27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tal y como revela el que fuera primer Defensor del Menor "es importante que los padres asuman la dificultad ya que hay veces que los niños rechazan"

Javier Urra, psicólogo: “La forma de transmitir de personas con autismo es distinta, no debe confundirse con distante "

El Cierre Digital en /Trastorno del Espectro Autista.
/Trastorno del Espectro Autista.
El trastorno del espectro autista (TEA), o más bien conocido como ‘autismo’ es una es una afección neurobiológica que afecta el desarrollo del cerebro y se manifiesta en los primeros años de vida. Se caracteriza por dificultades en la comunicación social y la interacción, así como en la aparición de patrones de comportamiento repetitivos y restrictivos. Actualmente se estima que entre el 1 y el 2 por ciento de cada niño en el mundo tiene TEA, lo que equivale a 78 millones de personas.

El trastorno del espectro del  autismo (TEA), más conocido como “autismo”  es una afección del neurodesarrollo que afecta el desarrollo del cerebro y se manifiesta en la infancia temprana. Este trastorno se caracteriza por dificultades en la comunicación social y la interacción, así como por patrones de comportamientos repetitivos y restrictivos. Sin embargo, el TEA también incluye otros trastornos como el Síndrome de Asperger o los trastornos generalizados del desarrollo.

Desde elcierredigital.com hemos contactado con Javier Urra, psicólogo y primer defensor del menor en Madrid con el fin de abordar en profundidad las características del Trastorno del Espectro Austista quien lo presenta 1 de cada 100 personas en España.

Características del Trastorno del Espectro Autista

Las personas con TEA pueden presentar una amplia lista de síntomas y niveles de gravedad. Algunos pueden tener dificultades significativas en el lenguaje y la comunicación mientras que, otros pueden tener habilidades verbales bien desarrolladas pero encuentran desafíos para comprender y utilizar el lenguaje de manera socialmente adecuada. También pueden tener dificultades para interpretar las señales sociales, expresar emociones y establecer relaciones sociales significativas. “Normalmente tienen un tipo de lenguaje que sorprende mucho al ciudadano medio, tienen muchas veces un aislamiento social y también suelen tener características muy específicas en cuanto al orden, a la música, a los objetos que ruedan, etc”, explica Javier Urra a el elcierredigital.com.

Tal y como explica Urra, las personas que poseen TEA, pueden tener perfectamente la capacidad cognitiva mantenida. “Pueden ser inteligentes o no, pero es un problema difícil de definir en cuanto a su inteligencia relacional. Hay chicos que tienen espectro autista y acaban una carrera profesional, pero sin embargo, su actitud relacional se ve dificultado por un encastillamiento, en relación con los demás”, comenta.  Se trata de una dificultad,  conocida como  ‘neuronas espejo’. “Dificultad para ponerse en el lugar de otra persona, para captarle, para percibir al otro, incluso  para transmitirle. Ahí es donde está  realmente esas fallas”, recalca el psicólogo y primer defensor del menor.

Además de los desafíos en la comunicación y la interacción social, las personas con TEA a menudo exhiben comportamientos repetitivos o estereotipados. Esto puede incluir movimientos repetitivos del cuerpo como el balanceo o la agitación de las manosadherencia estricta a rutinas o patrones de pensamiento fijos, intereses o fascinaciones intensas en temas específicos, y sensibilidad sensorial, es decir, hipersensibilidad o hiposensibilidad a estímulos sensoriales como el sonido, la luz o el tacto.

Tal y como revela Urra a elcierredigital.com “se enfrentan con un problema muy grave en la infancia, en la adolescencia y en la juventud en el propio colegio, ya que son niños difíciles de interpretar para el resto”, comenta.

acoso

Imagen de dos menores acosando a otro menor.

Se trata en muchas ocasiones de un trastorno en el que no queda claro si el pequeño es distinto, incluso a veces los propios compañeros tienen una interpretación equivoca, que lleva a veces a conductas agresivas,  sufriendo mucho acoso escolar”, explica el psicólogo a elcierredigital.com. 

Enfoques terapéuticos efectivos para personas con TEA

El trastorno del espectro autista es altamente variable. Actualmente, siguen sin existir biomarcadores de diagnósticos- moléculas biológicas que están en la sangre, líquidos o tejidos del cuerpo que muestran una señal de un proceso normal o anormal derivada de una afección o enfermedad- de los que se pueda obtener un diagnóstico. Tampoco existe un tratamiento para este trastorno, pero con intervención temprana y apoyo adecuado, muchas personas con autismo llegan a desarrollar habilidades y logran tener una vida plena y productiva.

“Al final  todo esto hay que explicarlo, todas estas características son diferenciales y desde luego no es fácil para el psicólogo tratarlo, pero esto no quiere decir que tenga un mal pronóstico siempre,  por qué como digo la capacidad cognitiva de abstracción, de aprendizaje, a veces en absoluto está dañada y te encuentras chavales que a veces son un tanto esquivos a la relación con los demás pero, con una gran capacidad de aprendizaje, y a lo mejor para un trabajo en un laboratorio, es maravilloso”, explica Javier Urra.

El TEA no es una enfermedad mental

Lejos de los mitos y datos falsos que podemos encontrarnos a día de hoy, el trastorno espectro del autismo no se trata de una enfermedad psicológica. "Se trata de un trastorno que ha tenido muchos acercamientos a una realidad que es muy esquiva, ya que se desconoce el  porque se produce en el cerebro esa característica de disociación. Pero no podemos compararla con una enfermedad mental, sino que es un trastorno muy específico, con unas características muy señaladas”, recalca el psicólogo y primer defensor del menor.

El enfoque del tratamiento suele centrarse en mejorar la comunicación, las habilidades sociales y la autonomía, así como en abordar los síntomas específicos que puedan causar dificultades en la vida diaria. “Es importante que los padres asuman la dificultad. Hay  veces  que los niños te rechazan, otras veces no, otras veces te necesitan, otras veces te cogen de la mano para coger una cosa que está a su lado. También hay que tener mucho conocimiento de la realidad, saber que es muy difícil de entender y a veces de convivir al inicio, pero luego van pasando los años y todo va encajando con respecto a  sus características singulares”,  aclara Urra.

El autismo durante la COVID-19 | Meer

Imagen de un menor jugando.

Es recomendable, que los padres de niños que sufren este trastorno se pongan en manos de alguna asociación, con el fin de que otros padres que saben y han pasado por la misma situación anteriormente, les puedan ayudar.  Y es que tal y como explica Urra, lo más importante es "buscar lo mejor para el niño, para la sociedad y para que su planteamiento de vida sea lo mejor posible".  Al final  “su forma de captar, elaborar y trasmitir es distinta, pero distinto no se debe confundir con distante”, señala el primer defensor del menor.

Verdaderos profesionales

Actualmente, existen asociaciones donde se trabaja con personas que padecen TEA. “Son asociaciones muy interesantes que trabajan con ellos, donde hay verdaderos profesionales”, explica.

Trabajar con personas de espectro autista requiere auténticos especialistas.  "Tienen que tener la titulación de pedagogía terapéutica  y ser un gran experto en el lenguaje. También  tiene que conocer mucho el aspecto simbólico,  es decir,  como interpretar y sacar lo mejor de esa persona, que tiene un mundo riquísimo y a veces muy inaccesible”, expresa Urra.

En cuanto al ámbito de la  investigación, Javier Urra explica a elcierredigital.com que aún no se han podido acercar a la realidad, la cual sigue siendo muy desconocida. “En el ámbito del cerebro o desde el lenguaje  seguimos intentando acercarnos a una la realidad, aunque aún no hemos conseguido dar con la etimología del problema”, confiesa el psicólogo.

COMPARTIR: