07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

5 lesiones frecuentes en corredores principiantes

Si has decidido comenzar a correr, ya sea por perder peso, por disfrutar de un mejor estado de salud, por diversión o simplemente por socializar y conocer gente nueva, debes saber que, al empezar a correr, existe un elevado riesgo de lesión, especialmente si no estás acostumbrado a hacer ejercicio.

Aunque es posible que no sufras lesión de ningún tipo, debes tener en cuenta que ya sea por la falta de experiencia, o por comenzar a realizar actividad física, el riesgo de lesión existe.

Por ello, en este post vamos a repasar las lesiones frecuentes en corredores principiantes, con el objetivo de que puedas estar atento y tomar medidas para prevenirlas.

Así mismo, vamos a hablar de la magnetoterapia para la recuperación o para tratar las lesiones, ya que se muestra como uno de los tratamientos terapéuticos más eficaces que disponemos actualmente.

Roturas musculares

Las roturas musculares son la principal lesión entre corredores, especialmente entre los principiantes, debido al sobreesfuerzo que se realiza en las primeras sesiones, al que nuestro cuerpo no está acostumbrado.

Cuando hablamos de una rotura muscular nos referimos a la rotura de las fibras de un músculo, que aunque puede producirse por diferentes causas, lo más habitual es que se produzca a raíz de una contracción o elongación violenta del músculo. Normalmente, la rotura muscular va acompañada de un fuerte dolor, que imposibilita seguir corriendo y precisa de recuperación.

El tiempo de recuperación dependerá de la gravedad de la rotura, ya que en algunos casos, bastará con reposo, hielo, vendaje y elevación de la parte del cuerpo afectada. Mientras que en otros más graves, será necesario aplicar una terapia física como la magnetoterapia para deportistas.

Fractura ósea

Las fracturas óseas también son muy habituales en los runners principiantes, y en la mayoría de casos, estas surgen debido a que no se sigue una técnica adecuada.

Si te ocurre esto, es importante que cumplas con el tiempo de recuperación, que aunque puede variar en función de la gravedad de la lesión, por lo general, es de entre 4 y 16 semanas.

De lo contrario, corres el riesgo de sufrir un retraso en la consolidación ósea, o lo que es lo mismo, que la consolidación ósea sea más lenta de lo esperado, provocando que tengas que estar más tiempo sin correr de lo esperado.

Rodilla del corredor

Otra lesión muy común es la que conocemos como rodilla del corredor, que consiste en una fuerte molestia que afecta a la zona de alrededor de la rótula, debido a la irritación de los tendones, cartílagos y otros tejidos, la cual impide seguir corriendo.

Por lo general, esta lesión viene derivada por una mala práctica al correr, y para prevenirla, es importante fortalecer las piernas, prestando especial atención tanto a los cuádriceps como a los glúteos. De esta forma, el movimiento de la carga de las rodillas hacia las piernas será más sencilla.

Fascitis plantar

La fascitis plantar también es una lesión habitual entre los runners principiantes, que consiste en una inflamación en la planta del pie, que produce un fuerte dolor en el talón.

A medida que va pasando el tiempo, el dolor de la fascitis plantar va en aumento, siendo importante realizar estiramientos, así como ejercicios que fortalezcan el arco del pie.

Síndrome periforme

Y por último está el síndrome periforme, que consiste en una lesión del músculo piramidal de la pelvis, que es el encargado de estabilizar las articulaciones de la cadera, así como de mantener el equilibrio.

Para evitar esta lesión, es importante fortalecer los glúteos, así como la zona del abdomen, la espalda y la pelvis.

¿Qué es la magnetoterapia y cómo ayuda a tratar lesiones?

Los equipos de magnetoterapia domiciliarios son una excelente opción para tratar este tipo de lesiones, pero, ¿qué es la magnetoterapia?

Se trata de un tratamiento basado en la aplicación de campos magnéticos sobre las diferentes zonas del cuerpo, con el objetivo de favorecer la recuperación tras un entrenamiento, prevenir lesiones o acelerar la recuperación de una lesión.

Actúa directamente sobre el PH del organismo, eliminando diferentes efectos negativos que producen distintos procesos patológicos.

Una de sus principales ventajas es que no tiene prácticamente contraindicaciones, lo que hace que sea un tratamiento apto para todo tipo de personas que padezcan alguna afección en el sistema musculoesquelético. Y es que, gracias a su efecto analgésico, antiinflamatorio y regenerador de tejidos, sirve para tratar infinidad de patologías.

Y, gracias a la aparición de equipos de magnetoterapia domiciliarios, a día de hoy, cualquier persona puede aplicarse una sesión de magnetoterapia en casa, sin necesidad de acudir a una clínica.

Para conseguir los mejores resultados, es importante que una sesión de magnetoterapia sea de al menos dos horas, así como seguir el tratamiento entre 45 y 60 días. Además, en caso de que vuelva a aparecer la lesión, puede repetirse el tratamiento varias veces a lo largo del año.

COMPARTIR: