05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ansiedad estomacal, dos tercios de la población la padece

Los nervios estomacales pueden complicarles mucho la vida a las personas que los sufren. Dolor, sequedad en la boca, nauseas, vómitos, etc., la ansiedad estomacal aparece en forma de variados síntomas, cuyas causas suelen estar principalmente relacionadas con situaciones de mucho estrés y miedo. El estrés, el causante de innumerables enfermedades por todos los mecanismos que activa en el organismo.

Por otro lado, el estómago es una de las partes del cuerpo más propensas a la ansiedad, pues está íntimamente relacionado con el sistema nervioso. Ante una situación de estrés, el cuerpo produce cortisol, una hormona que el estómago detecta rápidamente y contra la que se protege. ¿cómo? Aumentando su acidez o produciendo otro tipo de procesos digestivos que causan molestias e incomodidad.

Es entonces cuando la ansiedad provoca lo que se conoce como cosquilleo nervioso o estomacal, que puede derivar en otros problemas más complejos o graves. Pero no solo en el estómago: desde la boca hasta los intestinos, incluyendo el colon, la ansiedad puede localizarse en todas las partes del sistema digestivo. También en el cerebro, provocando más apetito o nada de apetito.

Síntomas de la ansiedad estomacal

En el blog Tu Equilibrio y Bienestar hay mucha información sobre este mal del siglo XXI, una dolencia que cada vez afecta a más personas de todas las edades. Hoy en día muy pocas personas están libres de estrés. El ritmo y estilo de vida acelerado producen innumerables problemas de ansiedad, cuyos síntomas son tan variados que a veces son difíciles de identificar. En el caso de la ansiedad de estómago, los más comunes son los siguientes:

  • Boca seca. Hay muchas personas que se quejan de que tienen la boca demasiado seca. Puede ser causado por nerviosismo y ansiedad, desnutrición y medicación. Algunos antidepresivos y ansiolíticos pueden causar sequedad en la boca y la lengua.
  • Vómitos y náuseas. Si una persona está muy nerviosa y no puede controlar su ansiedad, esta sensación de náuseas y vómitos puede ser frecuente. Para evitarlo, es recomendable seguir una dieta equilibrada y respirar conscientemente.
  • Malestar estomacal. El área del estómago es uno de los primeros lugares en los que se somatiza o manifiestan los nervios cuando una persona está estresada. Esto puede causar dolor, calambres o ansiedad que provoca dolor abdominal. De hecho, el dolor de estómago es un síntoma que afecta a un tercio de la población. Esto puede tomar muchas formas diferentes; uno de los más comunes es la hinchazón o gases.

Estos síntomas, detectados a tiempo pueden ayudar a quienes padecen de ansiedad estomacal a buscar soluciones al problema, antes de que se agrave. Una de las principales soluciones está en aprender a lidiar con la ansiedad, para ello, hay diferentes técnicas y ejercicios. Lo importante es que se puede prevenir y atenuar, pero, sobre todo, se puede impedir que se complique causando mayores daños.

Cómo lidiar con la ansiedad

La primera y principal causa de los nervios en el estómago es la ansiedad y el estrés, estos a su vez, están causados por una preocupación constante sobre cualquier tema. Por eso, uno de los primeros pasos es tratar de identificar los pensamientos y preocupaciones que generan estos estados negativos, para luego tratar de encontrar una solución al problema.

Evitar el estrés cotidiano

Aunque es más fácil decirlo que hacerlo, un buen horario diario puede ayudarnos a priorizar y dejar tiempo libre para relajarse y escapar. De esta forma, habrá días más fáciles, se podrá vivir una vida más tranquila y las exigencias diarias disminuirán reduciendo así el cansancio.

Ejercicios de respiración y relajación

Puesto que el objetivo es vivir un ritmo de vida más tranquilo y silencioso, aprender a respirar y relajarse puede ser muy útil. La respiración abdominal y el uso de los músculos de la zona intestinal ayudan a oxigenarse mejor y sentirse más relajado o relajada durante el día. Asimismo, en situaciones en las que se comience a sentir ansiedad, conviene respirar lenta y profundamente para reducir el nivel de activación del organismo.

Controlar la dieta

Los alimentos ricos en calorías, el exceso de carbohidratos y las comidas y bebidas picantes solo aumentan la incomodidad y dolor de estómago. Por eso, tanto en el momento en que la ansiedad estomacal aparece, como a lo largo de la vida, es importante seguir una dieta variada y equilibrada. Una dieta que ayude a digerir con facilidad y que no suponga una carga para el tracto gastrointestinal.

Actividad física  

Existen muchas disciplinas de acondicionamiento físico, como el yoga o el pilates, que no solo aportan innumerables beneficios físicos, sino que también ayudan a mantener un estado mental tranquilo y relajado. Mediante estos ejercicios, se puede reducir la tensión física y mental y se consigue reducir la ansiedad estomacal hasta hacerla desaparecer. Pintar, hacer manualidades o leer también puede ayudar a desconectar. Además, estar al aire libre es muy beneficioso para reducir los niveles de estrés.

COMPARTIR: