveles de estrés, el aislamiento y el trauma por el covid-19 podrían empeorar las cosas" añadió.

Un estudio que analizó los efectos del alcohol en los universitarios, al principio de la pandemia, descubrió un mayor consumo entre los que declaraban mayores niveles de estrés y ansiedad. Además, varios estudios descubrieron que las mujeres eran más propensas a realizar aumentos de este consumo durante la pandemia, especialmente si experimentaban un mayor estrés.

Cómo Dejar de Beber Alcohol para Siempre en 10 Pasos

Persona bebiendo alcohol triste.

“Para abordar los problemas con el alcohol, también tenemos que abordar estos problemas generalizados con la salud mental”, señaló White. “Todo está relacionado”. Es más, a pesar de las iniciales propiedades calmantes del alcohol,  en realidad aumenta la ansiedad, y los estudios demuestran que causa daños cerebrales y puede conducir a la depresión antes en las mujeres que en los hombres.

Distintas consecuencias

Hasta los años 90, la mayoría de las investigaciones sobre el alcohol se centraban en los hombres. Ahora, a medida que las mujeres se acercan a la paridad en los hábitos de consumo de alcohol, los científicos descubren más sobre los daños desiguales que el alcohol causa en sus cuerpos.

Las mujeres suelen tener menos agua corporal, que disuelve el alcohol, que los hombres del mismo peso. Esto significa que consumiendo lo mismo, ellas tienen mayor concentración de alcohol en la sangre y sus tejidos corporales están expuestos a más alcohol. ¿El resultado? “Con un menor número de años de consumo de alcohol, las mujeres enferman más rápido”, afirmó Sugarman, del Hospital McLean.

Por qué las mujeres sufren más la resaca y cómo combatirla

Mujer con resaca.

Tienen más riesgo de sufrir resacas, desmayos, enfermedades hepáticas, enfermedades cardiovasculares inducidas por el alcohol y ciertos cánceres. Un estudio descubrió que las visitas a urgencias relacionadas con el alcohol entre 2006 y 2014 aumentaron un 70% en el caso de las mujeres, frente al 58% de los hombres. Sin embargo, cuando se trata de la prevención y el tratamiento de los problemas de salud relacionados con el alcohol, “ese mensaje no se difunde como debería”, señaló Sugarman.

COMPARTIR: