26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El psicólogo Jorge López-Vallejo explica que "la ansiedad es una reacción a una amenaza y provoca que quienes la padecen desconfíen de su capacidad"

La retirada de la atleta Simone Biles alerta de la importancia de cuidar la salud mental

La decisión de Simone Biles de retirarse de los Juegos Olímpicos para priorizar su salud mental sorprendía al mundo. La atleta de élite rompía un tabú y, con ello, y quizás sin saberlo, ayudaba a muchos otros a identificar un problema que, con la pandemia, se ha acrecentado. El psicólogo Jorge López-Vallejo explica para elcierredigital.com la importancia de reconocer lo que le ocurre a nuestro cuerpo para así atajar los sentimiento de miedo, aprensión o inseguridad que genera la ansiedad.

Aceptar que tienes un problema psicológico que no sabes gestionar solo, o escuchar a quien te lo dice con afán de ayudarte, es la clave para salir y conseguir estar tranquilo, porque puedes estar padeciendo ansiedad.

Más allá del posible interés que pueda despertar una persona famosa, influyente o importante, es indiscutible que al compartir públicamente sus problemas cede una oportunidad para visibilizarlos, llegando a mucha gente. Por eso, cuando alguien conocido admite haber sufrido crisis de pánico, haber necesitado tratamiento para una depresión o incluso padecer un trastorno bipolar, se nos da un mensaje muy importante: todos debemos cuidar nuestra salud mental, sin excepciones.

Estamos ante una ola de deterioro emocional, en algunos casos irreparable, con un crecimiento del índice del suicidio que lo coloca como primera causa de muerte en nuestro país y sin duda, la ansiedad puede, si no se trata, llevarnos al suicidio. Esta situación nos afecta a todos y no solo a los más débiles, porque la ansiedad es universal.

Es una emoción que se caracteriza por el sentimiento de miedo, temor, aprensión, inseguridad, etc… La persona se siente amenazada y desconfía de sus capacidades. La ansiedad es una reacción emocional de alerta ante una amenaza.

Que personas influyentes compartan estos problemas ayuda a visibilizar la importancia de la salud mental. 

Todos tenemos la capacidad de reaccionar con ansiedad, como una respuesta emocional de protección ante el peligro. El exceso, la frecuencia, la intensidad, o la duración de la respuesta de ansiedad, o una respuesta inadecuada a las demandas de la situación, nos dirigen a un problema.

Sentir miedo es normal. Todos hemos sentido esa sensación en algún momento de nuestras vidas pero, ¿qué pasa cuando sobrepasa los límites? Las personas reaccionamos con una variedad de cambios fisiológicos al percibir un peligro. El objetivo es preparar el cuerpo y la mente para el enfrentamiento o la evitación con fuga. En los casos de ansiedad, todas las reacciones fisiológicas para la defensa o el ataque se hacen excesivas y la persona no controla ya ni su propia mente ni su propio cuerpo. Los pensamientos más recurrentes en estos casos son “me muero”, o “debo escapar”, o “estoy enloqueciendo”.

Ocurre que pensar en el propio miedo, o en el miedo al miedo, intentar controlarlo y evitarlo lleva a un intento fallido, y este pensamiento alimenta otros pensamientos que nos desbordan. El miedo, el miedo al miedo, a las propias reacciones de mi cuerpo, se convierte en la base de la ansiedad que a su vez genera resistencia al cambio y a partir de ahí, llega a convertirse en un trastorno. Parar, aceptar y escuchar al que nos alarma es el inicio de la solución.

Como dice el proverbio chino, "no tengas miedo de los cambios, sólo ten miedo de permanecer inmóvil" y es lo que no hacemos cuando aparece la ansiedad y nos aturde, nos inmoviliza e invalida para la vida, sin saber cómo actuar.

COMPARTIR: