17 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La tecnológica de EEUU fundada en 1993 tiene un valor de mercado de dos billones y ha incrementado un 581% sus ingresos con la llegada del ChatGPT

El ‘boom’ de la empresa Nvidia: De apostar por las tarjetas gráficas al dominio de los chips para IA

El Cierre Digital en Fotografía de la sede de la tecnológica NVIDIA
Fotografía de la sede de la tecnológica NVIDIA
Una de las grandes beneficiadas del ‘boom’ en el mercado de la Inteligencia Artificial es la tecnológica Nvidia, que ha alcanzado este año un valor de mercado de 2 billones de dólares. Sus ingresos casi se sextuplicaron en 2023, y se espera que continúen aumentando en 2024. La tecnológica -fundada en 1993- es considerada una pieza clave en el mercado de la inteligencia artificial, con un dominio significativo en el suministro de GPUs y chips a empresas líderes como Google y OpenAI.

En los últimos dos años la industria de la inteligencia artificial ha experimentado un ‘boom’ que está beneficiando a numerosas empresas tecnológicas. Sin duda, la compañía que más rédito está sacando a esta nueva revolución del mercado es Nvidia, que ha logrado alcanzar un valor de mercado de 2 billones de dólares, impulsado por la alta demanda de sus chips para usos relacionados con la inteligencia artificial. 

El hito de la tecnológica viene de la mano de un récord, pues la compañía alcanzó ingresos en 2023 por valor de 60.922 millones de dólares, un 581% más que el año anterior. Las cifras de Nvidia y la dependencia de otras grandes empresas líderes en IA generativa como OpenAI y Google por los chips de la compañía, hacen pensar que sus beneficios podrían incrementarse en este 2024, en plena expansión del mercado de la Inteligencia Artificial.

Según señalan numerosos expertos consultados por medios de comunicación, Nvidia tiene una posición privilegiada en el mercado, ya que su hardware es utilizado por muchas compañías líderes en inteligencia artificial. Aunque otras empresas compiten para crear las mejores soluciones de chatbot e IA, Nvidia tiene una clara ventaja en el mercado como referente de la producción de chips. Se estima que alrededor del 80% de las GPUs utilizadas por empresas como Google y OpenAI para entrenar sus modelos de lenguaje provienen de Nvidia, lo que le otorga un dominio significativo en este ámbito.

8878989

Fotografía de uno de los chips de Nvidia

El avance de Nvidia no solo ha sido una buena noticia para los inversores del sector tecnológico, también ha tenido un impacto significativo en el mercado norteamericano, contribuyendo a una cuarta parte del aumento en el S&P 500 de este año -índice bursátil que recoge las principales empresas de Estados Unidos-. En solo ocho meses, Nvidia duplicó su valor de mercado de 1 a 2 billones de dólares, superando a gigantes como Apple y Microsoft. Según apuntan diversos medios de comunicación especializados en tecnología, el desafío actual no es la demanda de IA, sino la capacidad de satisfacerla. 

El ‘debut’ de Nvidia en el mercado fue en 1993 y desde entonces ha tenido momentos destacados en su trayectoria y algunas polémicas. El lanzamiento de su primera tarjeta gráfica, NV1, en 1995 fue un punto clave en su incursión en la fabricación de chips. Sin embargo, fue con la serie GeForce en los 2000 que la compañía comenzó a establecer su identidad distintiva que perdura hasta hoy.

La serie GeForce de Nvidia supuso una revolución en la industria de la computación y los videojuegos, marcando un hito en su evolución. Aunque la compañía se inició en el sector de los videojuegos, su presencia actual en la inteligencia artificial la ha catapultado a un nuevo nivel de importancia en el mercado tecnológico internacional. La fabricación de chips de IA se ha convertido en el pilar de su éxito, estableciendo alianzas estratégicas con grandes empresas como OpenAI, Microsoft, Google, Intel y AMD. Aunque los analistas advierten que su valoración no refleja necesariamente su crecimiento. Esto se debe a que las empresas de computación en la nube están impulsando la demanda de IA, y parte de la inversión requerida podría provenir de los recursos de Nvidia.

La historia de Nvidia: de la apuesta por los juegos al ‘boom’ de la IA

Aunque todo lo relacionado a la Inteligencia Artificial recuerda a ideas futuristas, la historia de Nvidia comienza en abril de 1993, fundada por Jensen Huang, Chris Malachowsky y Curtis Priem, que compartían la visión de que el ordenador personal se volvería esencial para la industria de los videojuegos, música e imágenes. Se enfocaron en desarrollar GPUs -unidad de procesamiento de gráficos-, en lugar de CPUs -unidades de procesamiento central-, para el desarrollo de videojuegos y otros artículos audiovisuales.

Su primer producto lanzado al mercado fue el procesador NV1, que en 1995 destacó por su capacidad para video 2D y 3D, y logró convencer a algunos gigantes de la industria para su implantación como Sega, que lo utilizó en su consola Saturn. Sin embargo, el primer intento de Nvidia por incursionar en el mercado tecnológico no tuvo demasiado éxito. La Nvidia RIVA 128, lanzada en 1997, fue la unidad gráfica que lanzó a Nvidia a una posición puntera y vanguardista de su sector, pues fue un éxito al cambiar el paradigma de mapeo y procesamiento de frames.

En 2006, NVIDIA hizo sus chips programables, adaptándolos a diferentes usos como la minería de criptomonedas y beneficiándose del auge de la IA. La empresa ha crecido enormemente, superando a sus competidores y convirtiéndose en una empresa líder en el campo de la inteligencia artificial.

767878

Fotografía de la sede de Nvidia en Silicon Valley

Sin embargo, no todo han sido progresos en el camino de Nvidia, que a finales del pasado 2023 tuvo que enfrentar una demanda Valeo, compañía francesa especializada en la industria automotriz, por presuntamente robar código fuente relacionado con sistemas avanzados de aparcamiento y asistencia a la conducción

El incidente se descubrió durante una llamada de Microsoft Teams en la que un ex empleado de Valeo, ahora trabajando en Nvidia, reveló por error la información. Valeo acusó a Nvidia de beneficiarse de estos secretos comerciales y de que el empleado también habría extraído otros archivos relacionados con la tecnología antes de unirse a la nueva empresa. 

Además, en varias ocasiones la compañía ha protagonizado polémicas relacionadas con la capacidad RAM de algunas de sus tarjetas gráficas, llegando a tener retenciones de ventas en algunos modelos de las tarjetas de la serie RTX y GTX a lo largo de los años. Al parecer, el gigante tecnológico aseguraba que sus tarjetas gráficas tenían más capacidad de la que realmente tenían. Finalmente, Nvidia obtuvo permiso para seguir vendiendo las tarjetas RTX tras dar explicaciones que no satisficieron a todos.

COMPARTIR: